sábado, marzo 01, 2008

Notas al margen

Los comunicados de ETA son patéticos. Pocas horas después de atentar contra la sede de un partido que representa a decenas de miles de vascos, no en vano es el segundo más importante, vuelve a dar rienda suelta a su verborrea absurda a través de un comunicado. Niega legitimidad al Estado y a las instituciones vigentes en el conjunto de Euskal Herria cuando es la propia banda la que carece de la misma a los ojos de una inmensa mayoría de ciudadanos. Habla de opresión mientras atenta y asesina, de libertad mientras cercena los derechos más básicos de miles de vascos. En su enloquecimiento, pretende hacer creer que existe una Euskal Herria que comulga con sus objetivos aunque todos los resultados electorales habidos y por haber durante treinta años les desdigan. Piden la abstención porque en realidad la política nunca les ha interesado salvo como complemento y ejercicio de distracción del terrorismo. Desprecian la voluntad ciudadana, porque su ensoñación se construye y se retroalimenta por encima y al margen de la voluntad de los mismos. Y luego hablan de represión y de neofascismo. Que se miren en el espejo.    

No hay comentarios: