lunes, abril 30, 2007

Agenda de la semana

Astelehena, apirilak 30: Tertulia politikoa Imanol Muruarekin Euskadi Irratian (8:20)
Viernes, 4 de mayo: Tertulia política en el programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a Joseba Santamaría y José Antonio Díez Aldai (23.00)

domingo, abril 29, 2007

De listas

La decisión del juez Baltasar Garzón de no suspender las actividades de ANV, dada a conocer ayer, alienta la idea de que, finalmente, la izquierda radical va a tener un cauce de participación en las elecciones del próximo 27 de mayo. Cabe pensar que si eso se produce es como consecuencia de que el proceso de paz aún conserva algún aliento a pesar de las declaraciones públicas. Si eso no fuera así, resulta muy difícil de explicar que ANV pueda traspasar el umbral de la Ley de Partidos, salvo por un impulso garantista llevado al extremo. Se alude por parte del magistrado de la Audiencia Nacional a que no existe "el más mínimo" indicio que vincule a esta formación, que data de 1930, con lo que se viene denominando "ETA-Batasuna". Los informes policiales apuntan en la misma dirección y todo parece indicar que la Fiscalía avala idénticas tesis. ¿Se trata de pura información de carácter técnico o se oculta un trasfondo político tras esas consideraciones? Desde luego, existen una serie de evidencias incontrovertibles. Para empezar, ANV es una formación minúscula, que desde 1978 hasta 2001 ha formado parte de Herri Batasuna y de Euskal Herritarrok. En ese momento, con el inicio del proceso Batasuna, destinado en buena medida a fusionar en un único partido lo que hasta entonces era una coalición, las siglas que ahora han saltado a las portadas entraron en un periodo de hibernación, ya que su casi nula capacidad política, resultado de la falta de cuadros militantes, no le concedía tampoco muchas más opciones. Ahora, de pronto, ANV sale de su letargo. Ya había dado los pasos legales necesarios para presentarse a las elecciones de 2003, pero al final no lo hizo. En 2007, en cambio, ha presentado candidaturas por doquier y parece decidida a concurrir. ¿Cómo se ha producido el milagro de que un partido sin capacidad conocida al menos en los últimos 30 años elabore, de pronto, 253 listas municipales y 11 para Juntas Generales? Es muy sencillo: con gente de Batasuna. No hace falta más que escrutar las listas de personas que podamos conocer por pura proximidad geográfica. Desde el primero hasta el último, son reconocidos militantes o simpatizantes de Batasuna a los que jamás se ha conocido ningún vínculo con ANV, salvo el de haber sido partícipes todos ellos de Herri Batasuna o de Euskal Herritarrok. ETA y los dirigentes de Batasuna ya han advertido de que si las elecciones se celebran sin la concurrencia de la izquierda radical, el proceso está abocado "al desastre". Traducido a román paladino, que se volverá a asesinar sin piedad. Una de las claves para que el proceso pudiera avanzar radicaba en que Batasuna asumiera en plenitud las vías políticas y democráticas. Eso no se ha producido. También se trataba de que ETA diese muestras fehacientes de su voluntad para abandonar la actividad terrorista. Ha ocurrido justamente lo contrario en los últimos meses. La Ley de Partidos pretendía impedir la presencia en la vida democrática de partidos estructuralmente partidarios de la violencia. Es verdad que, formalmente, ANV rechaza el terrorismo en sus estatutos. Pero es igual de cierto que sus listas están llenas de personas que no lo hacen, aunque conserven en plenitud sus derechos civiles, exactamente igual que hace cuatro años. ¿Se está produciendo un mero problema de aplicación de la Ley de Partidos o hay algo más? Y si así fuera, ¿sirve de algo una Ley de Partidos que se aplique de esta manera? ¿Está definitivamente muerto el proceso o se mantiene algún hilo de comunicación? ¿Puede llegar a ocurrir que ETA rompa el alto el fuego tras las elecciones y, sin embargo, la izquierda radical consiga estar presente en las instituciones autonómicas, forales y municipales? Las próximas semanas aclararán las dudas. Que, por cierto, cada vez son mayores.

sábado, abril 28, 2007

Citas


"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, bebe sin tener sed y habla sin tener nada que decir"

Mark Twain (1835-1910)

jueves, abril 26, 2007

Gernika 1937-2007



Era un lunes, 26 de abril de 1937. Día de mercado. Una jornada bulliciosa, aunque atemperada por la proximidad del frente de guerra. A las 16.30 se divisaron los aviones alemanes. Los enviados de la muerte. No alcanzaron ni uno solo de los objetivos militares que, supuestamente, motivaron la operación. Arrasaron el pueblo, mi pueblo, lanzando miles de toneladas de bombas rompedoras e incendiarias y ametrallando a sus habitantes. La destrucción fue total. Aquella noche, el único sonido fue el del crepitar de las llamas devorando Gernika, que quedó como símbolo universal de la paz a través del cuadro del mismo nombre de Pablo Picasso. Fue el primer ataque aéreo de la historia cuyo objetivo era la población civil. Lo diría Winston Churchill: "Gernika fue un horror experimental". El gran poeta Miguel Hernández captó a la perfección lo que fue aquel terrible día para los guerniqueses:
Que vienen, vienen, vienen
los lentos, lentos, lentos,
los ávidos carniceros.
Que nunca, nunca, nunca
su tenebroso vuelo
podrá ser confundido
con el de los jilgueros.
Que asaltan las palomas
sin hiel. Que van sedientos
de sangre, sangre, sangre,
de cuerpos, cuerpos, cuerpos.
Que el mundo no es el mundo.
Que el cielo no es el cielo,
sino el rincón del crimen
más negro, negro, negro.
Que han deshonrado al pájaro.
Que van de pueblo en pueblo,
desolación y ruina
sembrando, removiendo.
Que vienen, vienen, vienen
con sed de cementerio
dejando atrás un rastro
de muertos, muertos, muertos.
Que ven los hospitales
lo mismo que los cuervos.
Que nadie duerme, nadie.
Que nadie está despierto.
Que toda madre vive
pendiente del silencio,
del ay de la sirena,
con la ansiedad al cuello,
sin voz, sin paz, sin casa,
sin sueño.

martes, abril 24, 2007

Agenda de la semana

Martes, 24 de abril: Tertulia política del programa Ganbara en Radio Euskadi con Luis R. Aizpeolea, Iñaki Iriondo y Ana Garbati (22.30-00.00)

lunes, abril 23, 2007

Día del libro

San Jorge, un día especial para todos los que tenemos la literatura entre nuestras preferencias. Día también de Castilla y León. Fiesta para quienes queremos a León. Se notaba movimiento en las librerías, tanto en las tradicionales como en las improvisadas a pie de calle. Es una idea fantástica sacar los libros a la vista de todos. Leer es una de las cosas más estimulantes que una persona puede hacer. Es el tiempo de lo audiovisual, de lo que no requiere ningún esfuerzo, pero el placer de viajar a través de unas palabras bien juntadas, del tacto de cada página, es insustituible. Sin olvidar que la lectura nos permite adquirir mayores conocimientos y nos hace más libres. No se me ocurren muchos regalos más bonitos y personales que uno o varios libros. Es una forma extraordinaria de hacer saber a alguien que se le quiere. Mi regalo de este año ha sido Ébano, de Ryszard Kapuscinski. Un libro especial para una persona muy especial. En la Casa del Libro hoy regalaban un ejemplar del Quijote. Es un detalle extraordinario. Pocos libros hay que sean un compendio tan acertado de la naturaleza humana. He visto que en otros establecimientos obsequiaban con las clásicas rosas u otros libros. Yo he comprado Encyclopédie, de Phillip Blom. Ahí van tres recomendaciones:
1.) Jonathan Strange y el señor Norrell, de Susanna Clarke
2.) Manhattan Transfer, de John Dos Passos
3.) Germinal, de Emile Zola

domingo, abril 22, 2007

Citas


"Nadie está libre de decir estupideces, lo malo es decirlas con énfasis"

Michel de Montaigne (1533-1592)

Un día para las víctimas

Debieran ser todos los días del año, y que hoy sea un día para las víctimas puede ayudar a conseguirlo. Ha sido mucho, demasiado, tiempo de silencio, de miedo, de incomprensión. De mirar de soslayo a quienes más estaban sufriendo. Por ello, la sociedad vasca debe hacer acto de contrición, y este mediodía lo hará a través de sus máximos representantes gubernamentales y parlamentarios. No debe ser un gesto que caiga en saco roto, que sólo sirva para una solidaridad momentánea, fugaz. ETA ha sembrado el país de víctimas, de dolor. Hay que reconocer ese sufrimiento, y dar cobertura social permanente a quienes lo padecen desde que una banda de desalmados se cruzó en su camino. El dolor de las víctimas debe ser el de todos y cada uno de los ciudadanos, porque la banda los asesinó pretendiendo con ello forzar la modificación de las reglas de convivencia democrática que la sociedad, a través de sus electos, se había dado a sí misma. Pero no es suficiente con dar cariño a las víctimas, con ayudarlas día a día y hacer que se sientan reconocidas en cada momento. Hay que trabajar para que no vuelva a haber ni una más. Y eso requiere la unidad de los partidos, la firmeza ante los titubeos de la izquierda radical que amenaza con volver al pasado, la delimitación de unas líneas rojas básicas ante quienes promocionan a quienes han delinquido y agudizan el dolor de los que han sufrido. No debe existir la mínima comprensión ante aquellos que matan o ayudan a hacerlo a través de la delación o la colaboración. No se les puede considerar ovejas descarriadas del propio rebaño. Nada puede unir con quienes justifican la muerte ajena. Se ha avanzado mucho en esta dirección, pero queda un arduo trabajo por hacer. Se trata de que el día de hoy, la jornada de reconocimiento y de cariño hacia las víctimas, se extienda a todos y cada uno de los rincones del calendario.

martes, abril 17, 2007

Maite Pagazaurtundua


Cuando te acercas a alguien por primera vez para hacerle una entrevista, a veces se produce un pequeño milagro. Resulta ser como si le conocieras de siempre e, inmediatamente, se produce una conexión personal de comodidad y confianza. Ocurrió de forma instantánea con Maite Pagazaurtundua. Sabía de ella por las obvias referencias de prensa, ya que venía significándose desde hacía muchos años por su actividad política en el seno del PSE-EE. Fue asesora de Política Lingüística de Fernando Buesa en el Departamento de Educación del Gobierno vasco. Había sido también parlamentaria en la Cámara de Vitoria de 1993 a 1998 y secretaria de Educación y Cultura del PSE-EE desde 1993 a 1997, aunque desde el 99 ejercía de concejal y portavoz municipal de su partido en Urnieta. Asimismo, trabajaba como traductora de lenguaje jurídico-administrativo euskera-castellano. De antes de que nos conociéramos personalmente, recuerdo como si fuera ayer el aciago día en que asesinaron a su hermano. Era el 8 de febrero de 2003 y yo estaba en León, pasando unos días inolvidables. Recibí una llamada telefónica informándome de que habían asesinado "a un policía". Durante el viaje de vuelta en tren hacia Bilbao se desveló su identidad: era Joseba Pagazaurtundua. Todos los atentados mortales duelen y enrabietan, pero hay algunos que, por diferentes motivos, siempre tengo muy presentes: el de Yoyes, el del cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza, el de Hipercor, el de Joseba Goikoetxea, el de Miguel Ángel Blanco, el de la Casa-Cuartel de Santa Pola, en el que, junto a Cecilio Gallego Alarias, fue asesinada la niña Silvia Martínez Santiago, y también el de Joseba Pagazaurtundua. La mezcla de dolor, rabia e impotencia que se produce en todos los casos no hizo sino aumentar en aquel recorrido ferroviario León-Bilbao. Aunque la incomodidad de los vagones no invitaba a ello, la duración del viaje, incluida la larga espera en la estación de Aranda, me llevó a reflexionar en profundidad sobre diferentes aspectos de la locura criminal que tenía y aún puede seguir teniendo lugar en Euskadi. Una minoría fanática, a la que no le importan en absoluto las mayorías democráticas ni las reglas del juego que éstas se han dado, ha impuesto su ley durante demasiado tiempo en las calles de Euskadi. El victimismo continuo, la manipulación del pasado y del presente, así como el uso y abuso de diversos métodos para extender el miedo han sido algunos de sus principales rasgos y pautas de actuación. La división que se generó entre nacionalistas y no nacionalistas durante la etapa post-Lizarra fue, además, el mejor caldo de cultivo para quienes, desde la vieja premisa del "divide y vencerás", seguían sosteniendo con una exarcerbación reiterativa que el rival político es un enemigo al que está justificado matar. Era un panorama triste, desolador. La mezcolanza entre la consecución de la paz y los objetivos políticos había resultado ser fatal. Muchos olvidaron que un demócrata siempre debe estar más cerca de quien defiende sus ideas a través de las vías pacíficas y de respeto a todas las opciones políticas que de quien justifica el asesinato del que discrepa o, simplemente, del que pasaba por el escenario de cualquier atentado. En definitiva, que antes que la ideología particular de cada cual debe estar siempre la defensa de los principios más básicos de la democracia. Estábamos saliendo de ese túnel oscuro cuando conocí a Maite. Si no me falla la memoria, fue un 16 de febrero de 2004, en el hotel Londres de San Sebastián. Inmediatamente me dio la impresión de ser una persona cercana, cariñosa, pero de voluntad férrea. Hablamos en euskera, lengua que domina con verdadera maestría, con la fluidez de quien siempre la ha utilizado como vehículo normalizado de comunicación, para acercarse a las personas, no como instrumento para distinguirse de otros a veces desde el simple balbuceo. No percibí el menor atisbo de odio en sus palabras; sólo una firme determinación para ayudar a construir una Euskadi para todos y de hacerlo, en sus circunstancias, desde el trabajo en pro de las víctimas. Visitamos la librería Lagun, objetivo reiterado de quienes, también aquí y ahora, desean que muera la inteligencia. Me dedicó su libro Los Pagaza, cuya lectura recomiendo, y me invitó a pasar una tarde extraordinaria de tertulia junto a Xabier Lete. En una pequeña cafetería céntrica de Donostia, los tres pusimos sobre la mesa muchos de los elementos del debate circular vasco e intercambiamos pareceres acerca de lo divino y lo humano. El año pasado volví a reencontrarme con ella en Gernika. Vino a impartir una conferencia sobre la situación en Euskadi y del papel de las víctimas. Lo hizo en la Casa de Cultura y habló, como siempre, con pasión, con cercanía. Después paseamos por algunas calles casi desiertas del pueblo y la entrevisté en el bar del equipo de rugby, punto de reunión de muchos jóvenes. No quería hablar con ella en un lugar cerrado, donde las personas se convierten en invisibles. Ojalá podamos repetir la experiencia sin los guardaespaldas, en un país cuyas calles sean espacio de libertad.

Maite Pagazaurtundua (Hernani, 1965) es licenciada en Filología hispánica y en Filología vasca por la Universidad de Deusto. En la actualidad preside la Fundación Víctimas del Terrorismo.

lunes, abril 16, 2007

Agenda de la semana

Astelehena, apirilak 16: Euskadi Irratiko tertulia politikoa Imanol Muruarekin (8:20etan)
Martes, 17 de abril: Tertulia política en el programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a Luis R. Aizpeolea, José Félix Azurmendi e Iñaki Iriondo (22.30)

sábado, abril 14, 2007

¿Dónde estamos?

Los ciudadanos vascos contemplan, no sin cierta estupefacción, el ocaso del proceso. Aunque tras las rupturas de treguas o altos el fuego anteriores por parte de ETA la sociedad se vacuna ante nuevas frustraciones con una buena dosis de escepticismo, la impotencia y el desánimo han cundido de nuevo. Al inicio del ciclo que ahora acaba se insistió en que no se trataba de una tentativa más, que había bases muy sólidas sujetando el entramado sobre el que se pretendía construir la paz. Pero ha caído como un castillo de naipes y nadie sabe, a ciencia cierta, cuáles han sido las verdaderas razones de ese hundimiento. Quienes siguen la actualidad a través de los medios de comunicación reciben datos sueltos, e incluso contradictorios. Por eso se preguntan: ¿dónde estamos? El proceso, con su configuración original fundamentada en la propuesta de Anoeta de noviembre de 2004 y en la resolución del Congreso de mayo de 2005, está acabado. Eso no significa que no pueda haber otro en un futuro más o menos próximo, pero queda descartado que renazca con una naturaleza mimética. El PNV y Batasuna continúan hablando, sí, pero no sobre los parámetros en que se pueden acercar las posiciones políticas sino para apurar las posibilidades de acordar una nueva metodología de futuro una vez que ETA acabó con la anterior en la T4 de Barajas y en su posterior comunicado. Existe una voluntad compartida de seguir reuniéndose cada 4 ó 5 semanas, posiblemente con un parón de aquí a las elecciones, y el último encuentro, el tercero desde el atentado, data de principios de marzo. Rotos los puentes entre la izquierda radical y el Gobierno, la formación jeltzale no renuncia a continuar dialogando para tratar de que Batasuna asuma de una vez por todas la interlocución política en la que ETA ha interferido gravemente en los últimos meses hasta imposibilitar el proceso. Tras la ruptura de las conversaciones entre partidos en noviembre pasado, después de que los representantes de Batasuna elevaran el listón de sus exigencias, al parecer a instancias de ETA, la vía política está en punto muerto. Para que aquel preacuerdo de hace seis meses no se filtrara, las tres partes acordaron que darían cuenta del mismo a sus órganos decisorios sin entregar ninguna copia. En el PNV, por ejemplo, se utilizó un Power Point proyectado en una pantalla. No se trataba de un texto detallado, sino de un documento genérico que marcaba algunas directrices básicas. Los jeltzales tenían claro que no iban a modificar ni una coma de un acuerdo al que socialistas e izquierda abertzale dieran su visto bueno. Pero quienes fueron consultados por Batasuna no quedaron satisfechos. Consideran que las "condiciones democráticas" de partida suponen la creación de una única comunidad autónoma entre la CAV y Navarra y la aceptación del "derecho a decidir" de modo que, a partir de ahí, cada cual pueda defender su propio proyecto político. El problema radica en que el resto de agentes tiene una visión muy diferente y defienden que no se puede forzar como punto de arranque lo que para algunos ni siquiera constituye el horizonte de llegada. Tan democrático puede ser que se mantenga la actual configuración autonómica como lo contrario, siempre en función de cuál sea la voluntad de los ciudadanos y el juego de mayorías, expresados en un clima de plena libertad. No hubo mayores obstáculos a la hora de definir qué es Euskal Herria en cuanto que depositaria de vínculos culturales o históricos, pero sí los hay si se trata de que el proceso deba arrancar de su unidad política a este lado de los Pirineos. Hasta ahí se llegó a nivel político, y en esas estamos. El problema radica en que, en un momento dado, ETA decidió imponer sus tesis y monopolizar la interlocución de Batasuna, y pretende deformar la vía política haciendo ver que no toma parte en la misma a la vez que eleva el liston "prepolítico" de las "condiciones democráticas" hasta donde le parece. Pero el PNV y el PSOE no están dispuestos a entrar en ese juego. Por eso provocó ETA el atentado de Barajas y por eso toca ahora, de nuevo, una vez más, redefinir unas reglas del juego que, a la luz de lo acontecido, den nueva respuesta a la necesidad de alejar el diálogo político de la alargada sombra de ETA y permitan gestionar las diferentes concepciones sobre el propio significado y recorrido del proceso.

lunes, abril 09, 2007

Agenda de la semana

Martes, 10 de abril, de 22.30 a 00.00: Tertulia política en el programa Ganbara de Radio Euskadi junto a Luis R. Aizpeolea, José Félix Azurmendi e Iñaki Iriondo.
Miércoles, 11 de abril, a partir de las 00.00: Participación en el programa "Políticamente incorrecto" de ETB2 para debatir en torno a la situación política junto a Francisco Marhuenda, Germán Yanke, Eduardo Sotillos, Iñaki Iriondo y Mariano Ferrer.

sábado, abril 07, 2007

Tiempos difíciles

Las acusaciones de unos, el PP, señalando que el proceso llamado de paz y de normalización política prosigue de forma más subterránea que nunca y los desmentidos de otros, el Gobierno y el PSOE, insistiendo en que las vías de diálogo con Batasuna y su entorno han quedado completamente rotas, están consiguiendo marear a los ciudadanos. Nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que está ocurriendo. La presentación de ASB ha venido seguida de la rápida reacción del Gobierno y de los resortes jurídicos del Estado y diríase que los pasos dados son un síntoma de que, efectivamente, el atentado de Barajas dinamitó el proceso de manera irreversible. Dentro de pocas horas publico en Deia una entrevista con el presidente del EBB del PNV, Josu Jon Imaz, que resulta esclarecedora. Viene a decir que no hay proceso, que la deriva de Batasuna en los últimos meses es "incomprensible", y deja claro que ETA decidió hace meses acabar con esta nueva tentativa para lograr la paz. En sus respuestas se resume lo que ha dado de sí un proceso que se decía que era más sólido que nunca. Cuando los partidos estaban a punto de lograr un preacuerdo, con contenidos importantes, alguien, ETA, obligó a Batasuna a desdecirse y a poner sobre la mesa condiciones imposibles. Al salir de la entrevista me quedó la sensación de que la etapa iniciada con el anuncio del alto el fuego del 22 de marzo ha acabado. Una vez más, la izquierda abertzale ha trampeado con las esperanzas puestas en un final definitivo del terrorismo. Hoy por hoy, todo indica que podemos vernos inmersos de nuevo en la dinámica del miedo, del asesinato. No quedan resquicios para llegar a ningún tipo de compromiso con una Batasuna que, como siempre, sigue fiel a los dictados de ETA. Sólo nos quedan las llamadas a la unidad, para afrontar todos juntos lo que pueda venir, mostrando firmeza democrática frente a quienes saben que han perdido toda esperanza de imponerse pero se empeñan en hacer el máximo daño posible. Pese al espejismo de Anoeta, el conglomerado de la izquierda radical continúa sin actuar en clave política. Lo hace en función de un militarismo abyecto. Parecen decididos a matar o a morir. O, más bien, a suicidarse. Pero dejando antes un reguero aún mayor de sangre ajena.

miércoles, abril 04, 2007

Citas


"Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos"

Martin Luther King (1929-1968)

lunes, abril 02, 2007

Agenda de la semana

Astelehena, apirilak 2: Euskadi Irratiko tertulia politikoa Imanol Muruarekin (8:20)
Martes, 3 de abril: Tertulia política del programa Ganbara en Radio Euskadi, junto a Iñaki Iriondo, Manuel Rico y Ana Garbati (22.30)

domingo, abril 01, 2007

Lecturas (Viajes por el Scriptorium)

Auster es uno de mis autores favoritos. Nunca me decepciona. La Noche del Oráculo (2004) y Brooklyn Follies (2005), las antecesoras directas de Viajes por el Scriptorium, me produjeron multitud de sensaciones, y todas sugerentes, como ocurre con la literatura más consistente. No es de extrañar porque Paul Auster, premio Príncipe de Asturias de las Letras 2006, es uno de los más influyentes, y añadiría que brillantes, narradores norteamericanos de las últimas décadas. Su habilidad para partir de historias comunes y convertirlas en singulares se desarrolla siempre a través de un derroche de imaginación con apariencia corriente. Nos transporta de unas situaciones a otras casi de forma convulsa, arrastrados por una poderosa fuerza narrativa. En el caso que nos ocupa partimos del olvido, de una habitación cerrada en la que Mister Blank, nombre supuesto para un hombre sin identidad, no recuerda quién es ni dónde está. A lo largo de la novela orbita en torno a él toda una galería de personajes extraidos de novelas anteriores del autor. El ambiente es claustrofóbico, morada de un único personaje lleno de carencias físicas y emocionales. La situación evoca a Kafka. Asistimos a una suerte de metamorfosis, de renacer del personaje, sin sostén aparente. Lo mejor para entender, o no, su desarrollo es realizar este viaje en el que, como acostumbra Auster, muchas puertas quedan siempre abiertas. Incluso aunque, en este caso, la habitación sea hermética para Mister Blank. Una novela que merece la pena.

La frase: "Vista desde los confines del espacio exterior, la tierra no es mayor que una mota de polvo. Recuérdalo la próxima vez que escribas la palabra humanidad"

Ficha técnica:
Título: Viajes por el Scriptorium
Autor: Paul Auster
Páginas: 172
Traducción: Benito Gómez Ibáñez
Edita: Círculo de Lectores, en colaboración con Editorial Anagrama (2007)