lunes, mayo 21, 2007

Recta final

Faltan cinco días de campaña electoral y los protagonistas de la misma ansían que pasen cuanto antes. No es de extrañar. La monotonía se ha instalado prácticamente desde el comienzo en los cuarteles generales tanto políticos como periodísticos. Salvo en algunas provincias o capitales en las que pueden producirse pugnas cerradas, en la mayoría se tratará más bien de cumplir con un trámite. Si las encuestas no fallan, que suelen hacerlo, y mucho, aunque indican tendencias, el PNV ganará cómodamente en Bizkaia y con cierta claridad en Álava y en Gipuzkoa. Bilbao seguirá teniendo a Azkuna como alcalde, Donostia a Odón Elorza y la única duda se cierne sobre Gasteiz, donde PNV, PSE-EE y PP pueden tener opciones, que se dilucidarán a través de los pactos. Los tres grandes partidos vascos seguirán siéndolo la noche del día 27 y, probablemente, en ese mismo orden. Por lo demás, si supera con holgura los cien mil votos, EB-Aralar puede convertirse en polo de referencia alternativo al partido antes conocido como Batasuna. Para esta ocasión, ese ente se ha vuelto corpóreo parcialmente a través de ANV y, más allá del efecto provocado por las ilegalizaciones parciales, sus resultados, tanto legales como contabilizados a través del voto nulo, rondarán las cifras de hace cuatro años. Sus constantes persecuciones de candidatos, carteles en ristre, pueden servir, al menos, para aclarar las dudas que tengan aquellos siempre dispuestos a ejercicios unidireccionales de solidaridad mal entendida. Y queda EA. O lo que queda de EA. Por poco que consiga todo parecerá mucho. Si el encefalograma no queda plano, cualquier atisbo de vida servirá a la dirección del partido para proclamar lo atinado del alejamiento respecto al PNV, aunque quedará la duda de qué viabilidad futura puede tener un partido que en Bizkaia y Álava apenas se mantiene sobre el alambre del 5% y mengua sin remedio en Gipuzkoa. Socialistas y populares miran ya abiertamente a las generales del año que viene e, incluso, su estrategia electoral presente se ha diseñado en buena medida con la vista puesta en esa cita. Una vez pasada la resaca del domingo por la noche, ETA y el proceso de paz seguirán siendo los ejes de la confrontación, ya sin distracciones de ámbito municipal o autonómico. Inquieta pensar qué guión estarán manejando los terroristas mientras los partidos siguen utilizando a la banda como instrumento para agredirse mutuamente.

No hay comentarios: