jueves, septiembre 28, 2006

Dudas razonables

Hace escasos días, quienes se supone que saben de la marcha real del proceso de paz en Euskadi confesaban en privado que el próximo mes iba a resultar decisivo para el mantenimiento del alto el fuego permanente de ETA. Ello significaba que la temida ruptura podía llegar a producirse a pesar del optimismo reinante de cara a la opinión pública. Sin embargo, 48 horas después de esa preocupante confesión se aseguraba que el cese de la violencia vuelve a estar asegurado al menos hasta mayo. El mero hecho de que se especule con una vuelta atrás, que en apariencia todos ven imposible, refleja que la sucesión de declaraciones intranquilizadoras que se vienen sucediendo no es mera escenografía. La patochada de Aritxulegi, que ha provocado un fuerte impacto emocional en quienes más de cerca sienten sobre sus espaldas la amenaza de ETA, parece destinada a sacar músculo en un momento de cierta desorientación para la izquierda radical. Las últimas palabras del presidente Zapatero, que pecan de un exagerado optimismo teniendo en cuenta la situación sobre el terreno, podrían corroborar que se ha ahuyentado el peligro más inmediato. Las preguntas claves continúan siendo las de siempre: ¿Tiene absolutamente asumido la izquierda abertzale en su conjunto que el abandono de la práctica del terrorismo es irreversible? ¿Apuestan definitivamente por las vías políticas y democráticas? Yo diría que, a día de hoy, al menos existen elementos para dudar.

No hay comentarios: