viernes, mayo 30, 2008

Salvador Allende

Salvador Allende, presidente constitucional de Chile desde 1970 hasta producirse el sangriento golpe de estado de Pinochet tres años después, ha pasado a la historia como un ejemplo de dignidad. Al margen de los errores que todo gobernante siempre pueda acumular a lo largo de su mandato, el presidente Allende simboliza la esperanza, la libertad y la rebeldía. En 2002 cumplí uno de mis sueños al poder visitar el Palacio de La Moneda en Santiago, epicentro de un sueño convertido en pesadilla el 11 de septiembre de 1973 por un grupo de asesinos. El recuerdo a Allende es una espoleta permanente para comprometerse en favor de una sociedad de hombres y mujeres libres y en pro de la justicia social.

jueves, mayo 29, 2008

La clave electoral

A nadie se le oculta el peso de la cuestión electoral en la actual situación política vasca. Ninguno de los dos principales aspirantes a hacerse con el liderazgo en los próximos comicios autonómicos, PNV y PSE-EE, quiere dar imagen de inacción ni de que rehuye el diálogo, sabiendo como saben que tradicionalmente la sociedad vasca castiga en las urnas a quienes apuestan por el inmovilismo. En una reciente intervención, el secretario general de los socialistas vascos se mostró dispuesto a discutir una reforma estatutaria e incluso a buscar una formulación acordada en torno a la "nacionalidad" vasca y a las consecuencias jurídico-políticas que de su reconocimiento se deriven. Lo hizo, sin embargo, cuando el gran pacto que la sociedad vasca refrendó en 1979, el Estatuto de Gernika, sigue sin ser cumplido en su totalidad y trasladando en la práctica cualquier tipo de negociación futura al menos hasta inmediatamente después de las elecciones vascas, en la confianza de que el PNV se vaya desgastando hasta entonces con la convocatoria de la consulta. La formación jeltzale impulsa desde el Gobierno vasco una interpelación directa a los ciudadanos a través de dos preguntas y lo hace, sin duda, con la vista puesta también en la futura composición del Parlamento de Vitoria. En ese contexto, y al margen de los problemas que plantea el proceso hacia la consulta, entre los que destaca el protagonismo que ya está cobrando EHAK, el llamamiento a la ciudadanía para que se exprese sobre dos cuestiones tan nucleares como el final del terrorismo y el ejercicio del derecho a decidir llega contaminado sin remedio por los intereses electoralistas. El esquema de lanzar un órdago al Estado con el objetivo de movilizar poco después al electorado apelando a la negativa recibida ya se puso en práctica en 2005 sin buenos resultados. En aquel entonces se hizo por medio de un proyecto muy concreto, el conocido como Plan Ibarretxe, que ni siquiera fue admitido a trámite en el Congreso. En esa propuesta quedaron bien dibujadas las aspiraciones políticas del tripartito en materia de autogobierno. La imagen del lehendakari en la Cámara Baja y la consiguiente negativa a la negociación de aquel texto no fueron suficientes para evitar un retroceso importante de la coalición PNV-EA en las elecciones posteriores. Tres años después es más difícil aún que dos preguntas con vocación polisémica logren lo que el Nuevo Estatuto Político no pudo conseguir. Convocar a pocos meses de las elecciones una consulta sobre los dos grandes problemas que tiene planteados la sociedad vasca en el plano de la convivencia resta fuerza y credibilidad a esa apuesta. En este contexto, muchos observadores recalcan las supuestas diferencias entre el Gobierno vasco y el PNV, por ejemplo a la hora de referirse a la necesidad de que la pregunta que alude a ETA contuviera una condena expresa hacia la banda. Algunos consideran que Lehendakaritza ha impuesto su criterio, en caso de que existiese esa pugna. La certeza de que no hay ninguna posibilidad de negociar nada con el Gobierno socialista al menos hasta después de las elecciones autonómicas habría podido llevar a la dirección jeltzale a dejar hacer al lehendakari. ¿Por qué? Tal vez porque Ibarretxe les haya hecho saber que no va a volver a ser candidato.             

miércoles, mayo 28, 2008

Dos preguntas

Papeleta en mano, el lehendakari Ibarretxe ha dado a conocer esta mañana las dos preguntas que su Gobierno quiere trasladar a los ciudadanos vascos a través de una consulta popular que debiera celebrarse el próximo 25 de octubre. La primera dice exactamente: "¿Está usted de acuerdo en apoyar un final dialogado de la violencia si previamente ETA manifiesta de forma inequívoca su voluntad de poner fin a la misma de una vez y para siempre? Y la segunda reza: "Está usted de acuerdo en que los partidos vascos, sin exclusiones, inicien un proceso de negociación para alcanzar un acuerdo democrático sobre el ejercicio del derecho a decidir del pueblo vasco, y que dicho acuerdo sea sometido a referéndum antes de que finalice el año 2010? Al margen de las cuestiones de legalidad, que el Gobierno socialista ha anunciado que pretende dirimir ante el Tribunal Constitucional, el enunciado literal de las dos preguntas genera, de entrada, diversas dudas. Resulta evidente que la primera de ellas evoca el último proceso de paz y las expresiones utilizadas a lo largo del mismo tanto en la resolución del Congreso que habilitó el diálogo con ETA como en la declaración del propio presidente Zapatero dando por abiertas las conversaciones con la banda. El problema es que el tiempo no se paró en aquel momento, que después han pasado muchas cosas y, a este respecto, todas malas. ETA rompió el proceso tras haber intentado imponer sus tesis a los partidos vascos y ha asesinado ya a seis personas desde entonces. Por tanto, el listón de las exigencias para retomar cualquier experiencia de diálogo con los terroristas se ha elevado hasta el punto de hacerlo imposible si previamente no existen garantías muy sólidas de que el abandono de las armas es irreversible al margen de lo que acuerden los partidos. Las distintas verificaciones del Gobierno socialista respecto a lo inequívoco de esa voluntad resultaron ser un fiasco en la experiencia anterior y no se puede repetir semejante escenario. Los partidos no pueden negociar, en ningún caso, bajo la presión de las armas. Como la pregunta, de por sí larga, no especifica en qué escenario y sobre qué contenidos se podría desarrollar ese proceso de diálogo termina generando confusión. Hasta tal punto es así que la izquierda abertzale bien pudiera darla por buena entendiendo que ETA tendría algo que decir en la resolución política del "conflicto" a cambio de abandonar las armas mientras que otros agentes políticos podrían apoyarla entendiendo justo lo contrario. Sin olvidar que la asepsia terminológica del enunciado resulta dolorosa cuando se trata de una organización terrorista con cerca de 850 asesinados a sus espaldas. La suma de esa ambigüedad y de la falta de condena expresa puede lograr la suma de los votos EHAK para dar vía libre a la consulta en el pleno del Parlamento el próximo día 27 de junio pero, con ETA plenamente activa, ese escenario, lejos de favorecer a los impulsores del proceso, puede volvérseles en contra de forma muy cruda. La segunda cuestión también genera dudas. ¿Es necesario que los ciudadanos pidan a los partidos mediante consulta que dialoguen y negocien? No debiera serlo, porque se supone que están para eso. La forma de entender el derecho a decidir es, además, muy variada. Ya en la actualidad nadie puede imponer ningún marco jurídico-político a los ciudadanos vascos al margen de su voluntad porque, en cualquier caso, siempre tienen la última palabra mediante referéndum. Otra cosa es que se quiera abrir el abanico y dar la posibilidad de optar entre distintos modelos, sin limitaciones, incluyendo la independencia. Siendo así, hubiera sido más acertado que se planteara la pregunta sin ambages. Si se alude al pueblo vasco como sujeto político depositario de ese derecho a decidir sin limitaciones también habría que aclarar qué territorios lo conforman y por qué, en su caso, es posible trocearlo para ejercer ese derecho en un momento determinado. Cuando se alude en la pregunta a que nadie debe quedar excluido de la mesa política también se supone que, de forma previa, la izquierda abertzale habrá optado definitivamente por ese camino con ETA ya desactivada y sin nada que decir en términos políticos. En definitiva, sin ninguna garantía de soluciones por mínima que sea y con el riesgo de plantear más tensiones, el esquema de consulta dado a conocer comienza su andadura con déficits importantes.     

martes, mayo 27, 2008

Adalides del desacuerdo

Una de las características más lamentables de la política vasca radica en la fortaleza que en los últimos tiempos han logrado quienes apuestan abiertamente por el desacuerdo y no por los consensos amplios e integradores. En nombre de las esencias, se tilda de tibios e incluso de traidores a todos los que abogan por la tranversalidad, por construir un futuro en común poniendo el fiel de la balanza en el punto exacto de la propia voluntad de los ciudadanos vascos expresada en las urnas. El adversario político es presentado como irrecuperable para renovar el marco de convivencia vigente desde 1979 y, en consecuencia, cualquier cesión que se pudiera producir, y que va unida de forma inexorable al diálogo y a la negociación, es rechazada de plano. Este tipo de planteamientos no son unidireccionales y están protagonizados, en buena medida, por muchos de los que en su día aplaudieron con entusiasmo los acuerdos que posibilitaron que Aznar contara con los votos del PNV en su primera investidura como presidente del Gobierno. Jaime Mayor Oreja propugnó y abanderó la necesidad de aquel acercamiento y ahora equipara sin disimulo al conjunto del nacionalismo vasco con el terrorismo de ETA. Desde el otro flanco, quienes dirigían el PNV en 1996 se han reconvertido en acérrimos detractores de cualquier aproximación al Partido Socialista en forma de negociación política y sólo parecen confiar en la acumulación de fuerzas nacionalistas. Pero es imposible construir Euskadi desde esos parámetros, a no ser que se pretenda generar una fractura de tal calibre que sólo permita la existencia de un modelo muy concreto de país en el que no tengan cabida quienes sienten lo vasco de manera distinta a la propia.  

lunes, mayo 26, 2008

Notas al margen

Los acontecimientos se precipitan en el PP. Las hostilidades dejaron de ser soterradas hace tiempo y ya se producen en campo abierto. La retirada de María San Gil por haber perdido la confianza en Rajoy será recordada con el paso del tiempo como el principio del fin del actual líder del partido. Tal y como están las cosas, el congreso de Valencia puede no solucionar nada y convertirse, simplemente, en un punto y seguido en la crisis. El problema del PP, al margen de los personalismos, siempre presentes en todos los partidos, es que las diferencias que se atenúan en la victoria se agigantan en la derrota, y últimamente no cosecha sino derrotas. La derecha siempre ha mantenido tendencias atomizadoras en España y sólo ha actuado con unidad y con paciencia democrática para acceder al poder durante la etapa de José María Aznar. Las diversas familias ideológicas cobijadas en Coalición Popular se fusionaron en el actual PP en 1989 y supieron mantenerse en armonía hasta vencer al PSOE en 1996. Dos derrotas consecutivas, las dudas sobre el liderazgo de Rajoy y la perspectiva de un largo acomodo de los socialistas en el poder amenaza ahora con echar por tierra los cimientos de la unidad de la derecha. La espiral autodestructiva en la que está inmerso el PP sólo puede detenerse con un liderazgo renovado y de consenso al frente de un proyecto moderado y paciente. 

domingo, mayo 25, 2008

Agenda de la semana

Maiatzak 27, asteartea: Euskadi Irratiko solasaldi politikoa, Imanol Muruarekin batera (9:00)
27 de mayo, martes: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, dirigido por Dani Álvarez, junto a Ana Garbati, Iñaki Iriondo y Roberto Urkitza (22.30)
Maiatzak 29, osteguna: Galdera-erantzunak Euskadi Irratiko goizeko albistegian (8:10)
29 de mayo, jueves: Tertulia del programa Hoy por Hoy de la Cadena Ser, dirigido por Carles Francino, junto a Joaquín Estefanía (8.30)
29 de mayo, jueves: Análisis de la actualidad política en la Radio Galega (22.10)
30 de mayo, viernes: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, dirigido por Dani Álvarez, junto a Josu Juaristi y José Antonio Díez Alday (22.30)

sábado, mayo 24, 2008

El CD

Mañana se celebra una nueva edición de Ibilaldia, la fiesta anual en favor de las ikastolas, y este año corresponde organizarla a la de Amorebieta-Etxano. Lo que suele ser una jornada de reivindicación en favor de los centros de enseñanza en euskera y de la propia lengua se ha visto empañada en esta ocasión porque algún iluminado no ha tenido mejor idea que elaborar un CD con juegos que incluye a un recluso de ETA entre las personalidades de la zona, al mismo nivel que un conocido bertsolari y una actriz de larga trayectoria. Parece ser que este material iba a ser repartido al menos entre los alumnos de la propia ikastola convocante. Al conocer la noticia, la Diputación de Bizkaia, con cuya subvención contaba el CD, se ha plantado y ha exigido su retirada inmediata, lo que finalmente se ha producido. Ni el diputado general, José Luis Bilbao, ni la titular de Cultura, Josune Ariztondo, asistirán al Ibilaldia, como muestra del malestar que les ha producido todo lo ocurrido. Realmente, resulta incomprensible que alguien pueda considerar oportuno incluir a una persona encarcelada por haber cometido graves delitos entre las personalidades más destacadas en cualquier lugar de Euskadi. Por eso merece la reprobación más firme. Más grave, si cabe, es que eso se haga en nombre de una ikastola, que debe ser un centro en el que el vínculo de unión entre sus componentes sea el empuje a la promoción del euskera en una enseñanza de calidad. Yo mismo estudié en una ikastola desde los dos hasta los catorce años, y nadie hace más daño al presente y al futuro de todo el colectivo de ikastolas que quienes se agazapan en los presos de ETA como si fueran ejemplos a seguir. Esa gente no tiene nada que ver ni con la defensa del euskera ni de las ikastolas, de las que se sirven para dar cobertura a unos intereses políticos muy concretos de defensa del terrorismo como vía para alcanzar determinados objetivos. Lo de Amorebieta ha sido vergonzoso y no debiera volver a repetirse.

jueves, mayo 22, 2008

Citas


"La ventaja de ser inteligente es que así resulta más fácil pasar por tonto. Lo contrario es mucho más difícil"

Kurt Tucholsky (1890-1935)

miércoles, mayo 21, 2008

Detenciones en Burdeos

Nuevo golpe a ETA, esta vez en Burdeos. Se anuncia una nueva caída de la cúpula de la banda. Aunque la experiencia demuestra la necesidad de actuar con cautela a la hora de valorar en su justa dimensión este tipo de golpes policiales, siempre es positivo que individuos con algún tipo de influencia en la actividad criminal de ETA sean puestos a disposición de la justicia. Al margen de la ubicación concreta de Francisco Javier López Peña, Jon Salaberria, Igor Suberbiola y Ainhoa Ozaeta en el organigrama de la banda, su detención demuestra la renovada voluntad de las autoridades francesas en la lucha contra el terrorismo y acredita que no hay espacios para la impunidad en ningún punto del territorio galo. Pero estos arrestos tienen también otra derivada de gran relieve. A la espera de que se aclare el motivo por el que a las cuatro detenciones se les ha añadido la del ex-alcalde de Andoain, José Antonio Barandiaran, quienes defienden la falta de conexión entre las partes política y militar de la izquierda radical tienen un motivo para la reflexión en la andadura de algunos de los apresados en la operación de Burdeos. Los tribunales europeos han de dilucidar pronto si la Ley de Partidos y, en consecuencia, las sucesivas ilegalizaciones de las expresiones pretendidamente políticas de ese mundo se ajustan a derecho. Posiblemente, la mera falta de condenas ante los atentados terroristas sería insuficiente en esa dirección. Pero la detención de un ex-parlamentario, de una ex-teniente de alcalde y de un ex-alcalde pueden ayudar a inclinar la balanza del lado de quienes piensan que, a la hora de la verdad, los compartimentos en la izquierda abertzale, al menos a ciertos niveles, no son tan estancos como se pretende.  

martes, mayo 20, 2008

Reunión previsible

Nada nuevo en La Moncloa. La reunión entre el presidente Zapatero y el lehendakari Ibarretxe ha sido, tal y como estaba previsto, una mera escenificación. Ambos saben perfectamente que la sociedad vasca suele castigar en las urnas a quien niega el diálogo y, por el contrario, premia a aquellos que se esfuerzan en alcanzar acuerdos. Con la vista puesta en los comicios autonómicos, tanta la parte socialista como la nacionalista pretenden dar apariencia de buena predisposición para una negociación sobre el futuro del autogobierno vasco que, en realidad, nació muerta no ya desde la presentación de la hoja de ruta del Ejecutivo de Vitoria el pasado 30 de septiembre sino desde mucho antes, desde febrero de 2005, cuando el Congreso rechazó admitir a trámite el conocido como Plan Ibarretxe. Las desconfianzas, las constantes presiones de parte para que nadie ose moverse y las descalificaciones hacia la verdadera voluntad de avance del interlocutor han sido constantes desde aquel momento y en esas circunstancias no es posible una mínima aproximación que habilite un proceso serio de diálogo. Desde el punto de vista ciudadano el escenario es descorazonador. Con ETA en plena actividad, los máximos responsables institucionales están trasladando a la sociedad la idea de que no les es posible alcanzar puntos de acuerdo en torno a las reglas del juego para la convivencia. Por eso, se quiere dejar en manos de la ciudadanía tamaña responsabilidad, provocando así desencuentros inconvenientes y rasguños sociales innecesarios. Euskadi necesita activar un verdadero proceso de reflexión sobre el pasado, presente y futuro de su marco de autogobierno. Para corregir lo que se ha venido haciendo mal, lo que no se ajusta a la letra del Estatuto de Gernika, y para garantizar que no vuelva a ocurrir. En los países sólidos en cuanto al ejercicio democrático, las grandes expresiones políticas acuerdan los puntos básicos sobre los que se ha de sustentar el marco de convivencia. Así ha venido siendo también en Euskadi, tanto en la etapa republicana como en la de la reinstauración democrática. Ahora no puede ser imposible. Hay que proyectar desde dentro un acuerdo político de calado que sea respetado fuera. Mientras eso no se consiga, reuniones como la de La Moncloa serán meras expresiones de un fracaso colectivo.    

lunes, mayo 19, 2008

Símbolo de la paz

Siempre recordaré la gran emoción que sentí la primera vez que me acerqué al Museo Reina Sofía y tuve enfrente el Guernica de Pablo Picasso. Para cualquier guerniqués la obra maestra del artista malagueño representa lo mejor de nosotros mismos y enlaza perfectamente con el significado que la Villa Foral tiene desde hace siglos como símbolo de libertad. La paz y la libertad unen al Guernica con Gernika. Este vídeo permite viajar al interior del cuadro, en tres dimensiones, y nos da una visión inquietante, sobrecogedora, de primer plano, del que ya es símbolo universal de la paz, presente en el edificio de Naciones Unidas, en Nueva York. 70 años después del bombardeo que inspiró la obra de Picasso, la paz sigue siendo un anhelo y sigue estando muy lejos de convertirse en realidad.

domingo, mayo 18, 2008

Agenda de la semana

19 de mayo, lunes: Tertulia sobre la situación en Euskadi en el programa Hora 25 de la Cadena Ser, presentado por Angels Barceló, junto a Arantza Zugasti y Enrique Aguirrezabal (21.00)
Maiatzak 20, asteartea: Euskadi Irratiko solasaldi politikoa, Imanol Muruarekin batera (9:00) 20 de mayo, martes: Tertulia política en el programa Ganbara de Radio Euskadi, dirigida por Dani Álvarez, junto a Ana Garbati, Iñaki Iriondo y José Félix Azurmendi (22.30)

sábado, mayo 17, 2008

Notas al margen

La reunión entre Zapatero e Ibarretxe del martes que viene llega sin ninguna posibilidad de éxito. Se verán las caras y escenificarán que es el otro el que hace imposible el diálogo. La trascendencia que se le presupone a un encuentro del más alto nivel entre el presidente del Gobierno de España y el lehendakari queda diluida por la imposibilidad de avanzar, ni siquiera mínimamente, en la búsqueda de acuerdos sobre la futura configuración del autogobierno vasco. Permitirse esos lujos en un país con terrorismo activo, con desencuentros políticos básicos entre sus principales partidos y con una configuración territorial profundamente diversa parece una locura. Quienes se felicitan de que el consenso entre ambas administraciones sea imposible y confían en la acumulación de fuerzas para desatascar la situación deberían recordar que Euskadi ha llegado hasta donde está gracias al acuerdo entre nacionalistas y no nacionalistas, que lo configura políticamente, y a un marco de convivencia incluyente y abierto a su reforma. Los choques de trenes entre las grandes opciones políticas de un país nunca son buenas y menos aún en uno con tantas cuestiones tan básicas pendientes de resolución.       

jueves, mayo 15, 2008

Behetik gorako politika

Busturialdeko Bagabiz aldizkarian argitaratutako iritzi artikulua.

Behetik gorako politika

Joseba Arruti

Denbora ez doa alperrik baina alderdi politikoak, aholkulariz inguratuta, iraganari lotuta agertzen dira gehiegitan. Berrogei urteko itoaldiak, askatasun ezak, ideologiekiko leialtasuna finkatu zuen, praktikatu beharrean politika asmo hutsa baitzen. Ez zegoen kudeaketarik: helburu amestuen itxaropena, besterik ez. Iluntasun horretan, konpromisoa arriskua zen eta arriskatu beharrak tinko errotzen zituen norbere ideiak. Ezkutuko jarduna zen erabat, etxez etxekoa, esku batetik besterakoa, konfiantzak eta gertutasunak eragindakoa. Amesgaiztoaren amaierak utopia ziruditenak eta errealitatea aurrez aurre jarri zituen, eta etsai berberaren aurkako borrokan ereindako elkartasuna galarazten hasi. Bakoitzak bere bideari ekin zion, adostutako oinarrizko esparru berrian norberarena lehenetsiz. Hori da, azken finean, normaltasun politikoaren ikurren artean nagusienetakoa. Baina iragana luze proiektatzen da eta sufrikarioan ikasitakoa ez da egun batetik bestera ahazten. Fideltasunak testuinguruaren gainetik gorpuzten dira eta onean zein txarrean irauten dute. Hala, urte askotan, gure herrian eta beste gehienetan, konfiantza politikoa ia beti norabide ezagunekoa izan zen, gorabehera handirik gabekoa. Siglak norbanakoen gainetik zeuden, eta atxikimendu mailak itsutasunaren parekoa ematen zuen askotan. Norbere alderdikoek gaizki egindakoak zuritzeko arrazoiak bilatzen ziren behin eta berriz, ez zeuden lekuan ere, eta besteen egitasmoek, borondaterik onenarekin egindakoak izanagatik, susmagarri ematen zuten beti. Hautagaien izen-abizenen gainetik bizitza guztiko erro ideologiko konpartituek erabakitzen zuten. Horrela osatu dira Euskal Herriko hainbat lekutan lagunarte asko eta asko ere, ez iritzi aniztasunaren eta dialektika demokratikoaren gainean, ahobatekotasunarenean baino. Disidentziak ez zuen eragiten maila politikoan bakarrik, ondorioak harreman sozialetara hedatzen baitziren gordintasunez. Eta horrela joan dira urteak, eta horrela doaz. Baina belaunaldi berriek bestelako lehentasunak dituzte, errutina demokratikoan hezi eta hazi direlako, euskal kasuaren berezitasun guztiak ezin ahaztu arren. Eta normaltasuna eraginkortasunarekin eta ohiko arazo arruntei irtenbidea bilatzearekin lotuta dator ezinbestean. Izenek gehienetan izana adierazten dutela jabetu dira, eta maiz asmo handien magalean egunerokoak galtzen direla. Garai berriak dira eta alderdiek, jada, ez dituzte fidelenak edo konprometituenak bakarrik behar, baizik eta, batez ere, gaitasun handienekoak, enpatia zenbatnahi eurenganatzekoak, komunikaziorako prestatuenak, etorkizunari aurrea hartzeko moduko ikuspegi askotarikoa dutenak. Horrela bereizten dituzte herritarrek, gero eta gehiago, erreferentziazko liderrak, baina ez soilik gorengo mailetan. Gertukoenetan ere aspaldiko zurruntasunaren zirrikituetatik politika ulertzeko modu berriak ari dira nagusitzen. Horrek alderdietako dinamika arbitrario askorekin amaituko du, barne-egituren interesak baino herritarrenak aintzat hartzera behartzeraino. Hori ulertu eta barneratzen dutenek asmatuko dute. Hitz potoloak eta siglak ez dira nahikoa herritarrak asetzeko. Informazioaren gizartean, hedabideen begiek dena ikusten eta transmititzen dutenean, gardentasunak irabazi dio lehia izkutukeriari. Behetik gora dator etorkizuneko politika, eta goitik behera zetorren iraganekoa. Jabetuko al dira batekoak zein bestekoak...

miércoles, mayo 14, 2008

Atentado en Legutiano


Nuevamente un asesinato. El atentado de ETA contra el cuartel de la Guardia Civil de la localidad alavesa de Legutiano se he cobrado la vida del agente Juan Manuel Piñuel Villalón, de 41 años, nacido en Melilla pero asentado en Málaga. Los cien kilos de explosivo colocados en el interior de una furgoneta-bomba han destrozado el edificio, poniendo en grave peligro la vida de los hombres, mujeres y niños que a esas horas, cerca de las tres de la madrugada, dormían en su interior. Las condenas y los silencios habituales se repiten, como si de un ritual fatal se tratara. Los asesinos y sus cómplices darán por buena esta nueva muerte, en esa locura colectiva de puro odio que parece haberse adueñado hace ya mucho tiempo de parte de la sociedad vasca. Hay también una parte que mirará hacia otro lado y antepondrá su tranquilidad personal y social a la condena clara y sin titubeos que en determinadas zonas de Euskadi sólo acarrea disgustos. Mientras los partidos políticos no se unan en lo básico para hacer frente al terrorismo, mientras no se deje de colaborar políticamente con las marcas de turno de la izquierda radical partidaria de ETA y mientras no se avance, aún mucho más, en la presión social frente a quienes jalean a los violentos, no se avanzará lo suficiente. Hoy han asesinado a un guardia civil, pero en el punto de mira de la banda siguen estando políticos, empresarios, miembros de todas las fuerzas de seguridad, periodistas y todos aquellos que no secunden o se enfrenten al totalitarismo de quienes quieren lograr sus objetivos no ganándose la confianza popular en las urnas sino a través de las pistolas. Quienes se empecinan en ir en demasiadas ocasiones de la mano de ANV harían bien en recordarlo de forma permanente. Lo que está en juego en Euskadi es algo tan básico como la vida y la libertad.

martes, mayo 13, 2008

Citas


"Si no actúas como piensas, vas a terminar pensando como actúas"


Blaise Pascal (1623-1662)

lunes, mayo 12, 2008

Responde Zapatero

Se esperaba con expectación la respuesta del presidente Zapatero a las palabras pronunciadas por el lehendakari Ibarretxe el pasado jueves en ETB y Radio Euskadi y, de paso, al apoyo expresado el sábado por el presidente del EBB, Iñigo Urkullu, al compromiso del mandatario vasco de cumplir a rajatabla los enunciados de la hoja de ruta dada a conocer en el Parlamento de Vitoria el pasado 30 de septiembre. Ante unas ocho mil personas y la mayor concentración de dirigentes gubernamentales y autonómicos que se recuerda desde hace tiempo, el jefe del Ejecutivo socialista enumeró sus ya conocidos límites para el diálogo sobre el futuro del autogobierno vasco. Así, subrayó que no sólo él, sino la propia sociedad vasca, no desea "aventuras" fuera del marco constitucional y volvió a insistir en que el diálogo debe abrirse, sobre todo, en Euskadi para que luego los acuerdos se trasladen a Madrid. Es el esquema de siempre de Zapatero. Frente al mismo, Ibarretxe reitera que será la mayoría del Parlamento vasco la que guíe los pasos a dar, respondiendo a la voluntad de los ciudadanos que representa. El principal objetivo de ambas partes es, en primer lugar, aparecer ante los vascos como los campeones del diálogo, a sabiendas de que esa percepción da rentabilidad electoral. Aunque esté claro que es imposible activar una negociación de fondo al menos hasta las elecciones autonómicas, se trata de aparentar que es el otro el que impide el diálogo con sus condicionamientos. Por lo tanto, en segundo término, Zapatero intentará presentar a Ibarretxe y al PNV como obcecados en un camino sin salida, a la espera de que las contradicciones internas surtan efecto en algún momento, y, mientras, desde el ámbito nacionalista se quiere hacer ver que detrás de la sonrisa y las buenas formas del presidente no hay nada más que cerrazón y portazos continuos. En ese escenario se disputará la victoria electoral de las autonómicas, siempre que EHAK no irrumpa en la primera línea política posibilitando la convocatoria de una consulta popular que tensionaría aún más la situación y provocaría el cierre de filas en ambos lados de la trinchera. En este guión, resta un ingrediente más: el juicio pendiente contra el lehendakari por su diálogo público con dirigentes de Batasuna. La imagen de Ibarretxe en el banquillo de los acusados reforzaría su posición como principal referente del nacionalismo democrático y podría llevarlo a volandas hacia una nueva victoria electoral, por ajustada que sea. En estos parámetros discurrirá la vida política vasca en los próximos meses. No por la vía del entendimiento, sino en el de la escenificación del desencuentro en función de los intereses electorales de cada cual. Con ETA en la trastienda a la esperar de irrumpir en cualquier momento, Euskadi parece condenada a repetir una y otra vez los errores y las angustias del pasado.

domingo, mayo 11, 2008

Agenda de la semana

Maiatzak 13, asteartea: Euskadi Irratiko solasaldi politikoa, Imanol Muruarekin batera (9:00)
13 de mayo, martes: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a Ana Garbati, José Félix Azurmendi e Iñaki Iriondo (22.30)
14 de mayo, miércoles: Entrevista en el informativo vespertino de la Radio Galega (21.10)
16 de mayo, viernes: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a José Antonio Díez Alday y Luis Álvarez Pousa (22.30)

sábado, mayo 10, 2008

Una lengua necesitada de todos

Artículo de opinión publicado ayer viernes en los diarios El Correo y Diario Vasco sobre el futuro del euskera.

Una lengua necesitada de todos

Joseba Arruti

A la hora de realizar un balance sobre los resultados obtenidos por la aplicación de determinadas políticas resulta indispensable hacerlo con una mezcla de realismo, espíritu de autocrítica y afán de mejora. La viceconsejería de Política Lingüística del Gobierno vasco, de la mano de la comisión correspondiente del Consejo Asesor del Euskera, está poniendo las bases para un debate amplio, plural e incluyente sobre los ejes que deben sustentar en el futuro próximo las estrategias de promoción del euskera. La pura evidencia indica que el avance producido en el último cuarto de siglo hacia la normalización de esa lengua no tiene parangón histórico, aunque resultan igualmente visibles las carencias y los déficits acumulados.
La escuela debía convertirse en uno de los principales catalizadores de la recuperación del euskera. Se suponía que los alumnos vascos, al margen del modelo educativo que sus padres eligieran para ellos, tendrían acceso, al final de la enseñanza obligatoria, a unos niveles de conocimiento de los dos idiomas oficiales de la comunidad autónoma que les permitieran desenvolverse de forma natural y con cierta comodidad tanto en castellano como en euskera. Sin embargo, después de casi tres décadas de cooficialidad, decenas de miles de estudiantes siguen culminando su etapa de enseñanza básica sin apenas conocimiento alguno de la lengua vasca. Fruto de ese fracaso colectivo, muchos de ellos pueblan años más tarde los euskaltegis queriendo recuperar lo que la escuela tendría que haberles garantizado.
En ese contexto, el debate abierto en torno al futuro de los actuales modelos lingüísticos en la educación debiera partir de un mínimo consenso entre todos los partidos, estableciendo como objetivos a alcanzar tanto la excelencia educativa en base a los parámetros y estándares más exigentes como un buen dominio de los dos idiomas propios y un nivel suficiente de inglés en cuanto que instrumento imprescindible en la esfera internacional. A las formaciones políticas corresponde determinar la forma en que se definen y modulan las modificaciones legales necesarias para tal fin, pero los principios que las guíen no pueden alejarse en demasía de los enunciados si se pretende avanzar hacia una sociedad que aspire a desarrollar su riqueza lingüística con creciente normalidad.
En ese camino, hay que despojar al euskera de cualquier paternalismo ideológico y pretensión monopolizadora que lo vincule a siglas concretas, para que llegue a ser plenamente percibido por el conjunto de la sociedad vasca como uno de los elementos constitutivos de un patrimonio cultural singular como pocos, que debe ser preservado, y, sobre todo, como instrumento útil de comunicación. Nada hace más daño a la lengua vasca que su utilización como arma arrojadiza en el ámbito político y nada la favorece más que el establecimiento de consensos básicos en el camino hacia su normalización. A quienes desde los partidos dicen defender el euskera hay que pedirles que crean de verdad en su uso normalizado y actúen en consecuencia, dejando de lado el testimonialismo vano y el folclorismo gratuito, y a aquellos otros con actitudes timoratas e incluso abiertamente hostiles se les debe hacer ver que el euskera está llamado a sumar, a cohesionar, y nunca jamás a dividir o a discriminar.
Salvo algún que otro extremista, que los hay, y demasiados para lo pequeño del país, la inmensa mayoría de los ciudadanos vascos aspira a un bilingüismo que le permita relacionarse indistintamente en sus dos lenguas oficiales. Hasta llegar a ese punto, el necesario cumplimiento de las normas de convivencia obliga a actuar con buenas dosis de prudencia, flexibilidad y progresividad en función de la realidad sociolingüística de cada zona, pero sin perder nunca de vista tanto los imperativos legales como los objetivos finales.
En la ponencia base que pretende servir para dinamizar el debate sobre el futuro de la lengua vasca se afirma, con acierto, que el euskera necesita hablantes, y no salvadores. Se trata de fortalecer su uso y no de agitarlo de forma permanente como bandera, lo que ocurre en demasiadas ocasiones por puro sectarismo. Los ciudadanos vascos bilingües tenemos la enorme fortuna de poder utilizar en nuestras relaciones diarias, en la proporción elegida por cada cual, una lengua que nos vincula a nuestros orígenes culturales más ancestrales y que enriquece nuestra forma de ver y entender el mundo, tendiendo la mano a los demás desde lo que nos singulariza, y otra que también nos es propia desde sus orígenes y que nos abre las puertas a una de las comunidades de hablantes más importantes del mundo, con un legado cultural, pasado, presente y futuro, de primerísimo nivel.
Los ciudadanos deben ser protagonistas de la recuperación del euskera sirviéndose de los instrumentos puestos a su disposición desde las instituciones vascas. Hay que determinar con precisión las prioridades para hacer más efectivo el tránsito hacia el bilingüismo efectivo, poniendo el acento en las políticas que amplíen la base social de la lengua en inferioridad de condiciones y olvidándose de las actuaciones derrochadoras y efectistas.
El número de vascohablantes o de personas que, simplemente, han alcanzado un conocimiento básico del euskera se ha ampliado de forma sustancial desde la implementación del corpus legal para su promoción, pero los datos de diferentes estudios reflejan que el nivel de consumo de productos en esa lengua se ha estancado en los últimos años. Es necesario diversificar la oferta y hacerla más atractiva para llegar hasta donde no ha sido posible. La prensa local y comarcal, con un lenguaje cercano y accesible, está logrando importantes avances en esa dirección y sólo un determinado sesgo ideológico impide, a veces, ampliar horizontes.
Afortunadamente, el euskera sí ha llegado puntual a la hora de la nueva sociedad de la información, del mundo globalizado, e Internet se ha convertido ya en una herramienta fundamental para llevar la lengua vasca a cada casa en cualquier punto del globo donde haya un vascohablante. La red debe ser, en consecuencia, objeto de atención preferente por parte de las instituciones autonómicas, por su grado de penetración entre los más jóvenes y también por su dinamismo y permeabilidad.
Si el euskera prende en la escuela de forma eficaz, si después en la universidad los alumnos pueden elegir libremente una carrera en cualquiera de las dos lenguas oficiales, si el espacio comunicativo aúna calidad, pluralidad y accesibilidad en los contenidos, si los políticos se conjuran en favor de un bilingüismo real y dejan la lengua al margen de sus disputas, si el respeto y el deseo de proteger al más débil es la seña de identidad de la convivencia lingüística y, en definitiva, si la ciudadanía se pone de forma gradual al frente de la normalización del euskera sacándolo a la calle, el salto adelante será no sólo cuantitativo sino, sobre todo, cualitativo.
La aproximación al debate sobre el futuro de la lengua vasca en unas pocas pinceladas debe pasar, sobre todo, por convocar a cada ciudadano a poner su granito de arena, por pequeño que sea, para hacer posible esa sociedad bilingüe que nos enriquecerá a todos. Nadie debe quedar al margen, por modesta que sea su aportación, porque el euskera es de todos.

viernes, mayo 09, 2008

Habla el lehendakari

El lehendakari Ibarretxe compareció ayer en una entrevista concedida a Dani Álvarez, uno de los mejores comunicadores vascos al margen de la amistad que nos une, emitida tanto en Radio Euskadi, en una emisión especial del programa Ganbara, como en Euskal Telebista. Había expectación por conocer qué mensaje quería transmitir Ibarretxe a la sociedad vasca en un momento político de incertidumbre. Junto al conductor del programa, que únicamente falló en la elección de su corbata, estuvieron presentes, en calidad de entrevistadores, tres de los profesionales más brillantes del periodismo vasco: Ana Garbati, Luis R. Aizpeolea e Iñaki González. La emisión sirvió para constatar que el lehendakari sigue adelante con su hoja de ruta sin vacilaciones y con el apoyo de los tres partidos que componen el tripartito. A la espera del resultado de la reunión entre el mandatario vasco y el presidente Zapatero, el próximo 20 de mayo, que de puertas afuera servirá sólo para que cada cual se reafirme en sus ya conocidas posiciones, es cada vez más evidente que no se va a producir la marcha atrás en los planteamientos de Ibarretxe que algunos auguraban. Parece claro que la pugna entre los presidentes de ambos ejecutivos y, por extensión, entre el PNV y el PSOE se va a desarrollar en el campo de la gestión de los tiempos y en el de la credibilidad de cada una de las ofertas de diálogo. Los socialistas, fortalecidos por sus resultados del 9-M, apuestan por dejar pasar el tiempo hasta el pleno del Parlamento vasco con la esperanza de que el lehendakari y su partido se cuezan en su propio jugo ante las enormes dificultades y las contradicciones internas que se les pueden plantear en la gestión de la hoja de ruta. Por otro lado, desde la parte nacionalista se confía en que la ciudadanía vasca perciba desinterés y voluntad de bloqueo en la estrategia dilatoria de Zapatero y todo ello se refleje en las próximas elecciones autonómicas, que se celebrarán en la fecha más conveniente desde esa perspectiva. Ya resulta casi imposible que el citado pleno del legislativo de Vitoria se retrase ante la expectativa de un proceso de diálogo de calado que, por el momento, no va a producirse. Así las cosas, el futuro inmediato de la hoja de ruta quedará en manos de EHAK, que tiene la llave para abrir la puerta a la consulta, con todo lo que ello conlleva, o de cerrarla y forzar la convocatoria de comicios anticipados. A priori, a la izquierda abertzale le puede interesar más el primer escenario, para calibrar hasta dónde está dispuesto a llegar el PNV y porque de esa manera alarga el tiempo de su presencia institucional a nivel parlamentario que, de otra forma, quedaría finiquitada si se adelantan las elecciones. Las espadas están en alto y las soluciones de compromiso se alejan. El lehendakari no va a dar ni un paso atrás y será la acumulación de fuerzas la que dé respuesta a las incógnitas planteadas.

miércoles, mayo 07, 2008

Ser periodista en Euskadi


El Instituto Internacional de la Prensa acaba de hacer públicos sus informes correspondientes al año pasado. En su análisis continente por continente y país a país destaca, sobre todo, la espeluznante situación de los profesionales iraquíes de la prensa, sometidos a todo tipo de actos violentos. En 2007 fueron asesinados 93 periodistas a lo largo y ancho del mundo y en esa macabra lista destacó sobremanera, precisamente, Irak. Fue el segundo año de mayor mortandad entre los informadores desde que se efectúa esta contabilización. En el apartado correspondiente a España se menciona el juicio contra dos miembros de la revista satírica El Jueves por el ya famoso dibujo de los príncipes de Asturias practicando sexo. Al margen de ese tipo de situaciones, Euskadi es una de las zonas de Europa con mayores dificultades para ejercer la profesión periodística con una mínima normalidad. Se suceden las amenazas dirigidas a quienes condenan y hablan claro sobre la lacra terrorista. La autocensura para no buscarse problemas y poder vivir con tranquilidad es una constante en muchos medios de comunicación. Para quienes optan por no callar y expresarse sin tapujos la consecuencia es recibir amenazas por carta o en el boletín de ETA, tener que evitar rutinas y mirar constantemente debajo del coche, recortar la actividad social o recibir insultos por parte de aquellos que defienden a la banda. En ocasiones, el clima se acerca a lo insoportable. Con todo, lo peor no es la actitud de los totalitarios, por no esperarse nada de ellos, sino la de aquellos que condenan el terrorismo con la boca pequeña y consideran que la coacción que recae sobre uno se debe a la obcecación por "buscarse problemas". Ese es el primer síntoma de la enfermedad que aqueja a un sector amplio de la sociedad vasca. Informar en Euskadi y posicionarse frente a los violentos es un ejercicio peligroso. El desgaste consiguiente sólo se puede dar por bueno si uno cree en que el periodismo no es una profesión funcionarial sino una actividad comprometida en la mejora de la realidad que nos circunda. En el País Vasco no hay plena libertad de prensa y de opinión, y hay muchos periodistas que lo pasan/pasamos muy mal. Conviene que a nadie se le olvide.

martes, mayo 06, 2008

Lecturas-Recomendaciones (2666)

Hace ya un par de años que leí "2666", la obra póstuma del gran escritor chileno Roberto Bolaño (1953-2003). En realidad, ante la posibilidad de una muerte inminente, su autor pensó en que se publicara en cinco libros, correspondientes a cada una de sus partes, con el fin de dejar solventado el futuro económico de sus hijos. Sin embargo, tras su fallecimiento, un estudio pormenorizado de la obra y del material de trabajo legado por Bolaño a su amigo Ignacio Echevarría, referente a la hora de gestionar su producción literaria, dio paso al convencimiento de que el respeto al valor de la novela requería su publicación como un todo, por lo menos en primera instancia. De esa forma, nos encontramos ante una obra de 1119 páginas, en la que partiendo del desconocimiento acerca de la identidad real de un exitoso creador literario alemán llamado Benno von Archimboldi se llega hasta el estado mexicano de Sonora y a los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, en la vecina Chihuahua. Ese viaje da como resultado una novela imprescindible para cualquier amante de la literatura, obra cumbre de un autor como Bolaño a quien sólo su prematura muerte impidió llegar a ser tan conocido por el gran público como los más importantes autores latinoamericanos. Es, sin duda, uno de los más grandes. Y "2666", una joya. La novela ha sido editada tanto por Alfaguara como por el Círculo de Lectores.

lunes, mayo 05, 2008

Sólo queda Rajoy

Se va Acebes. De los más cercanos colaboradores de Aznar sólo queda ya el propio Rajoy al frente del PP. Si el fracasado candidato a la presidencia del Gobierno se obstina en continuar como forma de preservar la unidad de su partido, se equivoca; por ser las tensiones que está provocando su actitud al menos tan agudas como las que generaría el anuncio de su retirada y la posterior carrera sucesoria. También se equivoca si lo hace por pretender dar frescura al mensaje del PP y hacerlo virar hacia el centro reformista que le llevó a la victoria electoral de 1996, porque carece de credibilidad para encabezar esa operación después de haber sido la cabeza más visible de la estrategia de máxima crispación de los últimos cuatro años. Lo mejor que le puede ocurrir al PP, y por ende a la lógica de la alternancia en el poder que debe caracterizar a cualquier país democrático, es que sus actuales dirigentes abran un amplio debate interno sobre la orientación de futuro del partido y que un nuevo liderazgo, sin hipotecas del pasado, modere los mensajes y haga olvidar la exacerbación pretérita. No es una operación sencilla en una formación política que es mucho más plural de lo que cabe imaginar a la vista de lo aparente. Pero aunque no sea fácil sí es inaplazable. Si el próximo congreso cierra el debate en falso, las heridas se reabrirán pronto y un liderazgo cuestionado no será capaz de hacer frente a la erosión interna. El malestar de muchos militantes y simpatizantes ha alcanzado cotas que imposibilitan soluciones provisionales y cortoplacistas. Rajoy es parte del pasado del PP, no de su futuro.

domingo, mayo 04, 2008

Agenda de la semana

Maiatzak 6, asteartea: Euskadi Irratiko solasaldi politikoa, Imanol Muruarekin batera (9:00)
6 de mayo, martes: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a Iñaki Iriondo, Ana Garbati y Roberto Urkitza (22.30)
Maiatzak 7, asteazkena: ETB-1eko Kalaka saioko solasaldia, Xabier Euzkitzek aurkeztuta (22:00)

Interrogantes

Pasadas las elecciones generales, la política española vive momentos de cierta placidez. Más que la vida política en sí lo que se ha rebajado es el tono crispado entre los dos principales partidos, que en la legislatura pasada alcanzó cotas muy preocupantes para la propia estabilidad y el buen funcionamiento del sistema democrático. El clima bronco parece haberse trasladado ahora al seno de las formaciones que no alcanzaron sus objetivos en los comicios pasados: el PP, por seguir en la oposición cuatro años más por lo menos, e IU, por haber quedado al borde de la extinción como fuerza de cierta relevancia. En ese contexto de cambio de ciclo, es en Euskadi donde persisten las grandes y viejas interrogantes. Nadie sabe, a ciencia cierta, qué ocurrirá en el escaso plazo de dos o tres meses. El calendario establecido en la hoja de ruta anunciada por el lehendakari el pasado 30 de septiembre en el Parlamento vasco parece, a estas alturas, del todo ficticio. No queda margen para entablar un diálogo a fondo antes de la convocatoria del pleno en el que la Cámara vasca deberá discutir si procede la convocatoria de una consulta en los términos expresados por Ibarretxe. El presidente Zapatero, sabedor de que el tiempo juega a su favor, está dilatando los plazos para que la presión recaiga por entero en el PNV, que se vería obligado a intentar mantener el pulso en unas condiciones internas y externas casi insostenibles. Se asegura que el tripartito no permitirá que la consulta reciba el apoyo del legislativo gracias al aval decisivo de EHAK, para lo que en el marco de la resolución parlamentaria se establecerán unas premisas respecto al terrorismo que hagan inviable ese apoyo. En todo caso, a la izquierda abertzale puede interesarle obligar al PNV a gestionar una situación de convocatoria de la consulta que lo lleve al límite. No es descartable que pongan todo el énfasis en la necesidad de dar la palabra a los ciudadanos y estén dispuestos a pasar por alto otras cuestiones que consideren secundarias para el cumplimiento de su objetivo primordial: agravar las contradicciones internas del PNV y enfrentarlo sin remedio con el poder central. Sólo una evidente y estridente cerrazón al diálogo por parte del Gobierno de España, que a buen seguro no se va a producir en esos términos, podría servir a los jeltzales para llamar a rebato al conjunto del nacionalismo democrático en unas elecciones autonómicas anticipadas convertidas en un sucedáneo de la consulta. Con el trasfondo terrible del terrorismo, Euskadi va entrar en una fase política decisiva en muchos aspectos. El PNV y el lehendakari Ibarretxe no han pronunciado su última palabra ni han agotado todas sus cartas, pero parecen a merced del talento político de sus rivales. La gestión de los tiempos se antoja decisiva.     

viernes, mayo 02, 2008

Citas


"La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos"

Louis Dumur (1863-1933)

jueves, mayo 01, 2008

1º de mayo

Los sindicatos han sido uno de los grandes puntales de la transformación social. Sus luchas del siglo XX fueron un elemento clave para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores y estructurar el estado del bienestar en Europa occidental. De una situación insostenible, de explotación incluso, se evolucionó hacia el progresivo desarrollo de una tupida red de protección social que garantiza unos mínimos dignos en el desempeño de cualquier trabajo. No obstante, los reciente fenómenos de subempleo de los que son víctimas, sobre todo, los trabajadores inmigrantes resultan ser agujeros negros a combatir para que los derechos adquiridos gracias a la determinación y a la lucha de tantas décadas sean, de verdad, universales. Sigue habiendo grandes retos a los que enfrentarse en la esfera sindical pero, de unos años a esta parte, los sindicatos aparecen desdibujados, con un perfil más plano que nunca, sumidos en la gestión del día a día sin una visión clara de los grandes objetivos de futuro. La creación de una especie de burocracia sindical, de un nuevo funcionariado refugiado en las abundantes ayudas que reciben las centrales, amenaza con convertir a los sindicatos en órganos acomodaticios, domesticados, que se limiten a la defensa de los intereses de sus afiliados. España es uno de los países con menor afiliación de toda Europa. Roza el 20%, cuando los países con mayores garantías sociales, los escandinavos, tienen afiliados a un sindicato casi al 80% de los trabajadores. Lejos de la autocomplacencia, los sindicatos españoles y vascos tienen, en un día como el de hoy, motivos para la reflexión y el análisis. Para la autocrítica, en definitiva.