lunes, diciembre 31, 2007

Lo que viene

Desde el punto de vista político 2008 no va a ser un año más. En marzo se dirimirá, para otros cuatro años, la pugna entre PSOE y PP. Y tendrá consecuencias de primer nivel, pase lo que pase. Nadie se imagina a José Luis Rodríguez Zapatero liderando de nuevo desde la oposición a los socialistas como tampoco parece posible que a Mariano Rajoy se le concedan más oportunidades si fracasa por segunda vez. Cualquiera de las dos opciones abrirá alternativas bien interesantes que ayudarán a dar frescura a la política española y a superar la imagen fija y un tanto perniciosa de esta legislatura que acaba. En Euskadi la política también protagonizará muchas páginas de los periódicos en el año que llega, sobre todo de la mano de la consulta anunciada por el lehendakari Ibarretxe y de las elecciones autonómicas adelantadas. No parece descabellado pensar que, en realidad, los propios comicios podrían convertirse al final en un sucedaneo de la consulta, ya que de esta manera se matarían dos pájaros de un tiro: la formación de un bloque en favor del llamado "derecho a decidir" y la revalidación del poder autonómico. Esa coincidencia entre una consulta explícita y otra implícita haría mucho más sencillo y viable que el tripartito salve la cara tras la hoja de ruta presentada en septiembre del año pasado en el Parlamento vasco. Precisamente, el futuro del diseño territorial de España se jugará, en buena medida, también en lo que dictamine el Tribunal Constitucional frente a los recursos presentados contra diversos elementos del Estatuto catalán. Si los recursos decaen se abrirán nuevos horizontes para el Estado autonómico y si prosperan, en cambio, la crisis política estará abierta en Catalunya. El tripartito tendría, a buen seguro, los días contados y los efectos podrían hacerse sentir en el seno del Partido Socialista. Fuera de España la atención estará puesta a lo largo de los primeros meses del año en los focos de tensión habituales: Israel-Palestina, Irak, Irán, Pakistán y Afganistán, sobre todo. El proceso para hacer viable un Estado palestino debe avanzar con prontitud, antes de que el nuevo intento de llevar la paz a la región se pudra sin remedio. Y el 8 de noviembre los norteamericanos se acercarán a las urnas para elegir al sucesor del nefasto George W. Bush. Hillary Clinton parece, a estas alturas, la opción más solvente, moderada y contenida entre las presentadas. Iowa abre fuego hacia la carrera presidencial este mismo jueves.     

No hay comentarios: