lunes, marzo 31, 2008

Ha muerto Carlos Chivite

Sabía de la gravedad del estado de salud del secretario general del PSN, Carlos Chivite, pero me ha impactado la triste noticia de su fallecimiento. En julio de 2004 sustituyó en el cargo a Juan José Lizarbe tras la celebración de un agitado congreso del partido y, al principio, tendió puentes hacia UPN. Nunca terminó de contar con el pleno beneplácito de la dirección federal, tal vez por considerarlo demasiado cercano a pactar con la derecha navarra cuando los vientos políticos de la Comunidad Foral y de España soplaban ya en otra dirección. Así es como se designó a Fernando Puras para disputar la presidencia del Gobierno de Navarra en mayo del año pasado en detrimento del líder de los socialistas locales. En un primer momento se mostró escéptico ante la posibilidad de formar un ejecutivo tripartito junto a Nafarroa Bai e Izquierda Unida, aunque más tarde, cuando las negociaciones avanzaban, pareció asumir esa propuesta con mayor naturalidad. Sin duda, al final el rechazo del PSOE a ese acuerdo en contra del criterio de los socialistas navarros debió resultarle amargo. Chivite era un firme defensor del mantenimiento del actual statu quo en Navarra, rechazando casi sin concesiones cualquier acercamiento a la Comunidad Autónoma Vasca que a su juicio supusiera poner en riesgo o erosionar ese marco. Creía en un proyecto de autogobierno circunscrito a Navarra y era plenamente consciente también de que esa postura casi condena al PSN a una permanente oposición debido a la fortaleza de UPN y a la dificultad para pactar con las fuerzas vasquistas. Tuve la oportunidad de conocerlo personalmente y de entrevistarlo hará varios veranos. Acudí a la sede del PSN en Pamplona y me sorprendió tanto la sobriedad del local como la sencillez de Chivite, que en todo momento se mostró serio pero amable y accesible. Hablamos de las cuestiones nucleares del futuro de Navarra y de la coyuntura de aquel momento. También tuvimos ocasión, al final de la entrevista, de charlar sobre cuestiones menos trascendentes. Entre otras cosas, respondiendo a la curiosidad de un amigo le pregunté si tenía relación con las famosas bodegas navarras que también llevan su apellido, y, risueño, me respondió que ojalá pero que no. Me pareció un hombre de profundas convicciones, aunque abierto al diálogo, con un carácter noble. En dos palabras, muy navarro, en el mejor sentido del término. Hoy ha muerto con sólo 52 años. Había sido elegido senador en los comicios del 9 de marzo y eso le daba la oportunidad de seguir representando a una parte importante de la sociedad navarra en la Cámara Alta. Como él quería. He sentido su fallecimiento. Goian bego, descanse en paz Carlos Chivite.

No hay comentarios: