lunes, mayo 28, 2007

Reflexiones postelectorales (PNV)

Los resultados no han sido buenos para el PNV, salvo en Bizkaia. Lograr 23 junteros, aunque con la excepcionalidad del voto nulo, y retener de forma más que holgada la alcaldía de Bilbao justifica casi los resultados de ese territorio. A partir de esa constatación básica, hay luces y sombras: se logra la alcaldía de Santurtzi, y con mayoría absoluta, se retiene Ortuella y, al fin, se arrebata Bermeo a EA, además con la mitad más uno de los ediles. Pero, a cambio, Basauri queda en manos del PSE-EE, sólo se consigue igualar a 10 concejales con el PP en Getxo, se pierde Gernika-Lumo en favor de EA, con un vuelco sin precedentes al ser éstas las únicas elecciones en las que el PNV no se ha impuesto en este municipio desde 1977, y, sorprendentemente, tampoco Ibarrangelu seguirá teniendo alcalde jeltzale. Cada caso tendrá su explicación pertinente a nivel local. En la Villa Foral se han combinado tres factores que han resultado letales: una gestión mediocre o simplemente mala (con una serie de argumentos principales como la subida de las tasas del agua, una acusada tendencia al ordeno y mando, problemas con la construcción de las viviendas de Idurgo, el enfrentamiento con un sector de los comerciantes o lo que se ha percibido como una falta de proyecto para relanzar el tejido económico e industrial), la concurrencia de la izquierda abertzale (a diferencia de hace cuatro años, y con bastante empuje, además) y la aparición de Aralar, en coalición con EB, logrando un concejal, habida cuenta de que en 2003 muchos simpatizantes de la formación de Patxi Zabaleta depositaron su confianza en el PNV. Añádasele a todo lo anterior la división generada hace ocho años con la designación del que ha venido siendo alcalde, Miguel Ángel Aranaz frente al otro aspirante, Luis Ortuzar, y las emisiones de los plenos por la cadena de televisión local en estos últimos años, poniendo de manifiesto y trasladando a cada domicilio una forma de gobernar un tanto opaca. El resultado es conocido: descenso de 10 a 5 concejales, frente a los 6 de EA que presentaba al mismo candidato de las precedentes cuatro elecciones municipales. Lo que toca ahora es reponerse del desastre, recomponer la unidad del partido, ejercer una oposición férrea pero constructiva, dar responsabilidades a caras nuevas y elaborar un proyecto ilusionante. La victoria por mil votos frente a EA en la elección a Juntas Generales demuestra que la pérdida de la mayoría en las municipales ha sido un voto de castigo en toda regla. Más allá de ese caso concreto, también en Gipuzkoa y en Álava los resultados son mediocres. El PSE-EE se ha convertido en la primera fuerza en el primero de los territorios, y el PP en la segunda. Los socialistas se imponen, además, en San Sebastián y en Vitoria. La falta de acompañamiento de EA explica algunos tropezones, pero no todos, ni los más importantes. Los guipuzcoanos parecen haber castigado, básicamente mediante la abstención de una parte del voto jeltzale, los sucesivos escándalos de Jauregi y de la Hacienda de Irun. El votante, y con razón, es muy sensible a todo lo que haga referencia a la vivienda o al bolsillo y a pesar de la decidida actuación del propio partido para atajar estas crisis, ha resultado insuficiente. La mayor parte de los resultados se explican en clave local o territorial y no están relacionados con las grandes cuestiones o estrategias partidarias y políticas. Las elecciones del domingo pueden servir para marcar ciertas tendencias, pero no son primarias de nada. Si lo hubieran sido quedaría seriamente imposibilitada la opción de un gran acuerdo PNV-PSE/EE, pero como no lo han sido ambos partidos deben ser conscientes de que en este momento el objetivo prioritario pasa por dotar al conjunto de las instituciones del mayor nivel de estabilidad posible. Y la única fórmula para ello, por veredicto popular, es la que vincula a nacionalistas y socialistas. Es la más integradora políticamente y la más coherente numéricamente. Las demás, incluida la del tripartito más Aralar, obligan a complicados ejercicios de ingenieria política y no sirven para Álava. El PNV ha ganado, en una circunstancias complicadas, pero lo ha hecho sin brillo. No obstante, sigue siendo la principal fuerza política de Euskadi. Se trata de interpretar correctamente el mensaje de los electores y de no bajar la guardia ni perder la tensión como consecuencia de acomodo alguno. A partir de ahí, el inminente proceso interno para renovar el EBB marcará el futuro.

7 comentarios:

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Interesante blog. ¿Podrías informarme mejor sobre esa aparente división interna del PNV en Gernika? No estoy muy al día y me interesaría conocerlo mejor. Sobre todo en qué medida esa división de hace ocho años Aranaz-Ortuzar ha afectado en la designación de la lista este año. Y dónde se sitúa exáctamente Jesus Mari Barandika en ese escenario dividido.

Porque mirando un poco los resultados, la participación y la abstención, me ha llamado la atención que muchos de los votantes del PNV han decido quedarse en casa. Como si pretendieran boicotear, no sé si al alcalde o al candidato.

Te agradecería mucho que me respondieras. Eskerrik asko.

Lo he sentido por Barandika. Me parece un buen tipo. Conocía a su familia de Muxika.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Azaldu ahal dozu eskatutakoa? Garrantzitsue da. Mesedez. Jarri hamen erantzune komentarioatan beste blogger gustizek eitzen daben bezala. Interes handia dekot. Jakin beharra dekot. Ze ez dot ulertzen Gerniken gertatu dana.

Geroarte.

Joseba Arruti dijo...

Duela zortzi urte jazotakoak zauriak utzi zituela argi dago. Horiek areagotu egin dira denborarekin, eta krisi eta kudeaketa txarreko egoera batean ez dute lagundu. Jesus Mari Barandika egunotan ezagutu dut eta gizon apala, langilea eta jatorra iruditu zait. Ezin dizut zehaztu zein neurritan izan duen alderdi osoaren babesa, baina horrek baino gehiago barruko giroa aldrebestu duena sensibilitate guztiak uztartzeko eta ilusionatzeko gaitasun falta izan da. Dena den, kanpainan zehar lanean ikusi ditudanak ez dira batekoak edo bestekoak soilik izan, guztiak baizik. Hauteskunde gauean Gernikako EAJko kide ezagun batekin hitz egin nuen eta zera esan zidan, beste gauza askoren artean: "Familien kontu honekin amaitu beharra dago". Beraz, berak ere ez zuen ukatzen faktore horrek eragina izan duela emaitzetan. Duela lau urte ez zen nabaritu, baina herri mailako giroa gaiztotu den neurrian barruko zein kanpoko tentsioak azaleratu dira.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Orain dala zortzi urte Aranaz eta Ortuzarren jarraitzaileen artean zein eratako desadoztasunak egon ziren ba?? Pertsona baten edo bestearen lagunagoa izatiez aparte. Ta Vallejoren denboran ez ziren egon tentsioak partidu barruen?

Joseba Arruti dijo...

Partiduetan beti izaten dira ezinikusiak eta tentsioak. Are gehiago, garai txarretan. Eta, askotan, arazo pertsonalak direnak ideologiaz ere janzten saiatzen dira. Orain kontua ez da iraganera begiratzea, aurrera baizik.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Ba Barandikagaz problemarik euki ez badabe, seguruenik alkatearen kontrako botoa da. Batez be etxien gelditu direnena. Baina seguruenik ez zaben pentsatuko EA-k PNV-k baino boto gehigago atarako zuela. Orduen euren pentsamendue izengo zan, "ez dot bozkatuko ta PNV-k gehiengo absolutoa galduko deu baina gehiengo simplie mantendu ahal izango deu".

Niri ya orain dala aste asko esan zidaten batzuk uste zabela hamar kontzejaletik zazpira pasatzea edo. Baino ez dot uste inork esperoko zabela EA-ren atzetik gelditzie, gertatu dan moduen. Igual hori jakin eskero, botetan joan ez direnatatik baten batzuk joango ziren botoa emoten.

¿Ze iritzi dekozu Gorroñotaz?

Joseba Arruti dijo...

Iraganak berdin dio orain. Aurrera begirakoa, alkate legez egiten duena izango da garrantzitsua. Ez dut denbora baino lehen epaitu nahi. Eman diezaiogun aukera.