miércoles, abril 30, 2008

Las palabras de Bilbao

El diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, ha provocado un rebrote del debate abierto hace ya mucho tiempo en el seno del PNV acerca de la viabilidad futura del Gobierno vasco tripartito. Durante su intervención en un acto de la Fundación Sabino Arana, opinó, en síntesis, que la actual fórmula está ya agotada y que habría que estudiar un acercamiento al Partido Socialista. Ello le ha valido ser objeto de duras críticas por parte de algunos de los que en su día impulsaron y sostuvieron los doce años de colaboración con el PSE-EE y que tampoco tuvieron empacho, por ejemplo, en avalar la expulsión de Eusko Alkartasuna del Ejecutivo de Gasteiz en 1991 por apoyar unas mociones soberanistas en algunos ayuntamientos. Algunos de ellos son los mismos que apoyaron el pacto de gobierno municipal con el PP en el Ayuntamiento de Bilbao o se mostraron entusiasmados con José María Aznar cuando llegó al poder en 1996. Considerarse a sí mismos capacitados y legitimados para repartir pedigrí nacionalista es uno de los grandes defectos de muchos abertzales. Nadie tiene motivos para dudar ahora del sentimiento nacionalista y del compromiso de José Luis Bilbao y de tantos otros, como nadie dudó en su día de las rectas intenciones de quienes bendijeron actuaciones discutibles. El debate de ideas y de estrategias en el seno del nacionalismo vasco es sano y, probablemente, imparable. Acusar de traición o de no ser nacionalista a quien discrepa de determinadas opiniones escoradas de pronto hacia el soberanismo no es más que juego sucio producto de un súbito integrismo. Es necesario que el PNV discuta en su seno hacia dónde quiere llevar a Euskadi, pero ese debate debe producirse de forma limpia y respetuosa. Empezando por la plena aceptación de que, dentro del nacionalismo democrático, hay muchas formas de entender el país y de ser nacionalista.

No hay comentarios: