martes, diciembre 25, 2007

Bomba en Balmaseda

Mientras Batasuna lanza amenazas por doquier, ETA las lleva a la práctica. Las últimas víctimas han sido los vecinos de Balmaseda que viven en las cercanías de la Casa del Pueblo y los militantes socialistas de la localidad a quienes han privado de su sede. Personas desalojadas de sus viviendas el día de Nochebuena, tensión en las calles y preocupación en las fuerzas de seguridad ante la posibilidad de que además del artefacto que explosionó hubiera algún otro en forma de trampa. Es el triste balance del último atentado de la banda. Por supuesto la izquierda radical no tiene nada que decir ante estos hechos. El supuesto conflicto vale para justificarlo todo. Cualquier barbaridad de ETA es vista por Batasuna como la respuesta ante la "represión" del Estado, como si éste tuviera que quedarse con los brazos cruzados mientras la banda asesina y amenaza para conseguir por la fuerza lo que los ciudadanos le niegan en las urnas. No obstante, si los partidos se esfuerzan unidos, se está mucho más cerca que nunca del final de esta lacra. La deslegitimación social es esencial en esta fase. Mientras no se marque con claridad la línea divisoria con quienes apoyan activamente el terrorismo se está aplazando ese final.     

No hay comentarios: