viernes, febrero 29, 2008

Elecciones generales (XIII)

Se venía reclamando un debate televisivo en el que participaran todos los grupos parlamentarios del Congreso y ayer se celebró. Fue en TVE-1, como corresponde a su función de medio público. Hay argumentos tanto para defender los debates a dos como para pedir un cara a cara colectivo como el que reunió a PSOE, PP, IU, CiU, ERC, PNV y Coalición Canaria. El español no es un sistema presidencialista sino parlamentario y el día 9 de marzo no se elige al presidente del Gobierno, ni de forma directa ni solamente entre dos candidatos. Lo que está en juego es la composición de las Cortes Generales y será el Congreso el que, de entre sus miembros, determine quién va a ser el próximo jefe del Ejecutivo. Bien es verdad que en la práctica son José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy los únicos candidatos con opciones reales pero, en cualquier caso, conviene no perder de vista la verdadera naturaleza del sistema político constitucional español que los medios están simplificando hasta límites absurdos y convirtiendo en lo q no es. Desde ese punto de vista es lógico que todas las formaciones quieran estar presentes en alguno de los debates, porque también ostentan un nivel de representatividad a tener en cuenta, aunque el lenguaje televisivo requiera de encuentros a dos para no perder agilidad ni espectacularidad. Resulta incontestable, también, el argumento de que los dos principales partidos cuentan con el apoyo de cerca del 80% del electorado. Así las cosas, parece razonable que haya debates a dos y debates en grupo. Si el que enfrentó el lunes a Zapatero y Rajoy estuvo excesivamente reglado y encorsetado, el de ayer resultó soporífero. Se quedó en una sucesión de discursos inconexos elaborados a partir de eslóganes. Particularmente desafortunada fue la intervención del candidato canario, Fernando Bañolas, que se limitó a leer las notas que llevaba preparadas con una voz ronca que no le ayuda demasiado a la hora de comunicar sus ideas. Lo único positivo fue la visualización de la pluralidad política española. Por lo demás, apenas hubo debate. Ramón Jáuregui, Esteban González Pons o Josu Erkoreka, por ejemplo, tienen cualidades políticas, intelectuales y oratorias bien demostradas pero las píldoras de un minuto les impidieron desarrollar cualquier argumento, por simple que fuera. Habrá que buscar nuevas fórmulas, porque lo de ayer no fue un debate sino un simulacro. 

jueves, febrero 28, 2008

Citas


"Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo"

Benjamin Franklin (1706-1790)

miércoles, febrero 27, 2008

La tregua del 98

La videoteca es implacable con quienes mantienen ahora un discurso antiterrorista que es contradictorio con el que practicaron cuando gobernaban. Atacan sin piedad al presidente Zapatero por actuar separando por primera vez el diálogo político entre partidos y la negociación con ETA acerca de las armas, los presos y los huidos de la justicia, cuando hasta esta legislatura todos los intentos por lograr la paz en Euskadi pasaban por hablar directamente con la banda sobre cuestiones políticas. La eficacia antiterrorista requiere de la unidad de todos y de menos demagogia. Es lo que piden quienes a diario padecen la intolerancia y la presión de los violentos.

martes, febrero 26, 2008

Elecciones generales (XII)

No ha habido KO pero Zapatero ha estado mejor que Rajoy en el debate. Se le ha visto más relajado, más didáctico, más respetuoso con su contrincante y, sobre todo, con más argumentos en las principales cuestiones objeto de controversia. Si Rajoy le atacó con la situación económica de los más desfavorecidos, el presidente replicó recordando el "Decretazo", la congelación salarial de los funcionarios o la falta de medidas efectivas contra el redondeo en tiempos de los gobiernos del PP, de los que su oponente fue miembro muy destacado. Cuando Rajoy criticó que España se ha convertido en un "coladero" de inmigrantes, el dirigente socialista mencióno las masivas regularizaciones de la época de Aznar, con el actual presidente de los populares como ministro de Interior, en las que se dio por buena cualquier factura de hotel o incluso un bonobús para dar los papeles correspondientes a los foráneos. Por si fuera poco, no parece estar muy cerca de las clases trabajadoras quien ni siquiera sabe qué es un bonobús y pone cara de aturdido cuando se le menciona. Zapatero flaqueó frente a las críticas de haber cedido ante ETA y de "agredir" a las víctimas del terrorismo. No hubiera estado de más que recordara a su contrincante que el actual ha sido el primer y único Gobierno que ha establecido una metodología que pasa, precisamente, por dialogar de cuestiones políticas sólo con partidos políticos con una representatividad tasada, dejando para ETA las cuestiones de entrega de armas, presos y huidos de la justicia. Los anteriores Ejecutivos, incluso el de Aznar, hablaron de cuestiones políticas directamente con la banda terrorista intentando buscar un arreglo. El día en que, por fin, se acabe con la violencia en Euskadi será la doble vía ensayada en la legislatura que acaba la que deberá emplearse para desmantelar a ETA e incorporar a la izquierda abertzale a la vida política democrática. Si en esta ocasión no se ha podido avanzar en esa dirección ha sido, precisamente, porque ETA quiso inmiscuirse e imponerse en el plano político y ni el PSOE ni el PNV se lo permitieron. Por tanto, más allá de los errores cometidos al hacer determinadas declaraciones ante la prensa, por clamorosos que pudieran ser, la actuación de Zapatero en el proceso de paz, desde el punto de vista de las cuestiones de fondo, ha sido impecable y no tiene de qué arrepentirse. Respecto a las víctimas, su sensibilidad es plural y su posición política también y, en cualquier caso, acusar al presidente de agredirlas es profundamente injusto, porque le guiaba una voluntad auténtica de lograr la paz sin hacer cesiones políticas en lo sustancial. Quien participó en un Gobierno que acercó a decenas de presos de ETA a Euskadi durante la tregua de 1998-99 debería saberlo. Siguiendo las pautas de su actuación parlamentaria en estos cuatro últimos años, Rajoy sobreactuó en la mayoría de cuestiones planteadas, dibujando un panorama catastrófico en el que España está a punto de romperse, de caer en la ruina económica y con la delincuencia campando a sus anchas por culpa de los inmigrantes. Se ha criticado a Zapatero por haber mirado demasiado al pasado, pero hizo lo que debía porque Rajoy no es nuevo en las lides gubernamentales. Durante ocho años fue ministro de Administraciones Públicas, de Educación y Cultura, y de la Presidencia, así como vicepresidente del Gobierno. Contrastar sus actuaciones de entonces con sus palabras, promesas y compromisos de ahora parece un ejercicio lógico ante quien pretende presentarse como garantía de confianza. El máximo dirigente del PP llegó a decir que el de Aznar no fue "su" Gobierno, como si, a pesar de no haberlo presidido él, no hubiera sido uno de sus más destacados responsables. A pesar de los alegatos de los responsables del PP en defensa de su líder, Mariano Rajoy perdió ayer frente a Zapatero, como le ocurrió hace unos días a Pizarro ante Solbes. Todas las encuestas, desde las de El Mundo y Antena 3 hasta las de La Sexta y Cuatro, lo confirman. Dentro de una semana Rajoy tendrá que volver a sentarse cara a cara con Zapatero a sabiendas de que se juega su última oportunidad. Si pretende imponerse jugando con la crispación y con los excesos verbales se equivocará de lleno, aunque será coherente con su estilo en la oposición. Ese mismo estilo que pretendían disimular durante la campaña electoral ofreciendo una cara más amable y moderada pero que, al final, siempre vuelve porque han hecho del mismo su principal seña de identidad.

lunes, febrero 25, 2008

Elecciones generales (XI)

Toda la atención de la jornada de hoy está centrada en el debate de esta noche entre Zapatero y Rajoy. Teniendo en cuenta la estrechez del margen que puede separar en este momento las aspiraciones de los dos principales candidatos, se está cuidando hasta el mínimo detalle en el plató que la Academia de la Televisión ha montado en las instalaciones de Ifema. Si no se producen grandes cambios respecto a lo que ya conocemos, Rajoy asegura un suelo sólido en su intervención mientras que Zapatero es mucho más imprevisible. El presidente decía ayer en un diario que se conforma con un empate. No sería mal resultado para él. La ventaja que el PSOE tiene en las encuestas, por pequeña que sea, podría consolidarse de esta manera. Quien tropiece esta noche cargará sobre sus espaldas durante los próximos días el peso del perdedor y aparecerá debilitado a ojos de muchos votantes. Es lo que le está ocurriendo a Manuel Pizarro. Hizo una entrada llena de ímpetu en política pero se le nota tocado tras su enfrentamiento con Solbes. Zapatero, dado a improvisar, es capaz de lo mejor y de lo peor ante las cámaras, y aunque sus asesores se hayan esforzado en atarlo en corto el componente humano siempre juega un papel fundamental en este tipo de confrontaciones en directo. Del líder del PP no caben esperar grandes sobresaltos, pero ésa es su fortaleza y su debilidad. Las opciones están muy abiertas y millones de espectadores, entre ellos una cantidad importante de indecisos o de desinteresados por la política, se colocarán ante el televisor muy atentos.

domingo, febrero 24, 2008

Agenda de la semana

25 de febrero, lunes: Entrevista de análisis electoral en la Cadena Ser-Euskadi (19.30)
Otsailak 26, asteartea: Euskadi Irratiko solasaldi politikoa, Imanol Muruarekin batera (9:00)
26 de febrero, martes: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a Manuel Rico, Iñaki Iriondo y Jordi Sánchez (22.30)

sábado, febrero 23, 2008

Notas al margen

Se confirman las previsiones del Gobierno. ETA ha atentado esta mañana en las inmediaciones de Bilbao con ánimo de asesinar a miembros de la Ertzaintza, policía que cuenta con el aval de la inmensa mayoría de la sociedad vasca. Quienes han colocado los cuatro kilos de explosivo cerca del repetidor de telefonía móvil del monte Arnotegi tienen bien ganado el desprecio y el rechazo absoluto de una idéntica proporción abrumadora de ciudadanos. Sólo les apoyan, y les quieren incluso según les hacen saber en sus mítines, aquellos que ven perfectamente compatible la acción política con el asesinato de cualquiera que les resulte incómodo. Los que se preguntan, con cara de asombro, por qué no pueden concurrir a las elecciones ni actuar en pie de igualdad con el resto de partidos dentro de la legalidad. De nuevo, ETA ha pretendido matar hoy, y ellos mismos se han respondido con su silencio cómplice.

viernes, febrero 22, 2008

Elecciones generales (X)

Manuel Pizarro no es tan fiero como aparentaba. Se achicó e incluso pareció asustado por momentos en el debate que ayer lo enfrentó a Pedro Solbes en Antena 3. Aunque el cara a cara se convirtió en una cascada de cifras un tanto ininteligibles para muchos ciudadanos, el actual vicepresidente del Gobierno se mostró más sólido y seguro que su contrincante. El ex dirigente de Endesa recurrió constantemente a la "chuleta" que sus asesores le tenían preparada y no estuvo nada convincente en su pretendida defensa de quienes tienen dificultades para llegar a fin de mes. Es difícil que un multimillonario como él aparente estar realmente preocupado por aquellos que tienen que gestionar correctamente cada euro para poder sobrevivir. Tampoco le ayudó la demagogia mostrada al mencionar las obras de Fernández Bermejo en su vivienda oficial o la financiación que hasta ahora recibía ANV por los votos obtenidos en las elecciones municipales y forales del año pasado. El zarpazo de Solbes respecto a una supuesta defensa por parte de Pizarro del sistema privado de pensiones chileno, impulsado por Pinochet, dejó aturdido al candidato del PP, que sólo acertó a negar que hubiera hecho semejante afirmación, ante lo que el número tres del Gabinete de Zapatero exhibió una fotocopia de un ejemplar del diario El Mundo de 1994 en el que se recogían sus palabras. Las recientes palabras de Eduardo Zaplana poniendo en duda la consistencia del sistema financiero español también desgastaron a Pizarro, y Solbes estuvo acertado al acusar al PP de parecer interesado en que la economía española se desmorone. Es dudoso que el debate de ayer cambie la orientación del voto de casi nadie pero sí pudo servir para reforzar a los simpatizantes socialistas o a quienes prefieren al PSOE antes que al PP en una materia en la que el Gobierno no tiene el viento a su favor. La imagen tan trabajada de Pizarro como hombre sin fisuras, de verbo tremendamente eficaz, quedó dañada ayer. Solbes se ganó seguir en su puesto en caso de victoria socialista. El lunes es el primer turno del presidente Zapatero. Ya tiene un espejo en el que mirarse.    

jueves, febrero 21, 2008

Elecciones generales (IX)

Por fin llega la campaña electoral. Tras los interminables prolegómenos, cuesta creer que queden muchas promesas en la chistera. El núcleo de los mensajes de cada formación ya se conoce bien a estas alturas y resta por ver cómo se desarrollan a lo largo de los próximos quince días las iniciativas expuestas hasta el momento. La igualdad en los resultados que anuncian las diferentes encuestas hace que cada gesto, cada declaración, cada promesa, cada error o acierto y, ni qué decir tiene, cada debate entre los dos principales candidatos cobre una importancia casi crucial. No obstante, a pesar del virtual empate reflejado por la demoscopia, es el PSOE el que empieza la carrera con cierta ventaja, por mínima que sea. En cualquier caso, Rajoy se está mostrando más incisivo hasta el momento y sólo el temor de buena parte de la ciudadanía de sensibilidad progresista a una posible vuelta al poder de gente como Acebes o Zaplana puede engordar la cuenta de resultados de los socialistas el 9 de marzo. El presidente Zapatero no está acertando a hora de transmitir entusiasmo a su electorado potencial y en demasiadas ocasiones aparece a la defensiva. Los nubarrones que se ciernen sobre la situación económica y el reflejo que ello empieza a tener en los bolsillos de muchos ciudadanos contrastan con el optimismo de un Gobierno que debería ser más prudente a la hora de confrontar la macroeconomía con lo doméstico. De todas maneras, tampoco le será fácil al PP convencer a buena parte de los votantes de que es un partido que prioriza lo social o defiende con particular entusiasmo los intereses de los asalariados. Afortunadamente, parece que el resultado electoral se va a decidir en buena medida en cuestiones que atañen directamente al común de los ciudadanos y no como consecuencia de un interminable cruce de reproches absurdos, y lesivos para los intereses que PSOE y PP dicen defender, sobre la política antiterrorista o la unidad de España, por ejemplo.      

miércoles, febrero 20, 2008

Notas al margen

Sorprende, cuando menos, que quienes se desgañitan en Euskadi negando que haya democracia ensalcen los "logros" de la dictadura cubana cuando Fidel Castro anuncia su marcha. Se niegan a asumir que están fuera del juego político no por ser independentistas, hay otros que también lo son e incluso gobiernan, sino por compartir estrategia con una banda terrorista, a la que llevan apoyando sin disimulo desde hace tres décadas, a pesar de lo cual han podido actuar en la legalidad desde 1978 hasta 2003. No ven democracia donde, a pesar de las imperfecciones, existe un pluralismo político casi endiablado y cantan las alabanzas de un sistema de partido único. ¿Será ése el "socialismo" que quieren implantar en Euskadi?     

martes, febrero 19, 2008

Elecciones generales 1977

Las cosas han cambiado mucho, muchísimo, y para bien, desde aquel ya lejano 1977 en que el pluralismo político se abría camino en España tras cuatro décadas de dictadura. La forma en que los partidos hacen llegar sus mensajes han evolucionado también hasta dejar casi irreconocibles las artesanales fórmulas televisivas de entonces. Treinta años no son nada en términos históricos, pero han dado para mucho.

lunes, febrero 18, 2008

Kosovo y Euskadi

El parlamento de Kosovo declaró ayer a las 15.48, de forma unilateral y por unanimidad, la independencia de esa provincia serbia. Esta mañana los quince países integrantes del Consejo de Seguridad de la ONU no han sido capaces de establecer una posición común ante el nacimiento del que sería el estado número 193 del mundo. Francia, Estados Unidos, Reino Unido y Alemania, principales valedores internacionales de la declaración del legislativo kosovar, continúan trabajando para allanar el camino del reconocimiento de la independencia, aunque están encontrando importantes resistencias encabezadas, principalmente, por Rusia. Serbia rechaza de plano cualquier tipo de compromiso basado en la división de su territorio y países como España o Chipre también se han negado a dar su beneplácito a lo aprobado en Pristina pensando, sobre todo, en sus respectivas situaciones internas. Kosovo era parte de Serbia desde el siglo XIII y fueron las migraciones y las guerras las que dieron la mayoría a la población musulmana a comienzos de la pasada centuria. La chispa del desencuentro comenzó a prender cuando Slobodan Milosevic, entonces máxima autoridad serbia, acabó con la autonomía kosovar, provocando la creación de la guerrilla separatista UCK en 1997-98 y los bombardeos de la OTAN sobre Belgrado en 1999. Una vez caído el régimen de Milosevic, Kosovo ha permanecido sin entidad jurídica definida, administrado por la ONU y protegido por 16.000 soldados de la Alianza Atlántica. Con la separación de Kosovo culmina, en principio, la desmembración de Yugoslavia, aunque abre, precisamente, un escenario imprevisible en Bosnia-Herzegovina, donde el mantenimiento de los frágiles acuerdos de Dayton de noviembre-diciembre de 1995 se antoja extremadamente difícil por la pretensión de los serbios, avivada por la declaración kosovar de independencia, de optar por su segregación de un país del que controlan más del 50% del territorio. En definitiva, el de ayer puede no ser el último capítulo del drama balcánico, sino uno más. El enrocamiento casi obligado de Serbia puede alejarle de la Unión Europea a pesar de la reciente y agónica victoria electoral del proeuropeo Boris Tadic y ser caldo de cultivo para quienes apuestan por el radicalismo en ese país, que no son pocos. Nada más concretarse la independencia de Kosovo muchos focos se han puesto a mirar a Euskadi. Las declaraciones del presidente ruso, Vladimir Putin, advirtiendo del precedente kosovar para el caso vasco han levantado ampollas en España. Mientras, desde el ámbito nacionalista y del tripartito de Vitoria se saluda el nacimiento del nuevo estado como prueba inequívoca de que la aplicación del derecho de autodeterminación está perfectamente vigente en Europa en 2008. Al margen de esa declaración de principios, quien pretenda establecer paralelismos entre Kosovo y Euskadi se verá obligado a utilizar la brocha más gorda porque hasta el más miope de los observadores podría detectar, desde lejos, innumerables diferencias, lo cual no es obstáculo para que cada cual defienda las posiciones que desee para el futuro de los vascos. Se pueden mencionar las más evidentes. La primera diferencia es la histórica, ya que la de Kosovo es una división más dentro de la implosión de un Estado como el yugoslavo que dio origen, además, a guerras y a operaciones de limpieza étnica. En segundo lugar, el juego de mayorías no permite, tampoco, establecer comparaciones. La apuesta independentista ha sido unánime entre los kosovares y en Euskadi ni lo es ni lo ha sido nunca. Es más, ni siquiera existe acuerdo para llegar a conformar una única comunidad autónoma entre la CAV y Navarra, dentro de lo permitido por la legalidad vigente. El sentimiento nacional vasco es minoritario en Álava y Navarra, y más aún en Iparralde. Quienes apuestan por la independencia de Euskadi tendrán que explicar cómo pretenden hacer viable su reivindicación con ese panorama tan diverso. Las instituciones actuales, además, cuentan con plena legitimidad ciudadana en el caso vasco y representan, perfectamente, las diferentes sensibilidades que coexisten en la sociedad. Las relaciones entre Euskadi y España y la mutua influencia de unos sobre otros nada tienen que ver, tampoco, con las de Kosovo y Serbia. Lo ocurrido en el nuevo país balcánico es una buena prueba de lo que puede ocurrir cuando un estado pretende anular a una de sus partes con personalidad propia y diferenciada. En Euskadi, por ejemplo, el proceso de deslegitimación del Estado se aceleró en gran parte del siglo XX justo cuando los regímenes autoritarios de cada momento pretendían ahogar la expresión más básica de lo vasco. A partir de ahí, en democracia todas las opciones deben estar abiertas por si algún día una mayoría amplia, homogénea e indiscutible de un país opta por determinado camino. Pero eso sólo se producirá si el estado de turno actúa de una manera tan equivocada y ciega que genere un desafecto irreversible. Eso no ha sucedido hasta ese nivel en el caso vasco y mucho menos en todos los territorios de Euskal Herria. Por tanto, se imponen soluciones de compromiso. Si la voluntad ciudadana fuera en esa dirección, crear órganos de cooperación entre la CAV y Navarra y formar una eurorregión con un hipotético Departamento vasco en Francia sería un paso histórico que permitiría aunar o superponer una visualización de la pluralidad de lo vasco o vasco-navarro con el respeto hacia el statu quo vigente, sin necesidad de romper nada y creando instrumentos de colaboración eficaces. Ese es el punto en que se encuentra Euskadi y el horizonte real que puede tener. Los paralelismos con Kosovo están muy bien para alimentar a determinados electorados y para hacer política-ficción, pero nada tienen que ver con la realidad, con la terca realidad de los vascos.

domingo, febrero 17, 2008

Agenda de la semana

Otsailak 19, asteartea: Euskadi Irratiko solasaldi politikoa, Imanol Muruarekin batera (9:00)
19 de febrero, martes: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a Manuel Rico, Iñaki Iriondo y Joseba Santamaría (22.30)
Otsailak 20, asteazkena: ETB-1eko Kalaka saioko solasaldia, Garbiñe Biurrun, Andoni Unzalu, Iñaki Antiguedad, Martin Garitano eta Arantxa Azurzarekin batera (22:00)
22 de febrero, viernes: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a Luis Álvarez Pousa y José Antonio Díez Alday (22.30)

sábado, febrero 16, 2008

Euskarazko hedabideen etorkizuna

Euskararen Aholku Batzorde berriaren barne-antolaketa lanak abian dira jada. Aurreko asteazkenean Donostiako Kursaalean egin zen hedabideen etorkizunaz hausnartzeko eta ildo berriak jorratzeko eratutako batzordearen lehen bilera. Arlo honetan asko egin da azken bi hamarkadotan, baina erronka berriak nonahi ari dira agertzen. Interneten beraren gero eta indar handiagoak, adibidez, zenbat estrategia zaharkituren gaineko eztabaida pizteko balio dezake. Euskara gizarteratzeko ohiko bideek, eta horiei zuzendutako diru-laguntzek, eman dute, ziurrenik, eman zezaketen ia guztia eta orain helburu eta bitarteko berriak behar dira noizbait lortutako eraginkortasuna ez galtzeko eta hortik aurrera jotzeko. Erdarazko hedabideak jaun eta jabe diren gizarte mediatikoan, euskarak bere esparruari eutsi behar dio, eta hazi, egindakotik baliagarrien denari eutsiz eta norabide berriak mahai gainean jarriz. Prentsa idatziaren nagusitasuna zalantzan jartzen duenik bada aurrera begira, teknologia berriek ematen dituzten aukera guztiak sendo aintzat hartu beharra azpimarratuz. Euskarazko hedabideek indartsuagoak, ez hain atomizatuak hain zuzen, eta dauden behar errealei begirakoak izan beharko lukete. Arinagoak zenbait kasutan, batez ere irakurri behar badira, eta inguruko gizarteetan interesa eragiten duten gai guztiei lotutakoak. Gazteei begira Interneten ahalegin berezia egin beharko da, telebista kate tematikoei ere lekua eginez, eta tokian tokiko argitalpenen maiztasuna asterokora eramanez, jantziagoak eta benetako eskaeraren araberakoak izan daitezen. Euskara desideologizatzea ere lagungarri izan daiteke, kirola edo prentsa arrosa bezalakoei indarra emanez. Era guztietako astuntasuna kendu behar zaio hizkuntzari, gizartean duen eragina handitu nahi bada. Edonoren eskura jarri, gustagarri egiteko moduan. Euskadi Gaztearen esperientzia arrakastatsuak asko lagun dezake zertaz ari garen azaltzeko. Hasteko behintzat, hausnarketa sakona egiten ari da Euskararen Aholku Batzordea arlo honetan, orain arteko estrategiak moldatzeko asmoz. Izango da oztoporik bidean, baina hizkuntza bere gaur egungo lubakietatik atera nahi bada, astindutxoa eman beharko zaie orain arteko ustezko egia oso eta borobiletako askori. 

viernes, febrero 15, 2008

Citas


"Demasiado poco valor es cobardía y demasiado valor es temeridad"

Aristóteles (384-322 a.C.)

jueves, febrero 14, 2008

Evitar problemas

La jornada de huelga convocada para hoy por Batasuna y sus herederos se está saldando con un fracaso en el conjunto de la Comunidad Autónoma Vasca y Navarra. En Bizkaia ha sido en las comarcas de Busturialdea y Lea Artibai donde más se ha notado el parón de actividad, sobre todo en el comercio, mientras que en muchos pueblos de Gipuzkoa sí se ha dejado sentir un cierto seguimiento, así como en puntos muy concretos del norte de Álava y Navarra. En cualquier caso, queda demostrado que la inmensa mayoría de la ciudadanía vasca no comparte la visión apocalíptica de los convocantes, que hablan nada más y nada menos que de estado de excepción. En los casos que mejor conozco por mera proximidad, el eslabón más débil ante los piquetes, el de los comerciantes, ha cerrado sus negocios simple y llanamente por miedo. Personas muy alejadas de cualquier planteamiento de la izquierda abertzale, incluso no nacionalistas, han optado hoy por bajar sus persianas porque se sienten atemorizados y creen que el mal menor es sumarse a una huelga cuyas motivaciones no comparten en absoluto. Por eso le es mucho más difícil a Batasuna lograr que la huelga tenga eco en los núcleos de población más importantes, porque el uso y el abuso de las estrategias de intimidación es mucho menos efectivo. Romper el cerco del miedo no es fácil en los pueblos pequeños, aunque las asociaciones de comerciantes deberían actuar de manera más decidida en estos casos. El reconocimiento de que se actúa por temor refleja la situación de una parte importante de la sociedad vasca, que quiere pasar inadvertida políticamente y no tener problemas. Por eso, en muchos de los municipios en los que la huelga ha tenido eco a pesar de que la izquierda abertzale sea minoritaria, el cierre de tiendas o bares no es sinónimo de adhesión a los argumentos esgrimidos por los sucesores de Batasuna, sino del miedo generado por un clima de coacción. Trabajar hoy ha sido en Euskadi un gesto de compromiso por la paz y la libertad, en favor de que cada uno pueda expresar libremente sus ideas sin que nadie le amenace. Y la gran mayoría de ciudadanos, a pesar de ese clima asfixiante que la izquierda radical se empeña en extender, ha dado ejemplo. Lo contrario nos acerca, cada vez más, a Sicilia.

miércoles, febrero 13, 2008

Notas al margen

El proceso de paz más criticado por la oposición ha sido, de forma paradójica, el que establecía que no hay nada que negociar a nivel político con ETA y que, en todo caso, era Batasuna, con el único peso de sus votos, la que debía participar en un diálogo de ese tipo mientras la banda se ceñía a las cuestiones que le atañen de forma directa: los presos, los huidos de la justicia y las armas. En los anteriores intentos para traer la paz a Euskadi los gobiernos de turno, de UCD, PSOE y PP, establecieron contacto directo con la organización terrorista para intentar dar salida a las demandas políticas de la izquierda abertzale. Sin embargo, cuando la metodología, sobre el papel al menos, ha sido la más razonable, no se ha dado respiro al Ejecutivo de Zapatero acusándole de pagar determinados precios que se han demostrado falsos.    

martes, febrero 12, 2008

Elecciones generales (VIII)

A la espera de si finalmente hay acuerdo entre el PSOE y el PP sobre los debates electorales en televisión, Cuatro ha ofrecido en los últimos días sendas entrevistas con José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy realizadas por Iñaki Gabilondo. El jueves pasado, el presidente del PP hizo su habitual discurso catastrofista pero llegó al espectador mejor que su principal contrincante. Mostró una mayor energía a la hora de defender sus argumentos y pareció estar más seguro de sí mismo ante las cámaras que el presidente del Gobierno. Todo ello, a pesar de ser consciente de que comparecía en una cadena no afín y de que su entrevistador le hizo un marcaje en corto. A pesar de la falta de concreción de algunas de las ideas principales que ha lanzado a lo largo de la precampaña, Rajoy parecía seguro de sí mismo y capaz de hacer frente a las preguntas más comprometidas. El tono de la entrevista con Zapatero de ayer fue bien distinto. El jefe del Ejecutivo se alargó en exceso en la mayoría de sus respuestas y ofreció una visión tan edulcorada de la realidad que a veces parecía no tener del todo los pies en el suelo. Su visión de la realidad en Euskadi es una buena muestra. Afirmó con rotundidad que el fin del terrorismo está más cerca que antes del proceso de paz, que ETA está más debilitada y que el 99% de los vascos rechazan la violencia. Para cualquiera que viva a pie de calle en el País Vasco tales aseveraciones parecen excesivamente optimistas. El PP le pisa los talones en las encuestas y, a pesar de defender la alegría en la acción política, Zapatero deberá mostrarse más audaz y decidido de aquí al 9-M para alejar el riesgo de verse superado en el último tramo de la campaña por los populares. Los de Rajoy están echando mano del populismo, haciendo un hueco importante en su agenda a cuestiones como las de la inmigración y la seguridad ciudadana, que preocupan a amplios sectores sociales, y, a pesar de hacerlo de forma demagógica, están sabiendo marcar el ritmo mientras el PSOE se muestra un tanto timorato y poco pedagógico en la defensa de sus planteamientos. El Gobierno ha tenido un problema muy importante de comunicación a lo largo de la legislatura y el propio presidente parece a veces presa de ese déficit. Si quiere movilizar a su electorado, y parece que va a tener necesidad de hacerlo, tendrá que mostrarse más contundente y menos risueño.          

lunes, febrero 11, 2008

Coacción

Vuelve a las calles vascas el clima de coacción en estado puro. Se anuncia para el próximo jueves día 14 una jornada de huelga general sobre todo, al parecer, para protestar contra la ilegalización de ANV, ya que en las pintadas que he podido ver a diestro y siniestro ni se menciona al PCTV. Nuevamente se habla de "estado de excepción", de "ataque frontal contra los derechos de Euskal Herria", de "agresión contra el independentismo" y de topicazos similares sin ningún fundamento en la realidad. Es una muestra más del mundo paralelo al del resto de los vascos en que viven los militantes y simpatizantes de la izquierda abertzale. Justificar el asesinato del rival político debe ser, a su juicio, un síntoma de rebosante salud democrática, mientras que quedar al margen de la legalidad precisamente por ello, y no por defender la independencia ni ninguna otra idea, supone la demostración del carácter totalitario del Estado. Ellos definen cuáles son las supuestas agresiones contra Euskal Herria, al margen de lo que la mayoría de ciudadanos de esos territorios opinen a través de sus representantes legítimos. Tienen un sentido patrimonialista de la sociedad vasca, actúan de forma totalitaria porque quieren imponerle un proyecto político concreto mediante el uso de la fuerza, aun a sabiendas de que la mayoría no lo comparte, y se creen los intérpretes infalibles de los deseos de los vascos a pesar de que la realidad de las urnas les desdiga desde hace tres décadas. Ese es, precisamente, el núcleo del problema en Euskadi. Que existe una mayoría silenciosa que por no tener problemas en su vida diaria no se atreve a reconocer la existencia de un totalitarismo vasco. Es muy fácil diagnosticar ese tipo de situaciones y de comportamientos cuando se producen lejos, pero es bien difícil plantarles cara cuando afecta a nuestros familiares, a nuestros vecinos o a nuestros amigos. Se trata de hacerles ver con claridad que sus ideas deben ser defendidas pacíficamente, como las de los demás, y que es su defensa del terrorismo la que les deslegitima y les coloca enfrente de todos los que están dispuestos a dirimir sus diferencias políticas sólo en las urnas. Este jueves muchos negocios de pueblos pequeños y medianos cerrarán por miedo. Ya se está generando el clima para ello. Pintadas por doquier abren paso a la coacción. Una vez más quienes las hacen se están retratando. Que hagan política sin ventajismos, con sus votos, olvidándose de amenazar a nadie, y Euskadi habrá dado un gran paso hacia la normalidad. También para la de ellos.   

domingo, febrero 10, 2008

Agenda de la semana

Otsailak 12, asteartea: Euskadi Irratiko solasaldi politikoa, Imanol Muruarekin batera (9:00)
12 de febrero, martes: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a Iñaki Iriondo, José Félix Azurmendi y Ana Garbati (22.30)
14 de febrero, jueves: Tertulia del programa Hoy por Hoy de la Cadena Ser, dirigido por Carles Francino (8.00)

sábado, febrero 09, 2008

León, ciudad mágica

Una parte de mi corazón está siempre en León, donde he pasado y espero seguir pasando momentos inolvidables y donde están algunas de las personas que más quiero. Sólo en una ciudad tan hermosa podrían llamar hostal a un monumento impresionante como San Marcos. Merece muchísimo acercarse y conocerla. Pasear por el Húmedo, perderse por la Calle Ancha hasta encontrarse con la Catedral, una auténtica joya, o participar del bullicio de la Avenida de Ordoño II y de la Gran Vía San Marcos. Y, sobre todo, disfrutar de su gente. De mi gente.

viernes, febrero 08, 2008

Elecciones generales (VII)

En la Puerta del Sol de Madrid veo a unos jóvenes del PP fogueándose en el arte de la oratoria en un pequeño atril instalado para la ocasión. Ante la mirada y los tímidos aplausos de unos escasos ciudadanos, la mayoría de edad avanzada, y la indiferencia del gentío que cualquier tarde de viernes cruza las calles Preciados y del Carmen arriba y abajo, los representantes populares intentan explicar las propuestas de su partido en materias como la seguridad ciudadana o la economía. Lo hacen con cierta soltura y pose grave, atacando con los ya consabidos latiguillos al presidente Zapatero y a su Gobierno. El acto me produce curiosidad. Casi de manera inconsciente estoy esperando a que desde cualquier esquina aparezcan los omnipresentes seguidores de la izquierda abertzale a reventar el acto. Enseguida caigo en la cuenta de que estoy en Madrid, y de que no recuerdo haber visto nunca antes a miembros del PP hablando a pie de calle sin que se produzca algún tipo de incidente. Es porque vivo en Euskadi. Eso hace que sea toda una novedad lo que acabo de presenciar. Paseo por delante del Congreso de los Diputados. Las luces están apagadas y no hay actividad. Recuerdo los importantes acontecimientos políticos de los que he podido ser testigo en los últimos años en la Cámara Baja. La investidura del presidente Zapatero, varios debates sobre el estado de la nación y la sesión en la que el lehendakari presentó el plan que llevaba su nombre, entre otros. Ha sido una legislatura intensa en lo profesional. He podido ver de cerca momentos y actitudes brillantes y otros que en nada ayudan a prestigiar la política como factor de entendimiento entre diferentes. En un mes, el Congreso tendrá nueva composición y la actividad bullirá de nuevo. La democracia se sustenta en la participación ciudadana, en la implicación individual, para hacer de la cosa pública un gran proyecto colectivo. Cada cual debe defender las ideas en las que cree, y debe hacerlo con pasión y con argumentos. Y cuando hablen las urnas tiene que acatar la voluntad mayoritaria, ayudando a hacer país desde una oposición constructiva. Es el juego democrático en permanente transformación. Aterrizo en Loiu dando vueltas en la cabeza a estas cuestiones. Qué sencillo parece que se sepan respetar las ideas ajenas, que nadie esté amenazado por pensar de una manera determinada. Y qué difícil resulta en algunos lugares que eso se convierta en realidad.  

jueves, febrero 07, 2008

Citas


"No te creas que la experiencia lo hace todo más fácil. Cuanta más experiencia tienes más te das cuenta de todas las opciones que hay"


Orson Welles (1915-1985)

miércoles, febrero 06, 2008

Obispo auxiliar de Gernika

El obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, y su auxiliar hasta que se jubiló hace un año, Carmelo Etxenagusia, dieron a conocer ayer el nombre del sustituto de este último. El Vaticano ha optado por Mario Iceta Gabikagogeaskoa, actual vicario general de Córdoba, nacido en Gernika en 1965. La prensa de hoy recoge el perfil del nuevo obispo auxiliar, aunque con ciertas inexactitudes. Se subraya sobre todo su cercanía al cardenal Rouco Varela y al Opus Dei, y se hace especial hincapié en que no es nacionalista ni cercano a ese mundo. Iceta tiene un hermano y nació en el seno de una familia bien conocida en su localidad natal, ya que su madre fue enfermera y regentó un céntrico negocio durante muchos años. El sustituto de Etxenagusia estudió en el colegio de las mercedarias y siempre destacó por su brillantez, según aseguran quienes le conocen bien. Es médico y su vocación eclesiástica nació, precisamente, cuando estudiaba la carrera en la Universidad de Navarra. No es miembro del Opus, aunque mantiene innumerables amistades en su seno, y, como no puede ser de otra manera, comparte plenamente la doctrina de la Iglesia en las cuestiones sociales que tanta polémica han generado en las últimas semanas. Destacan sus más allegados que colaboró con la Cruz Roja durante muchos años y ejerció como médico suplente durante algunos veranos en Ibarrangelu. Es aficionado a los toros y en numerosas plazas de Euskadi es bien conocido por haber trabajado, precisamente, como doctor durante los festejos. Mantiene un contacto permanente con Gernika, donde ha dado misa en diversas ocasiones, dando muestra además durante la festividad de San Roque, patrón de la villa, de sus dotes como organista. Como dato anecdótico, tiene implantada una placa en una de sus piernas a raíz de un accidente, lo que le suele causar problemas cada vez que tiene que pasar los controles de acceso en los aeropuertos. Amigos muy cercanos destacan de él su proximidad con el PNV, partido en el que cuenta con importantes contactos y con personas muy allegadas. De Iceta se destaca su faceta humana, su brillantez como médico y su completísima preparación eclesiástica, que incluye su paso por el Vaticano. Domina varios idiomas, entre ellos el inglés y el alemán, ya que ha pasado temporadas en distintos países para hacerse con el dominio de sus lenguas respectivas. En definitiva, es una persona muy preparada desde todos los puntos de vista, que genera muchas simpatías entre quienes le han tratado de cerca en Gernika. La imagen que se está proyectando públicamente de Iceta no cuadra pues, en absoluto, con lo que se cuenta de él entre quienes le conocen bien. A partir de ahí, sólo cabe juzgarlo por su labor al lado de Ricardo Blázquez. Trabajo no le faltará, porque la Iglesia está atravesando un momento delicado políticamente, sin olvidar la falta de vocaciones, el alejamiento respecto a muchos creyentes y su siempre delicado papel en el seno de la convulsa sociedad vasca.      

martes, febrero 05, 2008

El Supermartes

Hoy se decide, en buena medida, la suerte de los aspirantes demócrata y republicano a la presidencia de los Estados Unidos. La nominación del partido en el poder parece ya decantada para John McCain, por quien nadie daba un dólar hace unos meses. Sólo los increíbles errores de cálculo y una indolencia inexplicable por parte del que fuera alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani pueden explicar que McCain vaya a llegar tan lejos. Hace ocho años también lo intentó, pero cosechó un sonoro fracaso ante George W. Bush. McCain no gusta al sector ultraconservador que en su día apoyo al presidente, ya que es considerado excesivamente liberal e impredecible. De hecho, el senador por Arizona no ha dudado en alinearse con los demócratas a la hora de denunciar, por ejemplo, las condiciones de los presos en Guantánamo. No en vano, McCain fue hecho prisionero durante la Guerra de Vietnam y sometido a torturas durante seis años y mantiene una especial sensibilidad en lo que se refiere a la salvaguarda de los derechos humanos. Juega en su favor la posibilidad de que en noviembre le voten ciudadanos de orientación liberal y centrista, ya que a pesar de ser republicano como Bush supone en cambio de orientación, aunque por contra no genere entusiasmo en muchos de quienes controlan importantes resortes de poder en el conocido como Great Old Party. Tampoco le favorecen ni su edad -si llegara a la presidencia tendría ya 72 años, superando en dos al propio Ronald Reagan- ni su frágil estado de salud, como consecuencia del cáncer de piel que padece. Con los republicanos preparados para arropar a McCain tras el progresivo desfondamiento de los ultraconservadores Romney y Huckabee, la única pugna que concita interés es la que enfrenta a Hillary Clinton y a Barack Obama. Resulta innegable que en el Partido Demócrata existe un sector de peso creciente dispuesto a romper amarras con lo establecido. Howard Dean fue, en cierta forma, su representante hace cuatro años y el senador Obama lo es en la actualidad. Ese grupo, que reúne a muchos jóvenes, busca nuevos horizontes para el país desde posiciones no sujetas a los tradicionales esquemas de poder de la formación. Ofrece un discurso más rompedor e ilusionante y con menos hipotecas internas. Sin embargo, parece que, como sucedió con Dean, que también tuvo sus días de gloria en 2004, a Obama le va a faltar el último impulso para hacerse con la nominación. Hillary Clinton tiene, seguramente, más posibilidades que el senador negro para alzarse con la victoria frente a McCain, que es lo que importa de verdad, y un discurso más sólido fruto de su experiencia. Puede suceder que el Supermartes, que suele dejar la carrera vista para sentencia, no aclare del todo el nombre del vencedor entre los demócratas en esta ocasión, aunque lo más lógico es que sea Clinton la que cobre cierta ventaja. A partir de ahí, empiezan las especulaciones. ¿Por qué no un ticket demócrata para las elecciones con Hillary para presidenta y Obama como vicepresidente? La próxima cita electoral marcará un hito en la historia norteamericana gane quien gane la candidatura demócrata pero no cabe descartar en absoluto que lo haga, incluso, por partida doble.

lunes, febrero 04, 2008

Derechos civiles y políticos

Uno de los debates tangenciales más importantes generados por la ilegalización de Batasuna y de sus herederas es el que se refiere a los derechos políticos de sus votantes y a su propia pervivencia como núcleo compacto al que la Ley de Partidos no ha conseguido desgastar sino más bien al contrario. En amplias capas sociales vascas se ha instalado la idea de que se está abandonando en la orfandad electoral a decenas de miles de ciudadanos y de que ello constituye una agresión sin precedentes contra su normal desenvolvimiento democrático. Se les está privando de su legítima opción en las urnas, se suele sostener. Incluso, en algunos casos, se dibuja un panorama en que ETA está ahí, sí, pero en un escenario en el que el Estado también conculca derechos básicos. No se dice que ambas actuaciones sean igual de graves pero se intenta "contextualizar" la acción terrorista en una especie de confrontación de origen político. En este esquema se olvidan, sin embargo, elementos que resultan determinantes para realizar un análisis riguroso. El Estado democrático tiene el monopolio de la violencia, aunque lo debe ejercer respetando escrupulosamente los derechos humanos, con proporcionalidad y respondiendo, en su caso, ante los tribunales de justicia. En consecuencia, jamás puede ser objeto de comparación ni de contextualización, por ejemplo, que se queme un cajero o la sede de un partido con la actuación de la Ertzaintza contra una manifestación ilegal. Causa sonrojo tener que explicar cosas tan básicas, pero la propaganda de Batasuna, acompañada por actitudes acomplejadas de ciertos dirigentes políticos de otros partidos, suele llevar a aceptar una especie de "totum revolutum" que causa un daño irreparable a los principios de la convivencia democrática. Si hablamos de ETA no hablamos de política, sino de delincuencia. En el ámbito político se podrán criticar decisiones judiciales y actuaciones gubernamentales o establecer alianzas eficaces para cambiar marcos jurídico-políticos vigentes. Todos los partidos tienen el derecho y el deber de maximizar sus estrategias para cambiar una realidad que no les gusta, contando siempre con el sostén popular. Eso es hacer política. Pero asesinar al rival o dar cobertura a quienes lo hacen nada tiene que ver con la política, y el tratamiento que se debe dar a ese tipo de fenómenos tiene que ser radicalmente ajeno a la misma. Por eso, todos los ciudadanos pueden reclamar su derecho a votar a quien quieran, siempre que esa opción no suponga menoscabo alguno en los derechos de los demás. ¿Debe ser legal un partido que calla cuando asesina un grupo terrorista muy cercano al mismo, tanto por historia como por doble militancia en muchos casos y, desde luego, por solidaridad activa entre sus miembros? ¿Actuar de esa forma puede ser considerado, en sentido estricto, hacer política aun cuando exista un reparto de papeles? Los ciudadanos vascos, como los de cualquier otro país democrático, tienen derecho a votar por partidos que defiendan ideas radicalmente plurales, siempre que tengan en común un principio muy básico sin el cual el propio concepto de democracia carece de sentido: el del respeto a la vida de los demás, el de rechazar apoyarse en el terrorismo para allanar el camino hacia el logro de unos determinados objetivos. Ahí tienen su límite los derechos de cualquier ciudadano a votar por quien desee. El entramado institucional vasco actual se sustenta en la voluntad popular libremente expresada y deberá ser puesto al día cuando corresponda de igual manera, guardando los delicados equilibrios que constituyen una de las singularidades políticas en Euskadi. Es cierto que, tanto cuando ha sido legal como cuando se la ha dejado en la ilegalidad, la llamada izquierda abertzale ha mantenido, aunque menguada en los últimos años, su base electoral. Lo que esos ciudadanos deberán aprender es que, sin renunciar a sus ideas, tienen que respetar las de los demás. Que podrán seguir defendiendo sus opciones independentistas pero sólo con el peso de sus votos, sin atajos. En definitiva, que para ejercer en plenitud sus derechos civiles y políticos deben preocuparse también de los del resto de conciudadanos. O se está en la política o se está defendiendo a quienes practican el terror. No se puede estar en todas partes, ni jugar en terrenos incompatibles. Lo deben aprender los militantes y votantes de Batasuna pero, al parecer, también quienes equiparan lo que no tiene comparación y los que no saben distinguir entre una organización terrorista y el Estado democrático, por muchas carencias que éste pueda tener. En Euskadi seguimos necesitados de lecciones muy elementales en el ámbito de la política y de la convivencia.         

domingo, febrero 03, 2008

Agenda de la semana

Otsailak 5, asteartea: Euskadi Irratiko solasaldi politikoa, Imanol Muruarekin batera (9:00)
5 de febrero, martes: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a Iñaki Iriondo, José Félix Azurmendi y Ana Garbati (22.30)
8 de febrero, viernes: Tertulia del programa Hoy por Hoy de la Cadena Ser, junto a Nicolás Sartorius (8.00)

sábado, febrero 02, 2008

Elecciones generales (VI)

La "orientación" de voto de la jerarquía católica resulta de una torpeza infinita no sólo de cara a los propios fieles. Lo es también desde la perspectiva de la defensa eficaz de los intereses políticos que, según parece, desea salvaguardar la Iglesia. La victoria del PSOE en las elecciones del 9 de marzo se deberá apuntalar, sobre todo, en una importante movilización de los electores. Dicen los expertos que sin una participación mínima del 70%, los socialistas tendrán enormes dificultades para alzarse con la victoria. El PP tiene un electorado más fiel que, además, lleva mucho tiempo movilizado frente a distintas políticas puestas en práctica por el Gobierno. A una parte de la izquierda le cuesta más acudir a las urnas. Lo hace en masa en determinadas ocasiones, cuando se siente agredida. Y la intervención de los obispos atacando al Ejecutivo socialista sin disimulo puede provocar una reacción en cadena. Nadie con datos en la mano puede sostener que en la legislatura que acaba de terminar el Gobierno haya descuidado sus relaciones con la Iglesia católica. Los acuerdos en el ámbito de la financiación son una buena prueba de que Zapatero se ha esforzado en evitar los enfrentamientos. A pesar de ello, en el tramo final hacia los comicios, la jerarquía eclesiástica se ha lanzado a desgastar al Ejecutivo y a respaldar en la práctica las actuaciones del PP. El presidente se mostraba partidario ayer de revisar las relaciones con la Iglesia. Curiosamente, la victoria socialista que llevará a esa reflexión durante los próximos cuatro años puede llegar, en cierta medida, de la falta de perspectiva de unos obispos ultramontanos. Sus manifestaciones públicas están orientando a muchos votantes, efectivamente, pero en su contra.     

viernes, febrero 01, 2008

Una vez más, la Iglesia

La jerarquía católica española lleva meses desarrollando una feroz campaña contra el Gobierno socialista. No sólo a través del medio de comunicación de su propiedad, la cadena Cope, sino, sobre todo en las últimas semanas, ya de forma directa y sin tapujos. En la concentración en favor de la familia cristiana del 30 de diciembre se dibujó un panorama devastador de la realidad española: aborto por doquier, riada de divorcios, desintegración del modelo tradicional de familia, degradación de la democracia, gays corruptores a mansalva influyendo de forma determinante en la acción de gobierno y lucha sin cuartel de Zapatero y sus secuaces contra los valores fundamentales del catolicismo. De aquellos mensajes apocalípticos deriva, directamente, la "orientación" dada a conocer ayer mismo por la Conferencia Episcopal de cara a las elecciones del 9 de marzo. No se puede votar por quienes defienden la asignatura de Educación para la Ciudadanía y es un peligro poner a los hijos de las familias decentes en manos del Estado. Por lo tanto, la Iglesia desprecia, como siempre, la enseñanza pública y concentra todas las virtudes en la suya, en la que controla. No importa que en la primera se busque o se deba buscar la promoción de los valores constitucionales de libertad e igualdad. Es preferible que a los niños se les inculquen otros valores que, en más de una ocasión, chocan con los recogidos en la Carta Magna. El Estado representa un peligro para la infancia y la juventud a través de instrumentos nocivos como Educación para la Ciudadanía, pero la Iglesia asegura, por el contrario, el bienestar moral y ético de los alumnos. Ese es el mensaje. La homosexualidad es una enfermedad, los divorcios son producto de una sociedad sin principios, todas las mujeres abortan por capricho y, por supuesto, sólo los socialistas son capaces de negociar con terroristas. Es lo que se piensa en la jerarquía eclesiástica, aunque no siempre se diga con esa claridad. Y es lo que quieren transmitir a las nuevas generaciones, en vez de hacer hincapié en la radical igualdad de las personas al margen de su origen, sexo, religión u orientación sexual. Es curiosa la mención que hace el documento del terrorismo. Se les olvida citar el papel que la propia Iglesia católica ha jugado en la mediación entre algún Gobierno de España y ETA. Cuando Jaime Mayor Oreja era ministro del Interior, el entonces obispo de Zamora y hoy de San Sebastián, Juan María Uriarte, le ayudó a contactar con los terroristas y a sondearles. En aquel entonces se trataba de loables esfuerzos por la paz, incluso cuando se acercó a decenas de presos a Euskadi. Hoy todo es cesión y pago de precios políticos. Predicar una cosa y actuar de forma bien distinta ha sido una constante en la actuación de la cúpula eclesiástica durante siglos, y sigue siéndolo. La doble moral, unida a intereses políticos, justifica un día lo que se condena al siguiente. Afortunadamente, la Iglesia es muchísimo más que la jerarquía. Porque, al parecer, para esta última en su seno sólo tienen cabida los que votan a una determinada opción política.