viernes, octubre 31, 2008

Concreciones

Los partidos vascos actúan desde hace tiempo como si hubiera comenzado la campaña electoral de las próximas elecciones autonómicas. Se esfuerzan en decir algo nuevo, en dar énfasis a sus propuestas a base de convertirlas en trascendentales para sacar a Euskadi del atolladero político en que se encuentra pero detrás de ese barniz tan aparente apenas hay letra pequeña. Tras la errónea gestión del proceso que debía llevar a una consulta el 25 de octubre, reflejada en la poca capacidad de socialización de la propuesta, el nacionalismo democrático, representando muy fundamentalmente por el PNV, ha de ser capaz de presentar nuevas iniciativas de calado de cara a los comicios, para que los votantes vascos sepan, a ciencia cierta y con exactitud, qué se propone desde ese ámbito de cara a la futura renovación del marco de autogobierno. En este último punto hay un acuerdo muy amplio: por diversas e incluso contrapuestas razones, la práctica totalidad de los partidos, a excepción del PP, coinciden en que es necesario poner en marcha un nuevo ciclo político. Partiendo de esa base, y tomando en consideración la realidad vasca y la necesidad de acuerdos amplios e integradores, resulta necesario que al menos quienes tienen posibilidades tangibles de encabezar el Gobierno vasco en los cuatro años venideros se retraten ante la sociedad detallando sus propuestas. Lo que se pide al PNV es asimismo exigible en el caso del PSE-EE. Su propuesta de reforma estatutaria debe concretarse más y los socialistas harían bien, también, en explicar cómo encaja el salto que proponen con la falta de cumplimiento íntegro de las previsiones del actual Estatuto, cuyas transferencias se siguen negociando 30 años después cada vez que al Gobierno de turno le hace falta un puñado de votos en el Congreso para conseguir determinados objetivos. Los grandes llamamientos en favor del derecho a decidir o del marco estatutario deben ir complementados por un análisis riguroso y serio de la situación actual y de los pasos a dar en el futuro. Pasos que, en todo caso, se tendrán que dar en la Euskadi de las diferentes sensibilidades y gradaciones identitarias, en la Euskadi real, y no en el país hecho a medida de cada uno que a veces se refleja en determinados posicionamientos.     

No hay comentarios: