martes, diciembre 09, 2008

Impresentable Tardà

Las palabras del diputado de Esquerra Republicana de Catalunya Joan Tardà pronunciadas en el transcurso de un acto convocado por las juventudes de su partido y en las que acompañó un viva a la república con un estridente "¡Muerte al Borbón!" han generado ríos de tinta. Sus pobres excusas, relacionando tan desafortunada expresión con Felipe V, demuestran la ligereza con la que actúa. La utilización de semejantes palabras resulta injustificable en cualquier contexto pero adquiere una dimensión especialmente grave en un país azotado por el terrorismo. Es evidente que Tardà no desea el asesinato físico del Rey pero tampoco cabe duda de lo inapropiado de su conducta. En España el sentimiento republicano está arraigando paulatinamente, por considerar que la República es una forma política más democrática y dinámica y menos restrictiva que la monarquía, ya que garantiza mejor la igualdad de todos al posibilitar que cualquier ciudadano pueda llegar a alcanzar la más alta magistratura del país sin que ésta se herede como si fuera una finca. En la actualidad, la corriente de simpatía que existe en amplias capas de la sociedad española hacia Juan Carlos I se debe más a su papel intransferible de las tres últimas décadas que a un sentimiento arraigado de adhesión monárquica. En cualquier caso, la defensa de la República se habrá de hacer desde posiciones integradoras y transversales, que permitan dar comodidad a todas las ideologías por igual. Nunca desde el sectarismo primario que parece representar un Joan Tardà que, por cierto, debe seguir manteniendo su escaño en el Congreso porque se lo han dado los ciudadanos y sólo ellos se lo pueden quitar.    

No hay comentarios: