martes, junio 12, 2007

De reuniones

Dos reuniones clave se celebraron ayer en el camino para terminar con ETA. El presidente Zapatero y el líder del PP, Mariano Rajoy, dieron un primer paso para acercar posturas en materia tan delicada como la antiterrorista después de meses de continuas y sonoras desavenencias. Mientras, en Vitoria, los responsables de Interior de los gobiernos de España y de la CAV cerraban los detalles de los operativos de seguridad. Ambos encuentros son el fiel reflejo del espíritu que ha de presidir la nueva etapa abierta tras el anuncio de la ruptura del alto el fuego por parte de ETA. Para quienes vivimos en Euskadi es de vital importancia ver que se dan pasos efectivos hacia la unidad de acción política entre los principales agentes involucrados en esta materia. Zapatero y Rajoy se juegan mucho en apenas unos meses pero, evitando los reproches que no conducen a nada, deben sumar esfuerzos para actuar, además, en buena sintonía con el primer partido vasco, el PNV. Son los tres elementos básicos para forjar una alianza contra el terrorismo. Quienes salen a diario de casa sin saber si van a volver a ella necesitan que los dirigentes políticos estén a la altura de las circunstancias. Comprobar que los puentes se reconstruyen, que los operativos policiales se coordinan y que los discursos concuerdan en lo básico es lo que da esperanza a tanta gente amenazada. Que nadie se equivoque. Con violencia de por medio no puede haber desmarques partidistas en ninguna dirección. Se trata de dialogar y de acordar entre los demócratas, respetando las diversas sensibilidades, que no deben utilizarse, en ningún caso, como arma arrojadiza. No hay que olvidar que en esta cuestión nos va la vida a todos. Literalmente.

1 comentario:

José Luis dijo...

Más que la foto de dos políticos lo que debe importar es la unidad entre nosotros, seamos vascos, españoles, nacionalistas, no nacionalistas, populares o socialistas. Y creo, por encima de reproches, descalificaciones e insultos, que lo estamos. Todos los demócratas decimos NO A ETA. Y estamos con vosotros, los que estáis allí arriba.
Un abrazo