miércoles, octubre 29, 2008

EA, en solitario

Se abre paso la idea de que Eusko Alkartasuna puede concurrir en solitario a las próximas elecciones autonómicas. Parece algo descabellado, pero es lo que se está trasladando desde ese partido a quien pregunta sobre la cuestión. Los malos resultados de sus últimas comparecencias en solitario no han servido, al parecer, para que caigan en la cuenta de que se acerca el naufragio final, el que se produce cuando un partido cae en la marginalidad electoral. Nadie puede negar una buena dosis de audacia a quienes en los tiempos que corren siguen creyendo que EA es capaz de hacer frente con unas mínimas garantías de éxito a una candidatura electoral alternativa encabezada por el lehendakari Ibarretxe, aspirante natural a la reelección para la inmensa mayoría de las bases de esa formación. Las ensoñaciones que parten de la posibilidad de recoger parte del voto huérfano de la izquierda radical se quedarán en eso, tal y como demuestra la historia reciente. EA carece de candidatos a lehendakari con el gancho suficiente tanto para evitar una huida masiva de sus tradicionales votantes hacia un PNV liderado por Ibarretxe como para seducir a aquellos cuya primera opción hubiera sido la de Batasuna o cualquiera de sus sucesoras. La concurrencia por separado del PNV y de EA podría dificultar, cuando no imposibilitar, la victoria electoral de los jeltzales, facilitando así que el PSE-EE sea el partido más votado. En ese cuadro de polarización y voto útil, con Ibarretxe y López como actores principales, la sangría de votos de EA hacia el PNV parece inevitable. Hasta el momento, con un caudal de votos cada vez más menguado, el partido de Unai Ziarreta ha estado muy sobrerrepresentado en las instituciones gracias a la coalición con el PNV. Perder posiciones en el Parlamento vasco podría ser el golpe de gracia definitivo para un partido que, a día de hoy, únicamente aspira a luchar por su supervivencia. La aparente negativa de EA a ir de la mano del PNV también puede tener otra lectura derivada, precisamente, de esa nacesidad imperiosa de que el agua no le suba más allá del cuello. Mostrarse reticentes o contrarios a la coalición en primera instancia puede ser, en realidad, un apaño estratégico para llegar reforzados a esa formula unitaria. Que nadie descarte esta última posibilidad, porque EA se ha hecho especialista en dejarse querer y en forzar las situaciones hasta el límite, poniendo cara de despreocupación aunque le invada el pánico.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues escuchando las declaraciones a Euskadi irratia del Lehendakari Garaikoetxea creo que la segunda derivada a la que aludes se abre camino.Están pasando del "para qué" al "a grandes males grandes remedios" que diría el mismo Garaikoetxea para justificar la alianza en el 2001.
Y es que el sentido común y hasta el "bien común" (todavía mas el bien de EA) no veo que deje otro camino que reeditar la coalición,no obstante,hoy por hoy,las sensaciones son mas bien las contrarias y parece dificil de cuajar la coalición tras las últimas informaciones que circulan por haí.
Aunque parezca (ahora mismo) ir contra corriente apuesto por que al final se reeditará la coalición,si bien,reconozco que hace un par de días hubiera apostado por lo contrario las palabras de este "humilde jubilado" esconden un mensaje para las bases,unas bases que parecen confusas pero que,sin duda,recojeran las palabras de Garaikoetxea como lo que todavía representa este "humilde jubilado" en EA;Una referencia de enorme peso y prestigio.
Personalmente creo que la coalición debería transformarse en algo estructural,ya que tanto la ideologia social como política de las bases es homologable (incluso comparten dos almas perfectamente ubicables indistintamente en ambas formaciones).Tanta desfachatez,manipulación y mentira que está haciéndose presente en esta prepreprecampaña debe de obtener una respuesta contundente,y cuanto menos dispersa,mucho mejor.Saludos.
XABIER INTZA.

ashet dijo...

Pues nada, ya tienes respuestas a tus dudas. EA irá en solitario.