domingo, julio 27, 2008

Agenda de la semana

28 de julio, lunes: Tertulia del programa Pásalo de ETB-2, presentado por Xabier Mendia y Adela Gónzalez (16.00)
Uztailak 30, asteazkena: Euskadi Irratiko Faktoria saioko udako solasaldia (9:05)
1 de agosto, viernes: Intervención sobre cuestiones de terrorismo en el informativo de La Sexta (14.20)

martes, julio 22, 2008

Una buena noticia

La detención esta pasada madrugada de diversos presuntos integrantes del comando Bizkaia de ETA encabezados por Arkaitz Goikoetxea es una excelente noticia. Era bien conocida la peligrosidad de esta célula terrorista y su posible implicación en varios atentados perpetrados en los últimos meses, entre ellos el que acabó con la vida del agente de la Guardia Civil Juan Manuel Piñuel en la casa cuartel de Legutiano. Todas aquellas personas amenazadas por la banda criminal pueden respirar más tranquilas a estas horas. El peligro está muy lejos de haber quedado definitivamente erradicado porque ETA es una hidra de mil cabezas pero, al menos, este nuevo golpe policial da un respiro a quienes se saben en la diana de los terroristas. A pesar de todas las campañas puestas en marcha para concienciar a la sociedad vasca en torno a las víctimas de ETA y a los amenazados, aún se sigue muy lejos de la solidaridad activa, de ponerse en la piel de quien no puede hacer una vida normal ni moverse con libertad por culpa de la banda. A mucha gente le cuesta asumir el papel de muro contra la indiferencia y prefiere moverse en su burbuja de falta de implicación y de tranquilidad personal. Se han dado pasos en la dirección positiva, pero queda muchísimo por hacer para que los etarras sientan en primera persona el desprecio que les profesa la inmensa mayoría de la ciudadanía vasca. También los hay que no saben distinguir entre cuestiones políticas y práctica del terrorismo, y se refugian en una especie de equidistancia en ese último ámbito por sostener determinadas reivindicaciones nacionalistas. En política no cabe la violencia y cuando se salta esa línea ya se está, únicamente, en la delincuencia pura y dura. Amenazar o asesinar a quienes no piensan como uno nada tiene que ver con la política porque, precisamente, es la defensa pacífica de unos ideales lo que caracteriza la actividad en un espacio democrático. A falta de que la justicia determine las responsabilidades de quienes hoy han sido detenidos, se ha dado un nuevo paso hacia la paz. Porque ésta no vendrá de amansar a la fiera restregándole el lomo sino de acorralarla hasta que quienes la lanzan contra los demás entiendan que el único camino que les queda es el de defender su proyecto político pertrechados solamente en los votos que sean capaces de recabar.    

lunes, julio 21, 2008

Agenda de la semana

Uztailak 23, asteazkena: Euskadi Irratiko Faktoria saioko udako solasaldia (9:05)
24 de julio, jueves: Tertulia del programa Pásalo de ETB-2, por Iñaki López y Adela González (16.00)
24 de julio, jueves: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a Manuel Rico (22.30)
25 de julio: Tertulia del programa Hoy por Hoy de la Cadena Ser, desde el BEC de Barakaldo, junto a Javier Hoyos y Enrique Aguirrezabal, presentado por Pedro Blanco (8.30)

domingo, julio 20, 2008

Lecturas (Los hombres que no amaban a las mujeres)

La publicación en castellano de la primera parte de la trilogía "Millenium", del periodista sueco fallecido de forma prematura Stieg Larsson, ha estado precedida de una gran expectación. No en vano, "Los hombres que amaban a las mujeres" ha cosechado un gran éxito en toda Europa, a pesar de que la literatura sueca siga siendo una gran desconocida. Los dos protagonistas de la novela son Mikael Blomkvist y Lisbeth Salander, unidos por azar para investigar una desaparición producida en 1966 que la Policía no ha sido capaz de aclarar durante 35 años. No es una pareja de detectives al uso. Él, periodista económico que acaba en prisión por publicar una información falsa, y ella, con graves problemas de sociabilidad y una historia personal muy compleja y penosa. Las pesquisas para recabar nuevos datos acerca de la misteriosa desaparición de la joven Harriet Vanger toman un giro inesperado de la mano de ambos, ya que lo que parecía un caso histórico condenado a un callejón sin salida no es más que un punto y aparte en una pesadilla que continúa. Larsson es un narrador brillante e incisivo y su novela engancha como pocas, entroncada como está con la mejor tradición de la novela negra y policíaca. Aunque el contexto en el que se desarrolla la trama es muy local, su innegable calidad, como sucede con las grandes obras literarias, logra trascender las fronteras suecas para atrapar al lector a través de un lenguaje universal. Muy recomendable.

La frase: "No creo que puedas entender lo divino que resulta tener el control absoluto de la vida y la muerte de una persona"

Ficha técnica:
Título: Los hombres que no amaban a las mujeres
Autor: Stieg Larsson
Páginas: 664
Traducción: Martin Lexell y Juan José Ortega Román
Edita: Círculo de Lectores (2008)

sábado, julio 19, 2008

Citas


"La inteligencia busca, pero quien encuentra es el corazón"

George Sand (1804-1876)

viernes, julio 18, 2008

Euskera en la Segunda Guerra Mundial

Aunque no lo que cuenta no es nuevo y ya era conocido, no deja de ser curioso el artículo publicado hoy en el diario Público bajo el título "Ikurriñas, entre barras y estrellas". Salvando las erratas en las frases en euskera, es un texto interesante.

Beatriz Labrador. Madrid
En la Segunda Guerra Mundial, el Pacífico se convirtió en un cruento escenario donde norteamericanos y japoneses midieron sus fuerzas. Una amplia zona de operaciones en la que interceptar los mensajes del enemigo podía determinar el futuro de la contienda. Así, ambos bandos habilitaron complejos sistemas de encriptamiento para preservar informaciones fundamentales. Pero fueron los americanos quienes encontraron el método más seguro y, a la vez, más sencillo: utilizar lenguas minoritarias desconocidas para el adversario nipón. Contaban con varios ases en la manga: el navajo, el iroqués, el comanche y, aunque pueda parecer extraño, el euskera. La idea de la utilización militar del vascuence partió de un capitán de transmisiones de la Marina norteamericana hijo de emigrantes vascos, Frank D. Carranza, quien se dio cuenta de que entre los soldados del centro de entrenamiento de transmisiones de San Francisco había unos 60 marines de origen vasco que hablaban el euskera con fluidez. Carranza propuso entrenarlos para que pudiesen servir para locutar mensajes. El sistema presentaba indudables ventajas. La primera y más evidente, la rapidez en la transmisión. Bastaba con colocar a ambos lados del hilo de comunicación a dos vascoparlantes. La segunda y más importante, la certeza de que los japoneses no descifrarían los mensajes. Hasta el momento se habían utilizado, tanto en un bando como en otro, sistemas automáticos de cifrado rotatorio que mediante complejos algoritmos matemáticos encriptaban los radiocomunicados. Se trataba de máquinas supuestamente infalibles como la americana SIGABA, la británica Typex o Enigma, la versión alemana.
Atentos al día X
Las matemáticas contaban con una clara desventaja para este uso: su universalidad. Con el suficiente tiempo, los criptógrafos podían desentrañar el sistema de cifrado y dar al garete con la supuesta inviolabilidad del mensaje. De hecho, eso pasó con Enigma en 1940 y se cree que fue una de las primeras causas que aceleró la derrota alemana en la II Guerra Mundial. Frente al uso de sistemas automáticos –demasiado largo y complejo– , los encriptadores humanos simplificaban las cosas. El euskera era perfecto en este sentido. Se trataba de una lengua minoritaria, no indoeuropea, sobre la que existía muy poca literatura y con escasísimas posibilidades de poder ser entendida por los japoneses. Las pruebas para el uso militar del vascuence comenzaron a principios de 1942. En pocos meses, los code-talkers estuvieron formados y listos para pasar a la acción. Entre ellos, los 60 marines de origen vasco. Su hora llegó en verano, poco antes de que EEUU ordenase la invasión de la isla de Guadalcanal. En medio del Pacífico, las frases Egon arretaz agunari (Atentos al día X) y Segarra erragiza zazpi (La operación manzana comenzará a las siete) fijaron la fecha y hora del desembarco que debía sorprender a los japoneses. Fue el 7 de agosto y desde ese día el euskera se convirtió en una pieza clave de las comunicaciones aliadas.

jueves, julio 17, 2008

Reconocer al otro para reconocerse a uno mismo

Artículo publicado en la revista "Bake hitzak" de Gesto por la Paz.

Joseba Arruti (Periodista)
Aunque nadie lo verbalice, la evidencia de sus actos demuestra que determinados sectores políticos perciben como un problema el pluralismo que caracteriza a la sociedad vasca. La enorme distancia en las formas de sentir el país está en el origen del conflicto político y quienes se sitúan en los extremos parecen pensar que la mejor solución sería la derrota sin paliativos del adversario, la atenuación o, mejor aún, la desaparición de esa diversidad en provecho propio. Incluso los más cercanos a los matices grises de esa rica gradación de sensibilidades son arrastrados a veces por la tentación de alinearse con los más próximos a su tonalidad política. En la práctica, también en este caso, existe una notoria dificultad para reconocer la pluralidad en plenitud, se rehuye el ejercicio de transacción que comporta la misma e, íntimamente, se prefiere construir el país sólo junto a quienes lo conciben, al menos en el punto de partida, de manera idéntica.
Ocurre que, frente a este tipo de pulsiones, la realidad siempre termina imponiéndose. Euskadi sólo encontrará la salida para sus problemas políticos desde el acuerdo entre diferentes, desde la colocación del fiel de la balanza en el punto exacto que determinen los ciudadanos vascos en cada momento. Incluso desde la imaginación, que permita convivir en buena armonía a estructuras políticas diversas e, incluso, hasta cierto punto contradictorias. Para llegar hasta ahí será necesario reformular conceptos dados por inamovibles desde el siglo XIX y asumir que no existe un solo país de los vascos, sino muchos. Existe Euskadi, existe Euzkadi, existe el País Vasco, existe el Pays Basque, existe Euskal Herria, cada una con sus múltiples matices, con su eco en la historia y en los sentimientos de las personas. La negación de cualquiera de ellas resulta estéril y contraproducente, y es la suma de todas la única que puede garantizar un futuro que supere los conflictos del pasado y del presente.
Las elecciones fijan la fotografía política de cada momento, el camino a seguir en un tiempo concreto, pero las bases que sustentan la convivencia requieren de consensos transversales. El acto fundacional de constitución como comunidad política y la renovación cíclica de ese pacto no pueden establecerse de forma unilateral, empujando a una incomodidad mayor que la propia a quien defiende otro modelo de país de forma pacífica y con un apoyo bien tasado en las urnas. Al margen de las querencias particulares, el mejor de los afanes de cada cual debe pasar por construir la Euskadi posible, no la apetecida por unos o por otros. Será la dinámica democrática la que vaya abriendo nuevos horizontes, la que marque los pasos a dar en función de los espacios de acuerdo que vayan germinando entre las nuevas generaciones.
Por pura coherencia, la necesidad de reconocer al adversario político y, en consecuencia, de asumir sin resquicios la pluralidad no rige sólo para determinado ámbito. Las formaciones constitucionalistas, por ejemplo, reclaman a las nacionalistas que pacten los grandes parámetros políticos de futuro de la Comunidad Autónoma Vasca con ellas. Y llevan razón. En demasiadas ocasiones se recurre a “Madrid”, ese ente indeterminado pero en todo caso molesto y malévolo, para buscar determinados acuerdos, como si quienes en Euskadi votan a partidos estatalistas fueran colonos españoles y no ciudadanos vascos en plena igualdad de derechos y deberes. Para superar esta situación anómala es necesaria, también, una cierta dosis de autocrítica de los afectados, que deben dejar de lado comportamientos acomplejados y sucursalistas para tomar sin titubeos las riendas de la representatividad que ostentan.
Quienes exigen respeto a la pluralidad en Euskadi, desdeñan, por contra, la presencia nacionalista en Navarra, caracterizada como ajena e incluso invasora. Ni siquiera se han hecho esfuerzos reales para incorporar a la que actualmente es la segunda fuerza de la Cámara foral a un acuerdo de mínimos en materia educativa, cultural y lingüística. Nafarroa Bai representa los anhelos políticos de muchos ciudadanos navarros que no pueden quedar marginados ni anatematizados a la hora de configurar los ejes convivenciales.
Sólo una mayor cintura política permitirá encontrar salidas al contencioso vasco. Los únicos que no tienen cabida en ese gran reencuentro que posibilite sumar en favor de la convivencia y que convierta el mestizaje político en el signo de identidad de los vascos, o de los vasconavarros, son aquellos que se obstinan en valerse del terrorismo para imponer su proyecto. Participar del espíritu de la pluralidad, del esfuerzo para acercarse al adversario político reconociendo su parte de razón, significa ejercer la acción política en toda su dimensión sin admitir intromisiones violentas ni plegarse ante quienes han pretendido forzar la libre voluntad de los ciudadanos vascos ahogándola en un enorme mar de sangre. Quienes conciben la política como mero elemento instrumental para dar cobertura al terrorismo y maximizar sus intentos de imponerse al conjunto de la ciudadanía no tienen hueco en el gran espacio democrático que acoge a todos los demás. Para llamar a la puerta de la política es indispensable reconocerse en la dimensión real que a cada uno otorga la sociedad vasca y rechazar y deslegitimar sin ambages cualquier recurso violento.
El país del futuro superpondrá realidades diversas. España y Francia, la Comunidad Autónoma Vasca y la Comunidad Foral de Navarra, convivirán a buen seguro con Hegoalde e Iparralde, y con el conjunto de Euskal Herria, estableciendo instrumentos de colaboración a modo de nuevos espacios incluyentes de entendimiento, perfectamente compatibles con las legislaciones vigentes tanto en España como en la Unión Europea. La rica composición política del solar de los vascos obliga al mestizaje, a la alianza desde el respeto a la voluntad de los demás, al esfuerzo conjunto en favor de los rasgos de singularidad compartidos.
Encerrarse en el discurso propio o querer dirimir las diferencias desde el pulso a la otra mitad de la comunidad política sólo conduce al fracaso. A un fracaso colectivo que ha protagonizado una gran parte de la historia vasca. Reconocer al otro es reconocerse a uno mismo como integrante de un país plural y diverso, y que, por otra parte, es el único que existe. Los derroteros que sigue en los últimos dos lustros la política vasca no deja de ser frustrante y empobrecedora. El Estatuto de Gernika, el gran pacto entre vascos de hace tres décadas, continúa sin ser desarrollado en su integridad y nadie parece dispuesto a superar la actual situación de bloqueo desde la autocrítica por los errores cometidos y la puesta en valor de la pluralidad hasta sus últimas consecuencias. Por mucho que se cierren los ojos ante el país de verdad y sólo se pretenda verlo desde la óptica de lo propio, tarde o temprano la realidad se impondrá. Lo aparentemente incompatible terminará por hacerse compaginable. Nos va el futuro de Euskadi en ello.

domingo, julio 13, 2008

Agenda de la semana

18 de julio, viernes: Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, dirigido por Dani Álvarez, junto a José Antonio Díez Alday (22.30) 

sábado, julio 12, 2008

La canción de los veranos

Ésta es, para mi, la canción por antonomasia de mis veranos veinteañeros. De vacaciones en la Costa Brava, en Lloret, en Platja d'Aro o en Calella y Berga. De noches de discoteca rodeados de guiris, de cerveza a tutiplé, de tienda de campaña sofocante aguantando ronquidos insoportables, de comida italiana y Paellador. Una canción de muy buenos recuerdos.

lunes, julio 07, 2008

Imaz al frente de Petronor

Josu Jon Imaz representa en el nacionalismo vasco la renovación, la puesta al día para el siglo XXI. Al margen de su extraordinaria valía para el ejercicio de la política, es también una de las mejores personas que he conocido en ese ámbito. Cuando lo normal son los tejemanejes, los discursos ambiguos, el oscurantismo y las puñaladas por la espalda, Imaz ha demostrado ser un "rara avis" en semejante pozo de caimanes. Dotado de un discurso intelectual muy sólido, de un pensamiento incluyente en el que el concepto de ciudadanía es un eje básico y con una idea de Europa muy clara, los guardianes de las esencias no tardaron en lanzarse contra él con toda su artillería pesada. Quienes confunden patriotismo y patrioterismo y se creen en posesión del monopolio de lo abertzale, han aprovechado cualquier ocasión para atacarlo e intentar caricaturizarlo como tibio e incluso como entreguista. Tarde o temprano, los escasos cuatro años de Imaz al frente del Euzkadi Buru Batzar del PNV serán recordados como el punto de arranque de una nueva etapa para el nacionalismo vasco, fiel a lo básico de la tradición y heterodoxo a la búsqueda de una modernización del discurso y de la praxis. Imaz ha sido nombrado ahora presidente de Petronor. Es una magnífica noticia, porque esté donde esté seguirá haciendo país con altura de miras y una visión abierta del mundo que tiene sus raíces en Euskadi.    

domingo, julio 06, 2008

Agenda de la semana

Uztailak 9, asteazkena: Euskadi Irratiko Faktoria saioko udako solasaldia (9:05)
9 de julio, miércoles. Tertulia política del programa Ganbara de Radio Euskadi, junto a María Antonia Iglesias, Julio Ibarra y Manuel Rico (22.30)

jueves, julio 03, 2008

Ingrid libre

Ha sido emocionante volver a ver libre a Ingrid Betancourt. Colombia es un país con graves problemas estructurales, con un intento fracasado, el del M-19 y la Unión Patriótica, de incorporar a la izquierda a la vida política; con fuertes desigualdades sociales; con grupos paramilitares que han asesinado por doquier; con un Estado que no llega a todos los rincones del territorio; con un narcotráfico poderoso e infiltrado en muchos ámbitos. Pero es también un gran país, que merece tener esperanza en el futuro y ver cumplidos sus anhelos de paz. El narcoterrorismo de las FARC es una rémora del pasado, que impide avanzar. Tengo buenos recuerdos de Colombia. De las noches en Bogotá, de las vistas desde Monserrate, de la Casa de Nariño, de la Quinta de Bolívar, de Zipaquirá y su maravillosa catedral de sal. Y, sobre todo, de su gente. Gente acogedora, amable y luchadora. Ingrid Betancourt representa muy bien los mejores valores del país. Colombia se merece un futuro de libertad. Como Ingrid. Junto a Melanie y Lorenzo, que tanto han luchado por ella.