sábado, agosto 18, 2007

La ley del miedo

La chulería de quienes defienden el terrorismo como vía para torcer la voluntad popular está siendo puesta de manifiesto, nuevamente, a lo largo de verano. Mientras Josune Ariztondo, secretaria del EBB del PNV y miembro de la Gestora municipal de Ondarroa, era acorralada en esa su localidad natal, junto a su madre de 84 años, por un grupo de energúmenos que le hacían saber a viva voz que lo va a "pasar mal" por integrar el equipo de gestión que se ha debido crear en el Ayuntamiento, se suceden los homenajes a miembros de ETA con ocasión de las fiestas de muchos pueblos. Lo realmente grave es la actitud de muchos alcaldes que prefieren mirar para otro lado mientras pequeños grupos hacen de su capa un sayo y claman por los "derechos" de los reclusos dando vivas a quienes hacen de la muerte ajena su razón de ser. Frente a esa minoría fanatizada, pocos parecen acordarse públicamente de quienes lo pasan realmente mal por estar amenazados sólo por pensar de una determinada manera o de quienes han sido asesinados por representar, a juicio de los verdugos, el sistema democrático de convivencia. El miedo es libre, pero eso no justifica la actitud miserable de quienes, desde un cargo de responsabilidad municipal, prefieren dar consuelo permanente a los que justifican que en Euskadi se haya asesinado y se pretenda seguir haciéndolo, olvidándose de todos los que son colocados en el punto de mira de los terroristas y de los que les jalean. No sirve de nada mostrarse contrariado por las barbaridades de ETA mientras se contribuye a que ganen la calle quienes la apoyan. Hay que respetar los derechos humanos siempre, pero para ello no se puede ir de la mano de quienes los pisotean sistemáticamente. Hay que marcar distancias. Y, sobre todo, no se debe olvidar que hay muchas familias que sólo pueden visitar a sus familiares en el cementerio porque así lo decidieron algunos cuyas fotografías son portadas por las calles de Euskadi como si se tratara de héroes, con el beneplácito de quienes hacen de la comodidad y de su seguridad personal su prioridad política.

No hay comentarios: