sábado, diciembre 22, 2007

Visión lúcida

La de Ramón Jáuregui siempre me ha parecido una de las visiones más lúcidas de la política vasca, porque combina un profundo conocimiento de la realidad de esta sociedad con un rigor intelectual y de perspectiva histórica poco frecuente. He tenido ocasión de entrevistarlo en varias ocasiones y esta impresión previa que ya tenía no ha hecho sino acrecentarse con el paso del tiempo. Ayer por la mañana leí una entrevista que ha concedido a la revista Interviú. En la misma se muestra exigente con quienes no son capaces de dar el paso a la política desde la izquierda abertzale y realista respecto a cómo debe producirse el fin del terrorismo etarra. Así, manifiesta que con perspectiva es posible asegurar ya que "el Estado ha vencido al terrorismo" y, ahora, "lo que nos corresponde es ser capaces de encontrar la unidad democrática para desarrollar un final que, efectivamente, lo sea". A su juicio, "la llamada derrota, aplicada en términos militares, es una falacia. Es importante que la política sea capaz de llevar a los terroristas al desestimiento de la violencia, y eso nos permitirá tener la seguridad de que desaparecen". Se puede decir más alto, pero no más claro. Jáuregui es un gran defensor de buscar, desde la lealtad mutua, los puntos de encuentro entre nacionalistas y no nacionalistas como única forma viable de seguir construyendo Euskadi. No es un hombre dado a las frases hechas sin ningún tipo de armazón argumental. Conoce bien, sobre el terreno, la terrible realidad vasca, los odios y desencuentros que han dado cuerpo a las pesadillas de las últimas décadas y sus propuestas de futuro se basan en la voluntad que han ido expresando hasta ahora los ciudadanos vascos. Es la suya una voz a tener siempre muy en cuenta, tanto por quienes gobiernan en Madrid como por quienes lo hacen en Euskadi.

No hay comentarios: