miércoles, febrero 06, 2008

Obispo auxiliar de Gernika

El obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, y su auxiliar hasta que se jubiló hace un año, Carmelo Etxenagusia, dieron a conocer ayer el nombre del sustituto de este último. El Vaticano ha optado por Mario Iceta Gabikagogeaskoa, actual vicario general de Córdoba, nacido en Gernika en 1965. La prensa de hoy recoge el perfil del nuevo obispo auxiliar, aunque con ciertas inexactitudes. Se subraya sobre todo su cercanía al cardenal Rouco Varela y al Opus Dei, y se hace especial hincapié en que no es nacionalista ni cercano a ese mundo. Iceta tiene un hermano y nació en el seno de una familia bien conocida en su localidad natal, ya que su madre fue enfermera y regentó un céntrico negocio durante muchos años. El sustituto de Etxenagusia estudió en el colegio de las mercedarias y siempre destacó por su brillantez, según aseguran quienes le conocen bien. Es médico y su vocación eclesiástica nació, precisamente, cuando estudiaba la carrera en la Universidad de Navarra. No es miembro del Opus, aunque mantiene innumerables amistades en su seno, y, como no puede ser de otra manera, comparte plenamente la doctrina de la Iglesia en las cuestiones sociales que tanta polémica han generado en las últimas semanas. Destacan sus más allegados que colaboró con la Cruz Roja durante muchos años y ejerció como médico suplente durante algunos veranos en Ibarrangelu. Es aficionado a los toros y en numerosas plazas de Euskadi es bien conocido por haber trabajado, precisamente, como doctor durante los festejos. Mantiene un contacto permanente con Gernika, donde ha dado misa en diversas ocasiones, dando muestra además durante la festividad de San Roque, patrón de la villa, de sus dotes como organista. Como dato anecdótico, tiene implantada una placa en una de sus piernas a raíz de un accidente, lo que le suele causar problemas cada vez que tiene que pasar los controles de acceso en los aeropuertos. Amigos muy cercanos destacan de él su proximidad con el PNV, partido en el que cuenta con importantes contactos y con personas muy allegadas. De Iceta se destaca su faceta humana, su brillantez como médico y su completísima preparación eclesiástica, que incluye su paso por el Vaticano. Domina varios idiomas, entre ellos el inglés y el alemán, ya que ha pasado temporadas en distintos países para hacerse con el dominio de sus lenguas respectivas. En definitiva, es una persona muy preparada desde todos los puntos de vista, que genera muchas simpatías entre quienes le han tratado de cerca en Gernika. La imagen que se está proyectando públicamente de Iceta no cuadra pues, en absoluto, con lo que se cuenta de él entre quienes le conocen bien. A partir de ahí, sólo cabe juzgarlo por su labor al lado de Ricardo Blázquez. Trabajo no le faltará, porque la Iglesia está atravesando un momento delicado políticamente, sin olvidar la falta de vocaciones, el alejamiento respecto a muchos creyentes y su siempre delicado papel en el seno de la convulsa sociedad vasca.      

1 comentario:

Anónimo dijo...

Creo que es uno de los comentarios que se aproxima más a la realidad, se ve que te has preocupado en informarte a pie de calle y has tratado de ser objetivo.

Yo en lo que le conozco añadiría el dato de cómo su familía fué superviviente del bombardeo de Gernika y que él siempre echó de menos su tierra.

ONGI ETORRI! MARIO.