jueves, abril 10, 2008

Al fin, la moción

El PNV y el PSE-EE han anunciado que presentarán una moción de censura contra la alcaldesa de Arrasate, llamada paradójicamente Inocencia y que, siendo de ANV, disfraz de Batasuna, se niega a condenar el asesinato por parte de ETA de su convecino Isaías Carrasco. Según señaló la alcaldesa ayer en Radio Euskadi son los votos los que la legitiman para encabezar el consistorio, aunque se le olvidó añadir que son precisamente esos mismos votos los que dan la mayoría a la oposición. En condiciones de normalidad democrática lo lógico y deseable es que gobierne la fuerza más votada pero cuando ni tan siquiera se es capaz de condenar el asesinato de una persona, de un vecino del municipio, el resto de formaciones políticas no pueden permanecer inactivos. Agregó Galparsoro en la citada entrevista que algunos otros partidos justifican también determinadas formas de violencia por no rechazar, por ejemplo, los casos de malos tratos a detenidos por las diversas fuerzas de seguridad. No parece Batasuna la más indicada para hablar tampoco de torturas, cuando mantuvo impasible el ademán mientras Ortega Lara permanecía pudriéndose en un agujero, precisamente en Arrasate, o mientras ETA mantenía secuestrado a Miguel Ángel Blanco para asesinarlo poco después de forma cruel y absolutamente despiadada. El respeto a los derechos humanos de todos los ciudadanos debe prevalecer siempre y es necesario permanecer vigilante y actuar judicial y políticamente cuando existan indicios de que no ha sido así. Pero nada puede justificar el asesinato de ocho centenares de personas de manos de quienes dicen actuar en nombre de un país que les desprecia profundamente. ¿No habla tanto la izquierda abertzale de la "voluntad democrática" de los vascos? ¿En qué "voluntad democrática" se apoyan para callar ante los asesinatos y jalear a los asesinos cuando son detenidos? ¿No será, más bien, que pretenden imponer sus tesis por la fuerza frente a una voluntad democrática bien acreditada durante décadas? ¿No será que en Euskadi nos enfrentamos a una pretensión totalitaria que algunos todavía se niegan a reconocer en toda su gravedad? Frente a esa situación, mientras sigan considerando que el terrorismo debe suplir su falta de apoyo popular suficiente, en todos aquellos municipios donde haya mayorías alternativas ANV debe ser desalojada de las alcaldías. Se les pide bien poco. Que hagan política y no jueguen a que la hacen mientras esperan a que sea ETA la que logre imponer sus tesis mediante la fuerza.

No hay comentarios: