viernes, diciembre 05, 2008

Lecturas (Un hombre en la oscuridad)

Mi devoción por la prosa de Paul Auster viene de lejos. La mayoría de sus libros me producen un deleite muy particular. Su novela más reciente, "Un hombre en la oscuridad", tampoco defrauda en absoluto. En realidad podría hablarse de dos novelas que se superponen como un guante de seda. En una el protagonista es Owen Brick, que se ve arrojado a unos Estados Unidos sumidos en una cruenta guerra civil. La otra está compuesta por un relato familiar, en la que el narrador, Auguste Brill, va dando cuenta de su vida. Es como un juego de espejos que llega atrapar por completo al lector. Lo aparente y lo real, frente a frente pero no enfrentados sino compatibles. Auster sigue mostrando su inagotable talento y su extraordinaria capacidad para dar saltos y requiebros inesperados en cada uno de sus relatos, haciendo que la lectura de sus novelas no sea un ejercicio puramente lineal, ya que lo inesperado acecha al cabo de cada una de sus frases sin caer en el efectismo vacío.     

La frase: "Lo real y lo imaginado son una sola cosa. Los pensamientos son reales, incluso las ideas de cosas irreales"

Ficha técnica:
Título: Un hombre en la oscuridad
Autor: Paul Auster
Traducción: Benito Gómez Ibáñez
Páginas: 207
Edita: Anagrama (2008)

No hay comentarios: