lunes, diciembre 31, 2007

Lo que viene

Desde el punto de vista político 2008 no va a ser un año más. En marzo se dirimirá, para otros cuatro años, la pugna entre PSOE y PP. Y tendrá consecuencias de primer nivel, pase lo que pase. Nadie se imagina a José Luis Rodríguez Zapatero liderando de nuevo desde la oposición a los socialistas como tampoco parece posible que a Mariano Rajoy se le concedan más oportunidades si fracasa por segunda vez. Cualquiera de las dos opciones abrirá alternativas bien interesantes que ayudarán a dar frescura a la política española y a superar la imagen fija y un tanto perniciosa de esta legislatura que acaba. En Euskadi la política también protagonizará muchas páginas de los periódicos en el año que llega, sobre todo de la mano de la consulta anunciada por el lehendakari Ibarretxe y de las elecciones autonómicas adelantadas. No parece descabellado pensar que, en realidad, los propios comicios podrían convertirse al final en un sucedaneo de la consulta, ya que de esta manera se matarían dos pájaros de un tiro: la formación de un bloque en favor del llamado "derecho a decidir" y la revalidación del poder autonómico. Esa coincidencia entre una consulta explícita y otra implícita haría mucho más sencillo y viable que el tripartito salve la cara tras la hoja de ruta presentada en septiembre del año pasado en el Parlamento vasco. Precisamente, el futuro del diseño territorial de España se jugará, en buena medida, también en lo que dictamine el Tribunal Constitucional frente a los recursos presentados contra diversos elementos del Estatuto catalán. Si los recursos decaen se abrirán nuevos horizontes para el Estado autonómico y si prosperan, en cambio, la crisis política estará abierta en Catalunya. El tripartito tendría, a buen seguro, los días contados y los efectos podrían hacerse sentir en el seno del Partido Socialista. Fuera de España la atención estará puesta a lo largo de los primeros meses del año en los focos de tensión habituales: Israel-Palestina, Irak, Irán, Pakistán y Afganistán, sobre todo. El proceso para hacer viable un Estado palestino debe avanzar con prontitud, antes de que el nuevo intento de llevar la paz a la región se pudra sin remedio. Y el 8 de noviembre los norteamericanos se acercarán a las urnas para elegir al sucesor del nefasto George W. Bush. Hillary Clinton parece, a estas alturas, la opción más solvente, moderada y contenida entre las presentadas. Iowa abre fuego hacia la carrera presidencial este mismo jueves.     

domingo, diciembre 30, 2007

Agenda de la semana

Abenduak 31, astelehena: Imanol Muruarekin solasaldia Euskadi Irratiak urte amaierako laburpena egiteko eskainiko duen irratsaioan (19:30)
4 de enero, viernes: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a Luis Álvarez Pousa y José Antonio Díez Alday (22.30)

Familia cristiana

Este mediodía se ha celebrado en Madrid un acto, convocado por la jerarquía eclesiástica, en favor de la "familia cristiana". Como no me gusta hablar de oídas salvo en los casos imprescindibles, con cierto estoicismo he sintonizado Popular TV para escuchar en directo algunos de los mensajes que allí se difundían. Como creyente, me parece totalmente pertinente cualquier expresión de fe que se canalice desde el respeto a los demás, también en defensa de un modelo familiar determinado, pero lo de hoy ha sido otra cosa, un ejercicio de presión política revestido de amor al prójimo y de loas a Dios. No entiendo muy bien qué mensaje de hermandad entre las personas puede expresar la Iglesia desde el extremismo más integrista, el intervencionismo puramente político y la falta de respeto hacia quienes sienten su afectividad de una manera diferente a la establecida. En este contexto, hablar de disolución de la democracia, como ha hecho el arzobispo García-Gasco, no deja de ser un exabrupto, incomprensible en un Estado de Derecho. La Iglesia tiene derecho a influir desde el respeto al Gobierno legítimo, pero no puede pretender imponer sus doctrinas más rígidas. Uno de los oradores, bien conocido por su homofobia, ha rogado a los padres que no pongan a sus hijos en manos del Estado, como si la educación pública fuera coto de valores perversos, de lavados de cerebro peligrosos. ¿Estarían mejor los niños y jóvenes españoles en manos, por ejemplo, de personajes como el obispo de Tenerife? La educación debe ser un marco de tolerancia, de respeto, de valores democráticos, de humanismo. A partir de ahí, con esa base bien asentada, cada cual debe construir su personalidad y su futuro como mejor le parezca. Y todos los ciudadanos, al margen de su identidad sexual, deben tener garantizada la igualdad de derechos. Equiparar el modelo de matrimonio homosexual con el capricho, el vicio o cualquier tipo de tara no ayuda, precisamente, a difundir un mensaje conciliador, de respeto a las personas. Las personas homosexuales tienen exactamente el mismo derecho que las heterosexuales para amar y para que su amor sea reconocido con todos los derechos civiles. A veces nos alarman los episodios de fanatismo religioso, de afán impositivo de determinados valores por parte de lejanos mulás y ayatolás. Lo preocupante es que, en plena Europa del siglo XXI, en una España democrática, se siga exhibiendo un fanatismo religioso igual de excluyente. La Iglesia debería poner el acento en la igualdad entre las personas, en la ayuda a los más necesitados, en hacer un esfuerzo ímprobo por comprender lo que le es ajeno, y no en los mensajes apocalípticos, la propaganda antigubernamental y la caracterización interesada de determinados colectivos.   

sábado, diciembre 29, 2007

Citas


"Mejor ser un cohete caído que no haber resplandecido nunca"

Oscar Wilde (1854-1900)

viernes, diciembre 28, 2007

¿Enfrentamiento civil?

Ayer participé, como todas las semanas, en la tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, ejemplo de pluralidad y buen hacer de la mano de Dani Álvarez. Hablamos largo y tendido de la situación en Pakistán y después pasamos a un bloque de análisis de lo que acontece en Euskadi. Uno de los compañeros contertulios mencionó el riesgo de que se pueda llegar a una confrontación civil como consecuencia de la tensión que se palpa tras la ruptura del alto el fuego de ETA y criticó los atentados de la banda, la ilegalización de Batasuna y sus herederas y la dispersión de los presos, a pocos días de que una familiar de uno de ellos haya fallecido en accidente de tráfico al desplazarse a prisión. Discrepo totalmente de que en Euskadi exista riesgo de ningún tipo de enfrentamiento civil. Afortunadamente. Lo que hay es una presión creciente de un grupo minoritario e intolerante contra la mayoría. No recuerdo apenas ningún caso en que los militantes o simpatizantes de la izquierda radical hayan sido incomodados por el resto de ciudadanos vascos, salvo durante la revuelta provocada por el asesinato de Miguel Ángel Blanco. En cambio, los seguidores de Batasuna llevan actuando muchos años en las calles contra quienes discrepan de sus postulados. El último ejemplo se ha producido en Lekeitio, donde un grupúsculo de intolerantes entró ayer en el batzoki de la localidad a increpar a quienes allí estaban tranquilamente reunidos. Pero este tipo de actuaciones no se deben a una coyuntura de ilegalización. Siempre se han producido, también cuando Herri Batasuna era legal. Aún recuerdo las concentraciones que se organizaron en contra de las protagonizadas, por ejemplo, por Gesto por la Paz. En vez de respetar el derecho de los grupos pacifistas a mostrar su repulsa ante los atentados de ETA, la izquierda abertzale no tuvo mejor idea que dedicarse a provocar a quienes ejercían su derecho a manifestarse. Esas contraconcentraciones se mantuvieron durante mucho tiempo como forma de presionar y amedrentar a todos aquellos que comenzaban a salir a las calles contra la banda terrorista. También han sido innumerables las ocasiones en que han organizado auténticos follones en muchos plenos municipales. Tengo presentes los gravísimos incidentes de Hernani, por ejemplo, producidos cuando la oposición arrebató la alcaldía a la izquierda abertzale, que ostentaba la mayoría, mientras que tras estas últimas elecciones locales EA y ANV, sin ir más lejos, se han unido para impedir que el PNV gobernara en pueblos como Busturia o Arteaga sin que haya pasado nada. También me vienen a la memoria casos en los que ha habido concentraciones de gentes de Batasuna ante las casas de ediles del PNV con el único objetivo de meterles miedo y de presionarlos. Por tanto, no veo motivos para sostener que exista riesgo de enfrentamiento civil en Euskadi, gracias a la conciencia democrática de la mayoría. Lo único que hay es un grupo supuestamente político que ampara el terrorismo de ETA y actúa en función de una estrategia compartida y cuyos seguidores no respetan al resto de ciudadanos vascos. También se señaló en la tertulia que Francia no ha dado pasos para ilegalizar a Batasuna. Y es cierto. Tan verdad como que Batasuna actúa en Francia de forma bien diferente a como lo hace en España, tentándose bien la ropa, a sabiendas de que el Estado francés no se anda con bromas en estas cuestiones y de que necesitan esa retaguardia para sostener sus actuaciones a este lado del Bidasoa. A la izquierda radical no se le exige nada raro para hacer política desde la legalidad. Únicamente que respete a sus adversarios políticos. Que no se valga del terrorismo de ETA para lograr objetivos políticos ni participe de su estrategia. En definitiva, que haga política y nada más que política. Es lo mismo que se les exige al resto de formaciones, desde EA, que también es independentista, a Aralar, que es parte de la izquierda abertzale, o a ERC en Catalunya, o al mismo PNV. Es muy sencillo. Si tantas ganas tienen de hacer política, las puertas están abiertas de par en par. Que defiendan sus ideas con la fuerza de los votos, articulando las alianzas que consideren necesarias para maximizar su fortaleza política. El problema es que, a día de hoy, no están por la labor, por mucho que se les llene la boca de victimismo y de apelaciones a que se les deje actuar desde la legalidad. Que nadie se engañe.   

jueves, diciembre 27, 2007

Asesinato en Pakistán

El asesinato de la que fuera primera ministra de Pakistán, Benazhir Bhutto, es una noticia como para conmocionar a cualquiera que siga de cerca la actualidad internacional. No sólo por el hecho de que en Occidente se hayan seguido casi minuto a minuto todos los pasos que había dado tras el regreso a su país dejando atrás nueve años de cómodo exilio en Dubai, sino porque se trataba de una figura política de enorme relevancia a nivel internacional y local tanto por ser hija de Zulfikar Ali Bhutto, primer jefe de gobierno pakistaní elegido en las urnas y que sería ejecutado después de que un grupo de militares encabezados por el siniestro Zia Ul Haq diera un golpe de Estado en 1979, como por haber sido la primera mujer jefe de gobierno en un Estado islámico, en 1988, y por ser en la actualidad punto de referencia de la oposición al dictador Pervez Musharraf. Pakistán, país creado en 1947 tras la partición de la India en dos estados, uno de mayoría musulmana y el otro de mayoría hindú, es clave desde el punto de vista geoestratégico y posee armas nucleares. Se trata de una pieza esencial en la lucha contra el terrorismo islamista y su constante inestabilidad política es fuente de las peores pesadillas en las cancillerías occidentales. El asesinato de Bhutto acrecienta ese desasosiego en vísperas de las cruciales elecciones legislativas del 8 de enero, en las que la líder del Partido Popular de Pakistán aspiraba a lograr la victoria. Se abre ahora un período de profundas convulsiones internas de repercusiones incalculables en este momento. Hace ya muchos años que el país se ha convertido en un auténtico avispero, con fuerte presencia de los extremistas islámicos alimentados en las madrasas o escuelas coránicas radicales que además, de la mano de grupos tribales, dan cobijo en la zona montañosa fronteriza con Afganistán a los combatientes talibán y al propio Bin Laden. El terrorismo ha demostrado con la muerte de Bhutto que es capaz de golpear en el corazón mismo de las esperanzas democráticas de una parte importante de la sociedad pakistaní y, desde luego, condicionará tras lo ocurrido hoy el escenario post-Musharraf. La apuesta norteamericana por un régimen dictatorial no ha ayudado a estabilizar el país, escenario en los últimos tiempos de sucesos tan graves como el de la mezquita roja de Islamabad, en la que hace meses decenas de radicales se atrincheraron y murieron a manos de las fuerzas de seguridad. Pakistán no es cualquier pieza del escenario internacional, sino una de muy especial relevancia. Lo saben bien quienes han asesinado a Bhutto y la comunidad internacional deberá actuar en consecuencia, ayudando a hacer viable un régimen democrático que tenga entre sus prioridades combatir el extremismo. A día de hoy un gran interrogante se cierne sobre el país. De cómo se despeje depende, en buena medida, la muy precaria estabilidad mundial.   

miércoles, diciembre 26, 2007

Coca-Cola años 80

Este anuncio de Coca Cola me parece absolutamente genial, y nos retrata a la perfección a quienes tomamos contacto con la realidad de la vida en los años 80. Fueron los años de mi adolescencia, entre los diez y los veinte años. Este vídeo resume muy bien cómo éramos.

martes, diciembre 25, 2007

Bomba en Balmaseda

Mientras Batasuna lanza amenazas por doquier, ETA las lleva a la práctica. Las últimas víctimas han sido los vecinos de Balmaseda que viven en las cercanías de la Casa del Pueblo y los militantes socialistas de la localidad a quienes han privado de su sede. Personas desalojadas de sus viviendas el día de Nochebuena, tensión en las calles y preocupación en las fuerzas de seguridad ante la posibilidad de que además del artefacto que explosionó hubiera algún otro en forma de trampa. Es el triste balance del último atentado de la banda. Por supuesto la izquierda radical no tiene nada que decir ante estos hechos. El supuesto conflicto vale para justificarlo todo. Cualquier barbaridad de ETA es vista por Batasuna como la respuesta ante la "represión" del Estado, como si éste tuviera que quedarse con los brazos cruzados mientras la banda asesina y amenaza para conseguir por la fuerza lo que los ciudadanos le niegan en las urnas. No obstante, si los partidos se esfuerzan unidos, se está mucho más cerca que nunca del final de esta lacra. La deslegitimación social es esencial en esta fase. Mientras no se marque con claridad la línea divisoria con quienes apoyan activamente el terrorismo se está aplazando ese final.     

lunes, diciembre 24, 2007

Es Navidad

Gabon zoriontsuak!

¡Feliz Navidad!

¡Bon nadal!

domingo, diciembre 23, 2007

Agenda de la semana

27 de diciembre, jueves: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a Julio Ibarra y María Antonia Iglesias (22.30)

sábado, diciembre 22, 2007

Visión lúcida

La de Ramón Jáuregui siempre me ha parecido una de las visiones más lúcidas de la política vasca, porque combina un profundo conocimiento de la realidad de esta sociedad con un rigor intelectual y de perspectiva histórica poco frecuente. He tenido ocasión de entrevistarlo en varias ocasiones y esta impresión previa que ya tenía no ha hecho sino acrecentarse con el paso del tiempo. Ayer por la mañana leí una entrevista que ha concedido a la revista Interviú. En la misma se muestra exigente con quienes no son capaces de dar el paso a la política desde la izquierda abertzale y realista respecto a cómo debe producirse el fin del terrorismo etarra. Así, manifiesta que con perspectiva es posible asegurar ya que "el Estado ha vencido al terrorismo" y, ahora, "lo que nos corresponde es ser capaces de encontrar la unidad democrática para desarrollar un final que, efectivamente, lo sea". A su juicio, "la llamada derrota, aplicada en términos militares, es una falacia. Es importante que la política sea capaz de llevar a los terroristas al desestimiento de la violencia, y eso nos permitirá tener la seguridad de que desaparecen". Se puede decir más alto, pero no más claro. Jáuregui es un gran defensor de buscar, desde la lealtad mutua, los puntos de encuentro entre nacionalistas y no nacionalistas como única forma viable de seguir construyendo Euskadi. No es un hombre dado a las frases hechas sin ningún tipo de armazón argumental. Conoce bien, sobre el terreno, la terrible realidad vasca, los odios y desencuentros que han dado cuerpo a las pesadillas de las últimas décadas y sus propuestas de futuro se basan en la voluntad que han ido expresando hasta ahora los ciudadanos vascos. Es la suya una voz a tener siempre muy en cuenta, tanto por quienes gobiernan en Madrid como por quienes lo hacen en Euskadi.

viernes, diciembre 21, 2007

Alucinaciones

Los dirigentes de ANV, exactamente igual que los de Batasuna o EHAK, que vienen a ser lo mismo, nos tienen acostumbrados a sus declaraciones alucinadas. En este ocasión les ha dado por decir que el PSOE y el PNV "se han unido para imponer la Constitución y aniquilar al independentismo". Con esta finura argumental y expositiva, tan llena de matices, cabe concluir que la izquierda radical sigue viviendo ajena a la realidad. Ve enemigos por todas partes, actúa desde la paranoia y justifica el terrorismo como parte de la "respuesta" que se ha de dar a esas supuestas "agresiones" que, ni que decir tiene, provienen siempre de España. Si para quienes aspiran a ser ciudadanos de un país normal todo esto no fuera tan cansino y tan dramático a la vez, tanta frase hueca y absurda simplemente provocaría hilaridad. El problema radica en que se asesina en nombre de esa Euskal Herria que no está configurada políticamente por el mero hecho de que ésa no es la voluntad de quienes la habitan y de que se amenaza a todo aquel que osa rechistar ante la pretensión de imponer unas ideas muy concretas. Se caracteriza al discrepante como enemigo a batir, al Estado de Derecho como opresor y dictatorial y poco importa que la realidad no case con la imagen de un País Vasco sitiado por las malvadas España y Francia. Es tal el grado de infantilismo político, de falta de cultura histórica y praxis democrática de quienes son tan dados a hacerse las víctimas cuando en realidad van de la mano de los verdugos que resulta muy difícil que cualquier tipo de diálogo con ellos pueda fructificar. Si se ha de partir de presupuestos que no son reales es imposible ponerse de acuerdo en nada. Por eso, a veces, es necesario preguntarse de qué se puede hablar con quien hace caso omiso de la voluntad ciudadana. La trayectoria política de la izquierda radical es muy pobre desde el punto de vista ideológico y aún más penosa por absoluta falta de respeto por lo que los ciudadanos vascos han venido expresando en las urnas elección tras elección. Quien pensaba que en los últimos tiempos había un mayor grado de madurez en su seno no tiene más que analizar con detenimiento las declaraciones de sus dirigentes que, más allá de la coyuntura actual de detenciones y presión policial, siguen siendo tan simplistas e irreales como acostumbraban. El PNV y el PSOE, de la mano para borrar del mapa a los "patriotas" vascos. El mismo victimismo de siempre. Las mismas mentiras de siempre.

jueves, diciembre 20, 2007

Citas


"La verdad jamás daña a una causa que es justa"

Mahatma Gandhi (1869-1948)

miércoles, diciembre 19, 2007

Sentenciados

Al fin, hoy se ha dado a conocer la sentencia por el juicio del macrosumario 18/98, que ha pretendido sentar en el banquillo a las que se consideraban organizaciones satélites o directamente pertenecientes a las "entrañas" mismas, según el texto, de la banda terrorista ETA. Antes de valorar los fundamentos de la sentencia es necesario partir de dos puntos bien importantes. El primero pasa por reiterar la necesidad de combatir el terrorismo con todos los instrumentos del Estado de Derecho hasta que en Euskadi se pueda vivir en libertad defendiendo cada cual la opción política que considere conveniente, sin dar la mínima oportunidad a los terroristas y a sus secuaces para lograr objetivos políticos a través de la violencia. Junto a esto, en segundo lugar, resultan imprescindibles tanto la defensa de la unidad democrática entre los partidos como la exigencia a Batasuna y a sus herederas para que asuman los principios más básicos en democracia si quieren dialogar con las formaciones que sí hacen suyas las reglas del juego de la convivencia. Desde ese compromiso firme con la paz, la libertad y los derechos humanos en Euskadi, la sentencia de la Audiencia Nacional resulta decepcionante a nivel argumental y probatorio y manifiestamente injusta en el caso de algunas personas concretas que han sido condenadas. El Estado de Derecho no puede actuar ni desde los atajos para hacer frente al terrorismo ni a través de una Justicia ciega que no sabe distinguir a unos de otros, máxime cuando da la sensación de que existe un impulso político muy ligado a la coyuntura tras determinadas resoluciones. El Estado debe ser muy escrupuloso y lo más garantista posible en la lucha antiterrorista, porque de ahí deriva en una buena parte tanto su superioridad ética y moral como el plus de legitimidad que requiere en zonas como Euskadi en las que ésta ha sido puesta en entredicho en demasiadas ocasiones por parte de quienes siempre pescan en aguas turbulentas. La actitud de Batasuna y sus satélites ante el terrorismo es repugnante, e incluso abiertamente cómplice como parte de una misma estrategia. No se trataría, pues, sólo de callar ante los atentados de ETA, sino de ser partícipe como una pieza más del mismo entramado. Esta sospecha siempre ha estado presente en amplios sectores políticos y sociales vascos y, si se demuestra su veracidad, hay que actuar en consecuencia. En todo caso, dudo de que el juicio del 18/98 sea ejemplar en ese sentido. Asistí a sus primeras sesiones y la sensación de desbarajuste fue notable desde el primer día: falta física de pruebas, traducciones euskera-castellano lamentables, negativa a escuchar a los acusados, rigidez injustificada del tribunal, sesiones interminables durante meses que obligaban a quienes se sentaban en el banquillo a traslados continuos incompatibles con cualquier actividad profesional... y, sobre todo, personas de distintos orígenes, actividades profesionales y políticas y de muy diferentes sensibilidades ante la violencia juzgadas juntas en una especie de 'totum revolutum'. Conozco a varios de los acusados. Dos de ellos fueron profesores míos en la universidad, uno de ellos, paradójicamente, de Derecho. De algunos me consta, al menos, su absoluta falta de compromiso contra ETA, aunque de ahí a pertenecer a las "entrañas" de la banda hay un trecho. Pero de otros tengo la seguridad de que se limitan a defender una idea concreta sobre lo que debe ser el País Vasco desde el punto de vista político y trabajan en actividades que tienen que ver con la construcción de un marco alternativo al actual partiendo de la desobediencia civil. Eso podrá gustar o no pero dista de ser colaborador de ETA, y ya sólo cabe confiar en que instancias superiores a la Audiencia Nacional corrijan semejante desatino. Porque si no fuera así podría darse el caso de que también llegara a considerarse, por ejemplo, que Begoña Errazti es de ETA por haber realizado llamamientos públicos en favor de la desobediencia civil. Al igual que en democracia no se debe cerrar un diario porque en su estructura haya personas conniventes o miembros de organizaciones terroristas, a los que se deberá juzgar de forma individual, no se puede actuar como si todo el que defiende una serie de ideas, por muy equivocadas que nos puedan parecer, pertenezca a ETA. Creo en la firmeza contra el terror y su brazo político, en la necesidad de que ETA no logre ningún rédito político de su violencia terrorista y en la lucha en favor de la paz y la libertad en Euskadi. Creo, asimismo, que el Estado de Derecho siempre ha de actuar de manera exquisita y ejemplar porque es la esencia de su superioridad ante quienes delinquen. Y por todo eso estoy persuadido de que el juicio del 18/98 ha tenido lagunas muy graves y se ha terminado condenando a algunas personas que son inocentes de lo que se les acusa. No se trata de mantener posiciones equidistantes, en absoluto. Se trata, sencillamente, de intentar ser justo y de actuar en conciencia.

martes, diciembre 18, 2007

Lecturas (Un día de cólera)

Pronto se cumplirán doscientos años desde el levantamiento popular en Madrid contra el invasor francés. Aquel 2 de mayo de 1808 arrancó la resistencia ante el ocupante que llegaba como aliado. Un incidente aislado frente al Palacio Real derivó en múltiples matanzas de uno y otro signo. Fue el pueblo más llano, capitaneado en Monteleón por Daoiz y Velarde, el que hizo frente a las tropas imperiales, el ejército más poderoso del mundo en la época, mientras quienes participaban del orden establecido permanecían bien guarecidos. La chispa que prendió la Guerra de la Independencia dividió las voluntades de quienes deseaban para España un futuro bajo la luz de la Ilustración, que llegaba del exterior, frente al oscurantismo más patriótico que representaban Carlos IV y Fernando VII, monarcas indolentes como pocos, y el clero pertrechado tras la Inquisición. La necesidad de elegir atormentó a las élites más preclaras, que se debatieron entre la razón de las ideas y la devoción por lo propio. Pérez-Reverte recrea de forma magistral los sucesos de aquel primer encontronazo entre ambas trincheras. Lo hace de forma coral, dando protagonismo al pueblo de Madrid con nombres y apellidos, y con las licencias mínimas que la palabra "novela" requiere para justificarse. Para quien ha disfrutado sobremanera con historias del mismo autor como las de la saga de Alatriste o la de La Reina de Sur, la última obra de Pérez-Reverte vuelve a quedar en la memoria entre lo mejor de su producción literaria. Un gran libro, que no defrauda en ninguna de sus páginas, y hace revivir la Historia. En concreto, un capítulo de la misma en el que, como se explicita en el texto, los vascos, como en tantas otras ocasiones, participaron en ambos bandos, el representado por Harispe y los soldados de Baigorri en el lado de las fuerzas de Napoleón y el que aparece lleno de apellidos como el del capitán Goicoechea, Ugarte o Guesuraga, en la otra parte.

La frase: "Para el pueblo español, acostumbrado a la obediencia ciega a la Religión y la Monarquía, un título nobiliario, una sotana o un uniforme son la única referencia posible en momentos de crisis"

Ficha técnica:
Título: Un día de cólera
Autor: Arturo Pérez-Reverte
Páginas: 401
Edita: Alfaguara (2007)

lunes, diciembre 17, 2007

Aplausos para Barrena

La imagen de la inmensa mayoría de los delegados al VII Congreso de Eusko Alkartasuna aplaudiendo al dirigente de Batasuna Pernando Barrena resulta tan demoledora como vergonzosa. Sólo unos pocos mantuvieron una posición crítica ante quien calla frente a todo tipo de vulneraciones de los derechos humanos en Euskadi, mientras los más lo agasajaban como si se tratara del campeón de las libertades. Quienes se supone que deberían hacer política desde la izquierda radical se han limitado a ejercer su triste papel de cara amable del terror tanto durante el proceso de paz como una vez que ETA ha roto el alto el fuego supuestamente indefinido. En política el diálogo es clave para resolver los problemas, pero cuando una de las partes se pertrecha junto a quienes empuñan las pistolas igual de útil puede resultar negarse a hablar en esas condiciones. EA parece decidida no sólo a mantener sus alianzas municipales con los herederos de Batasuna o a seguir debatiendo sobre metafísica en todo tipo de foros en los que la izquierda radical tiene mayoría. Incluso aplaude a Barrena, como si fuera el héroe de la independencia que tanto dice anhelar la formación de Ziarreta. EA se suma a las condenas, pero cuando aún no se han apagado los ecos del vil asesinato de dos jóvenes guardias civiles en Capbreton, pone la alfombra roja a quien busca todo tipo de justificaciones, tan metafísicas como los debates de los foros que les unen, para mostrar el más mínimo atisbo de crítica ante las prácticas terroristas. En el Congreso anterior de EA ya se comentó mucho entre los periodistas que cada vez se veían más ejemplares de 'Gara' entre los delegados. En este ya han aplaudido directamente a Barrena. A la vista de la escasez de liderazgo que padecen, no sería de extrañar que en la siguiente cita congresual eligieran directamente a Arnaldo Otegi para que los guíe por el camino hacia la tierra prometida.  

domingo, diciembre 16, 2007

Agenda de la semana

Abenduak 18, asteartea: Euskadi Irratiko solasaldi politikoa, Imanol Muruarekin batera (9:00)
18 de diciembre, martes: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a Iñaki Iriondo, Mariano Ferrer y Ana Garbati (22.30)

viernes, diciembre 14, 2007

EA se la juega

Este fin de semana Eusko Alkartasuna celebra uno de sus congresos más importantes, tanto por el revelo en la cúpula del partido, que sólo tiene un precedente, como por los retos políticos que se anuncian para 2008. A estas alturas todo apunta a que, finalmente, Unai Ziarreta, actual secretario general, relevará a Begoña Errazti en la presidencia, mientras el primero dejará su actual responsabilidad en manos de Joseba Azkarraga, que se convertiría así en el auténtico hombre fuerte de EA. De hecho, Ziarreta lleva unos días preparando su discurso para cuando sea elegido presidente. Este partido nació bajo la gran sombra política que proyectaba en 1986 Carlos Garaikoetxea, hombre de carisma indiscutible. Bajo el mandato de Errazti nada ha vuelto a ser como era. EA ha ido menguando ya de forma inexorable, aunque no hasta el punto de verse abocada a la desaparición. Máxime cuando, como se comenta en los círculos periodísticos vascos, en la actualidad se ha convertido en un partido que dispone casi de más puestos para cargos públicos que de militantes activos. En todo caso, la posibilidad de perder su único escaño, el de Gipuzkoa, en el Congreso en las elecciones generales de marzo y las dificultades para hallar en unas eventuales autonómicas un espacio propio al margen de discurso del lehendakari Ibarretxe, que será el candidato del PNV, con el que EA ya decidió no presentarse en coalición, le auguran un año complicado, sobre todo si se resiente el liderazgo del partido. De los congresos de EA se sabe cómo empiezan, pero nunca cómo acaban. Será interesante comprobar en qué claves interpretan los retos del año que viene y de qué manera se resituan en un escenario poco propicio para ellos.  

jueves, diciembre 13, 2007

Más distancia

Para este mediodía varios sindicatos y formaciones políticas habían llamado a los ciudadanos vascos a secundar una hora de paro en solidaridad con los encausados en el macrosumario 18/98. A la espera de que se conozcan los detalles de la sentencia, se puede afirmar sin temor a equivocarse que los grandes núcleos de población no han secundado el cese de actividades. En Bilbao me he encontrado con una manifestación de unos 60 chavales de entre 16-20 años con los ojos inyectados en odio. La propaganda en favor del paro, que no ha contado con el aval del sindicato mayoritario ELA, insiste en hablar de "agresiones a Euskal Herria", confundiendo el todo con una pequeña parte, como gusta hacer a los totalitarios de todos los lugares. Al margen de la valoración que merezca la sentencia, que habrá que hacer cuando se conozcan todos sus detalles, la izquierda radical debería reflexionar sobre el creciente divorcio que se viene produciendo entre la inmensa mayoría de los ciudadanos y las diversas demandas por las que se moviliza en la calle. Y es que no es compatible que a uno le traiga sin cuidado la suerte de cientos de víctimas provocadas por ETA dentro de una estrategia global compartida con su brazo político mientras se le llena la boca hablando de derechos humanos. O poner el grito en el cielo contra el cierre del diario Egin, invocando la libertad de expresión, cuando, a la vez, se calla ante las amenazas que padecen en Euskadi muchos periodistas. Los derechos humanos o la libertad de expresión no son compartimentos estancos que se puedan utilizar sólo en provecho propio. Su defensa ha de ser de carácter universal. Por eso, el rechazo hacia la doblez de la izquierda radical es creciente entre los ciudadanos vascos. Hay hartazgo en la calle, y las críticas que se puedan realizar a determinadas actuaciones judiciales, que son perfectamente legítimas en democracia, se hacen cada vez más sin mezclarse con quienes sólo quieren aparecer en la foto cuando les conviene. A muchas personas les puede parecer injusta la sentencia del 18/98, sobre todo en algunos casos de personas bien conocidas que nada tienen que ver con ETA, pero no quieren manifestar esa crítica de la mano de Batasuna. Es otro síntoma más del declive de quienes siguen empeñados en forzar la voluntad de las sociedades vasca y española a través de la fuerza de las armas.   

miércoles, diciembre 12, 2007

Citas


"Hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana"

Albert Einstein (1879-1955)

martes, diciembre 11, 2007

El papel de Francia

El reciente asesinato de dos guardias civiles en la localidad francesa de Capbreton ha vuelto a poner en primera línea informativa los detalles de la colaboración hispano-gala en materia antiterrorista. Hace ya muchos años que el entendimiento entre las autoridades de ambos países está produciendo buenos resultados, aunque no hay que minusvalorar las posibilidades de mejora que se abren tanto por la especial sensibilidad de Nicolas Sarkozy en esta materia como por el salto cualitativo que supone que ETA haya actuado directamente en territorio francés. Terminar con la banda y con quienes la sostienen exige una acción decidida y eficaz en España, pero nunca se logrará llegar al punto final si no se produce una intensa colaboración gala. ETA sigue utilizando el suelo francés a modo de retaguardia y allí continúan refugiándose sus principales elementos. En otras ocasiones, cuando las organizaciones terroristas han tenido su origen y han desarrollado su actividad en Francia, las fuerzas de seguridad de aquel país han demostrado una eficacia absoluta. Los datos indican que en el caso de ETA la colaboración con España ha sido sincera, aunque se haya dosificado en función de ciertos intereses. Jacques Chirac era un maestro en este tipo de actuaciones fluctuantes y se manejaba con mucha soltura en los claroscuros. Su sucesor al frente de la presidencia de la República tiene un estilo más directo y su implicación en lo que se refiere a la situación interna española es mucho mayor. Por eso, las nuevas dinámicas que se generen a raíz del atentado de Capbreton no pueden quedar en mera coyuntura. Una gran parte del éxito para acabar con ETA y para hacer entender a la izquierda radical que no conseguirá nada a través de la violencia depende de Francia. Y cuanto más débiles se sientan quienes practican la violencia o pretenden valerse de ella para lograr determinados objetivos políticos, más cerca se estará de que se vean obligados a cambiar de estrategia, ya que por la vía de la persuasión dialogada apenas se ha logrado nada. 

lunes, diciembre 10, 2007

Impasse

Dejando a un lado el matonismo, a sus socios y sus consecuencias, la política vasca en sentido estricto está sumida en un parón del que no parece que vaya a recuperarse hasta después del paréntesis navideño, cuando comience de lleno el run-run preelectoral. En principio no se anuncian grandes novedades como consecuencia de las renovaciones internas del PNV y de EA, ya que aunque cambien las caras no parece que vaya a haber corrientes de fondo que alteren las líneas programáticas ya establecidas. En todo caso, de cara a 2008, el nacionalismo vasco deberá establecer con mayor claridad cuáles son sus objetivos más inmediatos. Los resultados de las urnas decantarán en última instancia el alcance de la apuesta del lehendakari Ibarretxe y de sus socios de gobierno, pero no estaría de más que se establezca con nitidez hacia dónde se quiere ir. Parece insuficiente la apelación genérica al llamado derecho a decidir si no se le dota de contenido. ¿Derecho a decidir para renovar el marco de autogobierno? ¿Para superarlo en distinta dirección a la que han apuntado las reformas estatutarias aprobadas esta legislatura? ¿Para retomar los principios que ya aparecen reflejados en el Nuevo Estatuto Político? ¿Para establecer dos soberanías al mismo nivel? Aclarar el panorama sería bueno para que los ciudadanos sepan, de forma fehaciente, qué es lo que defiende cada partido para el futuro de Euskadi. Los proyectos y las proclamas de bulto deben ir concretándose hasta dar a conocerse la letra pequeña. EA dice querer optar por la independencia e incluso apela a la desobediencia civil, aunque no parece incómoda gestionando el actual marco de autonomía. El PNV, que es esencial a la hora de diseñar el futuro, ayudaría si arroja luz sobre cuáles son exactamente sus objetivos para los siguientes 20-25 años. Nadie a quien se le pregunte si tiene derecho a decidir va a responder que no, pero parece llegada la hora de aclarar en qué dirección se busca decidir. De lo contrario, tampoco los rivales políticos sabrán a qué atenerse y, visto el panorama, lo que sobra es la confusión. Sólo la claridad y la voluntad de pacto dentro de una filosofía incluyente acercará las soluciones. En 2008 se puede avanzar en esa dirección o justo en la contraria. Habrá que ver.    

domingo, diciembre 09, 2007

Agenda de la semana

Abenduak 11, asteartea: Euskadi Irratiko solasaldi politikoa, Imanol Muruarekin batera (9:00)
11 de diciembre, martes: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a José Félix Azurmendi, Iñaki Iriondo y Roberto Lacalle (22.30) 

sábado, diciembre 08, 2007

Ideología y marketing

El PSOE parece decidido a virar hacia el centro para consolidar su victoria en las próximas elecciones generales. En España la tierra de nadie ideológica siempre ha sido muy apetecida por los grandes partidos, tal vez por el recuerdo del efímero éxito de la UCD durante los primeros años de la transición. No está tan claro que sea el votante de centro quien quite o dé gobiernos, porque hay estudios bien fundamentados que, con los resultados en la mano, indican que los socialistas, por ejemplo, van a depender en marzo del grado de movilización de quienes actúan en clave nítida de izquierda. La legislatura que acaba no ha sido especialmente bronca porque el Gobierno haya aplicado políticas progresistas, sino, sobre todo, por la sombra del 11-M y por el proceso de paz en Euskadi. Nadie se asusta, a estas alturas, salvo tal vez quienes el lunes pasado gritaban "maricón" a Pedro Zerolo, por la posibilidad de que dos personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio, ni por las ayudas a los familiares de las personas dependientes, o por las medidas adoptadas contra la violencia machista. La gran mayoría tampoco ve motivos de preocupación en la Ley de Memoria Histórica, en cuanto que pretende sacar de las fosas comunes y devolver la dignidad a quienes perdieron la Guerra Civil, sin el afán de pasar mayores facturas. No es, pues, su balance legislativo el que pueda causar perjuicios irreparables a las aspiraciones socialistas de repetir éxito electoral, sino más bien al contrario. Por eso, si por acercarse al centro se entiende tender la mano al adversario, poner el acento en la estabilidad económica o impulsar grandes acuerdos en materias básicas como la educación, nadie tendrá nada que objetar. Si se trata de desdibujar el perfil de un Gobierno que fue elegido, entre otras cosas, para dar pasos en materia social, se incurrirá en un error. Alejándose de los extremos, los grandes partidos que son alternativa real deben mantener unos perfiles ideológicos claros, porque, de lo contrario, al final parece que da igual quien gobierne. En un sistema plural no es bueno que el puro marketing termine sustituyendo a las ideologías, aunque la tentación siempre esté presente.      

viernes, diciembre 07, 2007

Facturas

El pasado martes se celebró en Gernika una manifestación en favor de los encausados en el macrosumario 18/98. Este hecho no tiene, en sí, nada de novedoso ya que se trata de una de las muchas marchas celebradas en los últimos días en Euskadi con idéntico objetivo. Lo llamativo del caso fue que la concentración coincidió con el final del pleno municipal y a la salida del mismo quienes se encontraban tras la pancarta profirieron gritos en contra del PNV, cuyos ediles salían en ese momento del ayuntamiento. Entre los chillones estaba, al menos, uno de los concejales de ANV, que gobiernan de la mano de Eusko Alkartasuna. Hasta que se pronuncie en sentido contrario, habrá que pensar que al alcalde, de este último partido, no le preocupan esa clase de actuaciones extemporáneas, igual que tampoco parece quitarle el sueño que sus socios no condenen los asesinatos cometidos por ETA o que, de igual modo, no tuvieran nada que decir cuando un grupo de violentos arrojó piedras contra la oficina de una empresa de trabajo temporal de la localidad el mes pasado, hiriendo a una de las empleadas en el cuello. EA y ANV, tanto monta monta tanto por estos lares, se aliaron para gobernar el ayuntamiento de Gernika-Lumo tras las elecciones de mayo, en las que venció la formación de Errazti tras 30 años de primacía del PNV, y extendieron su pacto a Busturia y Gautegiz-Arteaga, donde habían ganado los jeltzales, dejándolos en la oposición. La ambición de algunos, aunque sea a pequeña escala, les está pasando factura en un momento en que arrecia la violencia terrorista. Hasta ahora al alcalde de la villa no se le ha movido ni un músculo de la cara para poner coto a las actuaciones de sus valedores. Para que no falte de nada los de ANV ya han colgado una pancarta en el interior de la balconada del ayuntamiento en favor de los reclusos de ETA, mostrando de esa manera su exquisita sensibilidad hacia quienes cumplen penas de cárcel por la comisión de terribles delitos y olvidándose por completo de los guardias civiles asesinados en Capbreton. La Ciudad de la Paz, al albur de los caprichos de ANV, que en nada se distinguen, si no es incluso para peor, de los de sus predecesores de siglas. Y el alcalde, mientras tanto, impasible el ademán.  

jueves, diciembre 06, 2007

Citas


"La más clara prueba de que existe vida inteligente en otros planetas es que aún no han venido a visitarnos"

S
igmund Freud (1856-1939)

miércoles, diciembre 05, 2007

Otra vez la unidad

Cuanto más de cerca se padece la situación de violencia en Euskadi más clara se tiene la necesidad de la unidad de los partidos democráticos frente al terror. Por eso ha resultado tan descorazonadora esta legislatura que ya acaba. El partidismo más zafio se ha adueñado de una de las materias más sensibles en cualquier país democrático que sufra los continuados ataques del terrorismo. Cuando en las calles de Euskadi se insulta o se agrede a quien defiende el Estado de Derecho o la labor de las Fuerzas de Seguridad o, en definitiva, los más básicos instrumentos para la convivencia, poco importa a los violentos o a sus defensores si uno es de tal o cual partido. Se limitan a advertir-amedrentar-amenazar-agredir con sus prácticas mafiosas a cualquiera que tenga bien claro un orden de prioridades que descansa, sobre todo, en la defensa de las libertades. Es por eso que cuanto más se vive esa realidad, más absurda parece toda la alharaca partidaria. En Madrid, a convocatoria de todas las formaciones parlamentarias, se concentraron ayer en la Puerta de Alcalá unas 6.000 personas. Es poco, muy poco. Pero no parece haber muchos más voluntarios para participar en actos que puedan terminar reflejando una profunda división, el deseo de cobrarse viejas facturas. Lo importante, lo verdaderamente esencial es que hoy ha muerto Fernando Trapero y el sábado, Raúl Centeno. Que fueron vilmente asesinados por unos terroristas. Que quienes cacarean a diario clamando por los derechos humanos han vuelto a callar ante tan salvaje atentado. Que en Euskadi la defensa de unas ideas cuesta muchos disgustos e incluso puede pagarse con la vida. Eso es lo deben tener siempre en cuenta los partidos políticos en todas y cada una de sus actuaciones. No es tiempo de perderse en acusaciones estériles, ni en insultos bochornosos. Es el tiempo de actuar como una piña para frenar a los terroristas.

martes, diciembre 04, 2007

Lecturas (Viajando con ZP)

Viajando con ZP es la crónica de los dos años en que Javier Valenzuela fue director general de Información Internacional, entre 2004 y 2005. Es, por tanto, un relato en el que, desde el primer momento, queda bien patente la identificación del autor con el presidente del Gobierno. La mezcla de datos concretos, y algunos desconocidos, de los viajes de Zapatero al exterior con opiniones y reflexiones del propio Valenzuela sirven para dar ritmo a la narración en el primer caso y para pausarlo después, logrando así pasar de la mera sucesión de hechos a un análisis de calado sobre la situación de las relaciones internacionales. Es, pues, un libro que da respuestas a quienes tengan interés en esta materia y que, en cualquier caso, pone en evidencia la tremenda complejidad del mundo actual, en el que España busca reencontrar su espacio tradicional de puente entre América Latina y Europa y de catalizadora de soluciones para problemas globales como la pobreza, el hambre o el terrorismo, frente al alineamiento acrítico con los Estados Unidos de George W. Bush impulsado por José María Aznar.

La frase: "La derecha se jactaba de saber gestionar la realidad y denunciaba que la izquierda se entregaba a ensoñaciones sobre un mundo mejor. Ahora, sin embargo, la derecha neoconservadora actúa cegada por la ideología: ve gigantes donde hay molinos de viento, y viceversa"

Ficha técnica:
Título: Viajando con ZP
Autor: Javier Valenzuela
Páginas: 345
Edita: Debate (2007)

lunes, diciembre 03, 2007

El triste papel de EA

Atendiendo a la convocatoria de la Asociación de Municipios Vascos, Eudel, los alcaldes y concejales de Euskadi se han concentrado este mediodía para mostrar su repulsa ante el atentado del pasado sábado contra dos agentes de la Guardia Civil, perpetrado en la localidad francesa de Capbreton. Sin embargo ha habido municipios, como Gernika-Lumo, en los que una parte del equipo de gobierno no ha asistido a esos actos. Y no precisamente porque se encontraran ausentes, ya que algunos estaban bien pertrechado en sus despachos. El alcalde, de Eusko Alkartasuna, ha tenido a su lado a los corporativos del resto de formaciones presentes en el consistorio, pero no a sus socios de ANV, que no son capaces de salir a la calle en contra del asesinato de una persona. La imagen de la localidad como símbolo universal de la paz no depende de gobiernos municipales coyunturales, pero el riesgo de descrédito es evidente. Resulta patético que la izquierda radical siga sin asumir algo tan básico como la defensa del derecho a la vida de las personas. Y es lamentable que EA hable todos los días de agresiones contra las libertades, cuando se refiere por ejemplo a la sentencia del 18/98, o de neofranquismo, cuando hace referencia a determinadas actitudes del PP, y, en cambio, no tenga empacho en gobernar algunos municipios de la mano del totalitarismo vasco. No debe haber aprendido una lección muy básica: que siempre se puede ir de la mano de los demócratas, incluso entendiendo por demócrata lo que la propia sensibilidad política de EA le pueda indicar en cada momento, y que hay que saber plantarse, por muy vascos que sean, ante quienes no son capaces de denunciar ni uno de los más de 800 asesinatos de ETA.

De León

El guardia civil asesinado el pasado sábado por la banda terrorista ETA, Raúl Centeno, era hijo de un leonés, de Grulleros concretamente, en el municipio de Vega de Infanzones. Así lo cuenta hoy Marifé Moreno en El País:

Hacía dos semanas que Raúl Centeno había acudido a Grulleros, un pueblo de poco más de 400 habitantes, situado a unos 10 kilómetros de León, la localidad donde nació José, su padre, guardia civil como él. Aquí, Raúl, tiene a su tía, Luisa, muchos primos y amigos, algunos jugaban en la tarde de ayer al fútbol en un pequeño parque junto a la carretera comarcal. Las bajas temperaturas y la niebla no lograban enfriar los sentimientos: "En el pueblo, somos entre 15 y 20 chavales de la edad de Raúl. Él venía algún fin de semana, en verano, cuando podía estaba aquí, hablábamos de muchas cosas, de chicas, de música, nos reíamos mucho". Diego José García, también tiene 24 años, la edad de Raúl. Mientras habla con aire ausente da patadas con cierta rabia al balón. "A pesar de no haber nacido aquí, venía mucho al pueblo... Es una pena, no le volveremos a ver más". Raúl ingresó en la Guardia Civil a los 20 años, en octubre de 2003. A nadie en el pueblo le sorprendió. Florencio, un alto cargo de la Guardia Civil, fallecido el año pasado, tío del padre de Raúl "reclutó" a muchos de los guardias civiles del contorno. "Metió en el Cuerpo a mi tío y mi tío me metió a mí", dice Evelio C, de 55 años, un experto guardia civil con más de 25 años de experiencia. Jesús, de 39 años también pertenece a la Comandancia de León. "No solemos hablar del trabajo en casa y cuando podemos, venimos al bar a jugar la partida. No hay mucho más que hacer". Ayer, en los dos bares del pueblo, el de Elías y el de Jere se notaba cierta tensión y no precisamente por el enfrentamiento entre el Recreativo y el Zaragoza que retrasmitía la televisión. En las mesas, un comentario generalizado en voz baja en el que coincidían ancianos y jóvenes: "¿Por qué iban desarmados?, ¿no eran muy jóvenes para hacer el trabajo que hacían?". Yasmina, tiene 20 años. Ella da su personal explicación para tantos vecinos y amigos en la Benemérita. "La mayoría de los jóvenes trabajan en León, pero es difícil tener un sueldo de 1.500 euros, así que o eres policía, militar o guardia civil". Esto puede responder a la estadística; alrededor de 40 guardias civiles en esta comarca leonesa de la Ribera del Bernesga. Lamberto es militar y amigo del guardia civil asesinado. "Raúl era muy tranquilo, jugábamos al fútbol, salíamos de fiesta. Desde que entró en la Guardia Civil estaba muy ilusionado. No hay derecho a que te hagan esto, es una pena muy grande". María Teresa, de 43 años, ingeniera agrícola, reconoce que no hay muchas oportunidades ni salidas para los jóvenes en la zona que no sean las de las fuerzas de seguridad del Estado. A María Teresa no le gustaría que su hijo Isaac, de 6 años quisiera ser guardia civil. Otros en la barra del bar opinan con cierta sorna: "Como no hay vocaciones tenemos que ser guardias". El Ayuntamiento de Vega de Infanzones, municipio al que pertenece Grulleros, decretó ayer en un pleno tres días de luto. La corporación, en un escrito, dio su condolencia a la familia de Raúl y pidió a la población que acuda hoy a León a la concentración ante el ayuntamiento a las 11 de la mañana.

domingo, diciembre 02, 2007

Agenda de la semana

Abenduak 4, asteartea: Euskadi Irratiko solasaldi politikoa, Imanol Muruarekin batera (9:00)
5 de diciembre, miércoles: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a Ana Garbati, Iñaki Iriondo y Luis R. Aizpeolea (22.30)

sábado, diciembre 01, 2007

Asesinos

Los terroristas de ETA han vuelto a asesinar a un servidor público, en este caso a un miembro de la Guardia Civil, y han dejado gravísimamente malherido a otro. Ante este tipo de situaciones, se han de sumar la condena más firme, la solidaridad con los familiares y amigos de las víctimas y la exigencia de la unidad de los partidos políticos contra esta lacra. ETA no logrará doblegar la voluntad de vivir en libertad de las sociedades vasca y española, y no impondrá su ley de la pistola. Son momentos tristes, de profunda desazón. Pero no debe cundir el desánimo. Hay que ser inflexible ante quienes siguen instalados en la ilógica del terror. No caben discursos llenos de vericuetos ininteligibles, de vaguedades bien calculadas. Se debe hacer política sólo con aquellos que desean hacerla. Quienes han optado por otras vías no pueden ser compañeros de ningún viaje. Sería bueno que determinadas formaciones tomaran en Euskadi buena nota de ello, porque parecen no comprender la imposibilidad de mezclar dimensiones distintas: la política, que se sustenta en el respeto al adversario y en el diálogo y la negociación; y la de aquellos que se valen del terrorismo para imponer sus pretensiones, ante quienes sólo cabe el rechazo más absoluto. La autonomía política de cada uno permite protestar ante determinadas sentencias judiciales o compartirlas, o sostener ideas divergentes sobre el futuro de Euskadi, pero no puede haber fisuras a la hora de enfrentarse al terror, a la barbarie en estado puro. Los fanáticos, que también aquí, como en otros sitios, son una minoría, deben encontrarse ante el muro de la unidad democrática. Es un día triste que añadir a otros muchísimos de tristeza. Pero ETA y sus palmeros no han conseguido nada hasta ahora y tampoco lo harán en el futuro, porque la inmensa mayoría de las sociedades vasca y española se sitúan frente a ellos. Hay que hacérselo notar cada día.