lunes, junio 09, 2008

No nos silenciarán (Editorial de El Correo)

No es la primera vez, porque la verdad, en cualquiera de sus formas, da lo mismo impresa que en imagen o hablada, es el principal enemigo de una banda que sólo sabe de violencia y de muerte, que ha hecho de la destrucción su único y estéril discurso. ETA no tiene mayor oponente que quien contrarresta sus mentiras, sus mensajes totalitarios y sus falacias criminales y los comparte con la sociedad a la que desea dominar y anular. La realidad es su gran enemigo y contra ella pone bombas, intentando perpetuar un engaño que le permita sobrevivir. Y en esta lucha que ya tiene perdida, la información es la mejor munición contra su totalitarismo, el conocimiento es el valor supremo a defender. Una tarea en la que llevamos años empeñados, compartiendo un espacio de integridad con otros medios y muchos ciudadanos, convertidos todos en objetivos de sus acciones criminales por resistir, por oponernos a su pretensión de acabar con la democracia en nuestro país. No ha sido la primera vez que ETA atenta contra El Correo, y cada vez que lo ha hecho nos hemos reafirmado en nuestros principios y hemos redoblado nuestro compromiso con la sociedad vasca, a la que nos sentimos orgullosos de pertenecer. Y hoy sentimos, más que nunca, la obligación de defender el derecho a informar y ser informado, y la exigencia, como cualquier ciudadano de este país, de plantar cara al terror, de levantar un dique de dignidad frente a la banda terrorista. La bomba contra nuestras instalaciones en Zamudio no parará nuestra rotativa ni mucho menos pondrá mordaza a nuestra voz, la que habla por la boca de cientos de miles de vascos que lo único que anhelan es el fin de ETA.

No hay comentarios: