viernes, mayo 09, 2008

Habla el lehendakari

El lehendakari Ibarretxe compareció ayer en una entrevista concedida a Dani Álvarez, uno de los mejores comunicadores vascos al margen de la amistad que nos une, emitida tanto en Radio Euskadi, en una emisión especial del programa Ganbara, como en Euskal Telebista. Había expectación por conocer qué mensaje quería transmitir Ibarretxe a la sociedad vasca en un momento político de incertidumbre. Junto al conductor del programa, que únicamente falló en la elección de su corbata, estuvieron presentes, en calidad de entrevistadores, tres de los profesionales más brillantes del periodismo vasco: Ana Garbati, Luis R. Aizpeolea e Iñaki González. La emisión sirvió para constatar que el lehendakari sigue adelante con su hoja de ruta sin vacilaciones y con el apoyo de los tres partidos que componen el tripartito. A la espera del resultado de la reunión entre el mandatario vasco y el presidente Zapatero, el próximo 20 de mayo, que de puertas afuera servirá sólo para que cada cual se reafirme en sus ya conocidas posiciones, es cada vez más evidente que no se va a producir la marcha atrás en los planteamientos de Ibarretxe que algunos auguraban. Parece claro que la pugna entre los presidentes de ambos ejecutivos y, por extensión, entre el PNV y el PSOE se va a desarrollar en el campo de la gestión de los tiempos y en el de la credibilidad de cada una de las ofertas de diálogo. Los socialistas, fortalecidos por sus resultados del 9-M, apuestan por dejar pasar el tiempo hasta el pleno del Parlamento vasco con la esperanza de que el lehendakari y su partido se cuezan en su propio jugo ante las enormes dificultades y las contradicciones internas que se les pueden plantear en la gestión de la hoja de ruta. Por otro lado, desde la parte nacionalista se confía en que la ciudadanía vasca perciba desinterés y voluntad de bloqueo en la estrategia dilatoria de Zapatero y todo ello se refleje en las próximas elecciones autonómicas, que se celebrarán en la fecha más conveniente desde esa perspectiva. Ya resulta casi imposible que el citado pleno del legislativo de Vitoria se retrase ante la expectativa de un proceso de diálogo de calado que, por el momento, no va a producirse. Así las cosas, el futuro inmediato de la hoja de ruta quedará en manos de EHAK, que tiene la llave para abrir la puerta a la consulta, con todo lo que ello conlleva, o de cerrarla y forzar la convocatoria de comicios anticipados. A priori, a la izquierda abertzale le puede interesar más el primer escenario, para calibrar hasta dónde está dispuesto a llegar el PNV y porque de esa manera alarga el tiempo de su presencia institucional a nivel parlamentario que, de otra forma, quedaría finiquitada si se adelantan las elecciones. Las espadas están en alto y las soluciones de compromiso se alejan. El lehendakari no va a dar ni un paso atrás y será la acumulación de fuerzas la que dé respuesta a las incógnitas planteadas.

No hay comentarios: