jueves, octubre 18, 2007

Lecturas (Hacia los confines del mundo)

Antes de llegar incluso a ser un adolescente me atiborré a leer las novelas de Julio Verne, Emilio Salgari, Charles Dickens o Mark Twain, entre otros. Aunque con estilos bien distintos, y todos extraordinarios, la aventura estaba siempre presente en cada rincón de aquellas páginas. El recuerdo maravilloso que guardo de aquel tiempo de descubrimiento de la lectura ha reaparecido estos días de la mano de una extraordinaria novela como "Hacia los confines del mundo". Su autor, Harry Thompson, fallecido prematuramente a los 45 años en 2005, demuestra en sus páginas un talento literario indiscutible. Revestido con un barniz novelesco y, por tanto, producto de su imaginación, Thompson da cuenta de hechos reales como la vuelta al mundo del bergantín de reconocimiento Beagle a partir de 1831, con el capitán Robert Fitzroy y el naturalista Charles Darwin a la cabeza. Se trata, en definitiva, de reproducir, de forma admirable, el debate de aquellos tiempos entre creacionistas y evolucionistas en el marco de una aventura épica. La masacre cometida contra los nativos de Tierra del Fuego, a los que se aniquiló por completo, las turbulencias de la naciente Nueva Zelanda o los problemas sociales de la sociedad británica son algunos de los elementos que recorren la novela. Historia y ficción mezcladas para dar cuerpo a un texto extraordinario, de gran altura literaria y entretenimiento garantizado, que nos retrotrae a los mejores libros de aventuras que nos hicieron descubrir el placer de leer.

La frase: "¿Pero qué es la fe? La fe no es otra cosa que un instinto. ¿Y la creencia en una vida después de la muerte? Nada más que una idea de un ser primitivo, el hombre, que no quiere enfrentarse a su terror y su indefensión ante la muerte"

Ficha técnica:
Título: Hacia los confines del mundo
Autor: Harry Thompson
Páginas: 823
Traducción: Victoria Malet y Caspar Hodgkinson
Edita: Salamandra (2007)

No hay comentarios: