lunes, diciembre 03, 2007

El triste papel de EA

Atendiendo a la convocatoria de la Asociación de Municipios Vascos, Eudel, los alcaldes y concejales de Euskadi se han concentrado este mediodía para mostrar su repulsa ante el atentado del pasado sábado contra dos agentes de la Guardia Civil, perpetrado en la localidad francesa de Capbreton. Sin embargo ha habido municipios, como Gernika-Lumo, en los que una parte del equipo de gobierno no ha asistido a esos actos. Y no precisamente porque se encontraran ausentes, ya que algunos estaban bien pertrechado en sus despachos. El alcalde, de Eusko Alkartasuna, ha tenido a su lado a los corporativos del resto de formaciones presentes en el consistorio, pero no a sus socios de ANV, que no son capaces de salir a la calle en contra del asesinato de una persona. La imagen de la localidad como símbolo universal de la paz no depende de gobiernos municipales coyunturales, pero el riesgo de descrédito es evidente. Resulta patético que la izquierda radical siga sin asumir algo tan básico como la defensa del derecho a la vida de las personas. Y es lamentable que EA hable todos los días de agresiones contra las libertades, cuando se refiere por ejemplo a la sentencia del 18/98, o de neofranquismo, cuando hace referencia a determinadas actitudes del PP, y, en cambio, no tenga empacho en gobernar algunos municipios de la mano del totalitarismo vasco. No debe haber aprendido una lección muy básica: que siempre se puede ir de la mano de los demócratas, incluso entendiendo por demócrata lo que la propia sensibilidad política de EA le pueda indicar en cada momento, y que hay que saber plantarse, por muy vascos que sean, ante quienes no son capaces de denunciar ni uno de los más de 800 asesinatos de ETA.

No hay comentarios: