miércoles, diciembre 03, 2008

Un nuevo atentado contra todos

ETA acaba de asesinar en Azpeitia al empresario Ignacio Uria, responsable destacado de la empresa Altuna y Uria, que participa en las obras del tren vasco de alta velocidad. El señor Uria, de 70 años, ha sido abordado por dos individuos cuando se dirigía a almorzar a un restaurante de su localidad. Según las primeras informaciones, ha recibido al menos dos disparos, uno en la frente y otro en el pecho. Frente a semejante barbaridad sólo cabe reiterar la repulsa total y absoluta por lo acaecido y el mayor de los desprecios para los autores del asesinato y sus cómplices. Los pistoleros han puesto en su punto de mira una infraestructura ferroviaria de enorme importancia para el futuro de Euskadi, respaldada por 62 de los 75 parlamentarios que componen la Cámara vasca. Nada importa a ETA, tampoco en este caso, la voluntad ciudadana expresada a través del Parlamento. Quieren imponer sus aberrantes teorías a sangre y fuego. Pero tienen enfrente a la inmensa mayoría de una sociedad que está harta de tanto iluminado. En el caso de Azpeitia hay, además, un dato a resaltar. El PNV ganó las elecciones municipales de 2007 pero ANV encabeza el gobierno municipal con el apoyo de EA y Aralar. Ya es hora de que algunos dejen de lado sus fracasadas políticas de apaciguamiento, con las que ni siquiera han sido capaces de llegar a diagnósticos mínimos con la izquierda radical en torno a la naturaleza del problema terrorista.

No hay comentarios: