domingo, septiembre 02, 2007

Alivio

Cuatro presuntos terroristas de ETA han sido detenidos en Cahors. Es un éxito más de las Fuerzas de Seguridad españolas y francesas que, desde luego, produce un enorme alivio a quienes se sienten amenazados por la banda. Se ha afirmado, en innumerables ocasiones, que el problema de la violencia no se resolverá únicamente por vías policiales, lo que es un contrasentido. En un país democrático, las cuestiones políticas se encauzan a través del diálogo y la negociación entre partidos. En ese sentido, la incorporación de la izquierda radical al juego democrático se deberá producir algún día, cuando muestren una pizca de sensatez, con el esfuerzo que requiera su representatividad social. Pero ni más ni menos. Con quienes practican el chantaje, el terror, no hay nada que negociar. Es esta una lección tan básica que en cualquier país civilizado no haría falta ni explicarla. Pero aquí sí. Mientras tanto, produce alivio que quienes siguen empuñando las pistolas queden en manos de la justicia y se les impida continuar con su actividad criminal. Las malas noticias también llegarán, porque éste es un problema de calado y que exige perseverancia democrática, pero cada vez que se produce alguna buena hay que alegrarse. Aunque no faltarán los agoreros de siempre, los que juegan a la equidistancia haciendo equiparaciones rídiculas. Por eso es tan importante mantener la unidad de quienes sí tienen claras las cosas. Sobre todo, cuando se trata de un asunto de vida o muerte.

1 comentario:

Crapúscula dijo...

¡¡Ya era hora de leer eso!! Y es que hay más. Algunos de los eternos defensores de que policialmente no se puede acabar con ETA -insinuando en algunos casos que ni siquiera sirve para algo, o peor, que resulta contraproducente enfadar a la bestia- lo han hecho de forma muy consciente. Porque pensaban que aceleraba sus objetivos... así de duro... así de miserable.