sábado, febrero 23, 2008

Notas al margen

Se confirman las previsiones del Gobierno. ETA ha atentado esta mañana en las inmediaciones de Bilbao con ánimo de asesinar a miembros de la Ertzaintza, policía que cuenta con el aval de la inmensa mayoría de la sociedad vasca. Quienes han colocado los cuatro kilos de explosivo cerca del repetidor de telefonía móvil del monte Arnotegi tienen bien ganado el desprecio y el rechazo absoluto de una idéntica proporción abrumadora de ciudadanos. Sólo les apoyan, y les quieren incluso según les hacen saber en sus mítines, aquellos que ven perfectamente compatible la acción política con el asesinato de cualquiera que les resulte incómodo. Los que se preguntan, con cara de asombro, por qué no pueden concurrir a las elecciones ni actuar en pie de igualdad con el resto de partidos dentro de la legalidad. De nuevo, ETA ha pretendido matar hoy, y ellos mismos se han respondido con su silencio cómplice.

No hay comentarios: