viernes, junio 13, 2008

Lecturas (El caballero Hector de Sainte-Hermine)

De Alejandro Dumas nos han quedado, sobre todo, dos novelas imperecederas: "Los tres mosqueteros" y "El conde de Montecristo". Pero el escritor nos legó una sorpresa póstuma en forma de folletín por capítulos publicado en Le Moniteur Universel y que nadie había localizado hasta que lo hizo Claude Schopp, el mayor especialista en su obra. Tras el descubrimiento de "El caballero de Sainte-Hermine", extraviado e inédito hasta entonces, fue publicado en forma de libro 105 años después de que llegara por primera vez a sus lectores en la citada publicación. Tiene el sabor más auténtico y aventurero de las novelas de Dumas y por sus páginas desfilan, entre otros, Napoleón, Josefina, Talleyrand y Nelson. Es la gran novela del Consulado y del Imperio, la pieza que faltaba para completar el puzzle histórico elaborado por el gran escritor romántico francés. "El caballero de Sainte-Hermine" nos transporta de Francia al Índico, de Birmania a las costas gaditanas, de Irlanda a Italia y se adueña de la atención preferente del lector en cada uno de sus capítulos. Con el telón de fondo de una historia de amor imposible o al menos aplazado, la lucha encarnizada entre realistas y republicanos posterior a la Revolución Francesa de 1789 y las consecuencias dramáticas de ese enfrentamiento despiadado constituyen el hilo conductor de una novela muy recomendable para cualquier amante de la buena literatura. Como mera anécdota, Dumas cita a los vizcaínos en particular y a los vascos en general en el capítulo XLIX como co-descubridores de Terranova y pescadores de bacalao.

La frase: "Murió de aquel amor, pues era uno de esos amores que matan cuando no dan la vida"

Ficha técnica:
Título: El caballero Hector de Sainte-Hermine
Autor: Alejandro Dumas
Páginas: 1062
Traducción: Javier Albiñana
Edita: Círculo de Lectores (2008)

No hay comentarios: