viernes, diciembre 07, 2007

Facturas

El pasado martes se celebró en Gernika una manifestación en favor de los encausados en el macrosumario 18/98. Este hecho no tiene, en sí, nada de novedoso ya que se trata de una de las muchas marchas celebradas en los últimos días en Euskadi con idéntico objetivo. Lo llamativo del caso fue que la concentración coincidió con el final del pleno municipal y a la salida del mismo quienes se encontraban tras la pancarta profirieron gritos en contra del PNV, cuyos ediles salían en ese momento del ayuntamiento. Entre los chillones estaba, al menos, uno de los concejales de ANV, que gobiernan de la mano de Eusko Alkartasuna. Hasta que se pronuncie en sentido contrario, habrá que pensar que al alcalde, de este último partido, no le preocupan esa clase de actuaciones extemporáneas, igual que tampoco parece quitarle el sueño que sus socios no condenen los asesinatos cometidos por ETA o que, de igual modo, no tuvieran nada que decir cuando un grupo de violentos arrojó piedras contra la oficina de una empresa de trabajo temporal de la localidad el mes pasado, hiriendo a una de las empleadas en el cuello. EA y ANV, tanto monta monta tanto por estos lares, se aliaron para gobernar el ayuntamiento de Gernika-Lumo tras las elecciones de mayo, en las que venció la formación de Errazti tras 30 años de primacía del PNV, y extendieron su pacto a Busturia y Gautegiz-Arteaga, donde habían ganado los jeltzales, dejándolos en la oposición. La ambición de algunos, aunque sea a pequeña escala, les está pasando factura en un momento en que arrecia la violencia terrorista. Hasta ahora al alcalde de la villa no se le ha movido ni un músculo de la cara para poner coto a las actuaciones de sus valedores. Para que no falte de nada los de ANV ya han colgado una pancarta en el interior de la balconada del ayuntamiento en favor de los reclusos de ETA, mostrando de esa manera su exquisita sensibilidad hacia quienes cumplen penas de cárcel por la comisión de terribles delitos y olvidándose por completo de los guardias civiles asesinados en Capbreton. La Ciudad de la Paz, al albur de los caprichos de ANV, que en nada se distinguen, si no es incluso para peor, de los de sus predecesores de siglas. Y el alcalde, mientras tanto, impasible el ademán.  

No hay comentarios: