viernes, abril 25, 2008

Fracaso en Arrasate

Hay propuestas que se vuelven como un boomerang contra sus impulsores. La moción ética presentada en el ayuntamiento de Arrasate por el PNV y el PSE-EE ha dejado en evidencia, una vez más, el apoyo a ETA de la izquierda abertzale que dice querer participar en política pero ha dejado un regusto amargo por la impresión que queda de que, al menos numericamente, ANV ha salido victoriosa del envite. La actitud incomprensible de los ediles de Ezker Batua, así como la abstención inexplicable y puramente partidista del PP, han abocado a la derrota a una iniciativa política tan básica que se limitaba a pedir el respeto a los derechos humanos más elementales. En todo caso, antes de presentar este tipo de mociones nunca está de más sondear sus posibilidades de éxito buscando la unidad de los partidos democráticos. Probablemente hubiera habido que buscar un pronunciamiento del consistorio limitándose a reprobar la actitud de la alcaldesa y de su grupo ante el asesinato de Isaías Carrasco, como paso previo para concertar una alternativa de gestión municipal que desbancara a la primera edil. El desaguisado de ayer complica esa operación, debilitando objetivamente la posición de los demócratas y fortaleciendo a quienes sólo se preocupan de la suerte de los terroristas de ETA. La gestión política del asunto no ha sido lo eficaz que requería la gravedad del mismo. Hay concejales, sí, que por miedo o por pura mezquindad no dan la talla pero, aún así, la imagen de división de Arrasate y la derrota de la moción ética producen una profunda desazón y una sensación de no haber sabido imponerse a ANV en una cuestión tan esencial. Han fallado demasiados factores.      

No hay comentarios: