viernes, febrero 20, 2009

De encuestas y política ficción

Poco a poco van apareciendo nuevas encuestas, aunque en realidad no digan nada novedoso. El PNV ganará las elecciones en número de votos pero quedará muy cerca del PSE-EE en el reparto de parlamentarios como consecuencia del peculiar sistema electoral vasco que concede a cada territorio 25 asientos en la Cámara de Vitoria al margen de la población de cada uno de ellos. Aunque los socialistas no vayan a gobernar en coalición con el PP, sí se antoja decisiva la suma de ambos, ya que de alcanzar entre ambos la mayoría absoluta de 38 escaños condicionarán de forma decisiva el escenario posterior. Ahora mismo parece descartada una coalición PNV-PSE, esté presidida por Ibarretxe o por López. Los jeltzales no aceptarían ser segundones tras haberse impuesto en número de votos y de escaños, incluso con la espada de Damocles de la mayoría absoluta PSE-PP sobre sus cabezas. Por contra, los socialistas no formarán parte de un gobierno encabezado por un lehendakari hacia el que no sienten la mínima empatía política. Al revés, desplazarlo de la lehendakaritza constituiría una especie de venganza por tantas cuentas pendientes del pasado. Así las cosas, podría haber dos candidatos en la sesión de investidura y Patxi López quedaría proclamado lehendakari gracias al apoyo del PP, que tampoco dudará a la hora de dar la puntilla a Ibarretxe. A partir de ahí, el PSE-EE formaría un ejecutivo con gran presencia de independientes, a la espera de que el aldabonazo simbólico de situar en Ajuria Enea por primera vez en la historia a un no nacionalista, sumado al desarrollo de políticas de centralidad, vaya dando sus frutos, tanto sociales como políticos y parlamentarios. Lo que ahora no es más que política ficción puede convertirse en realidad si PSE y PP suman más que la parte abertzale. La otra opción, la de una mayoría absoluta nacionalista, podría desembocar en un cuatripartito que, en buena medida, daría continuidad a la singladura precedente, con la incógnita de si EA sería capaz de volver al realismo político tras comprobar la poca aceptación de su propuesta soberanista en solitario.

3 comentarios:

A.R. dijo...

Hombre, Joseba, al igual que una opción es la del gobierno en minoría de PSE-EE, hay otra opción de gobierno en minoría, la del PNV. No entiendo por qué PSE-EE puede intentar un gobierno en minoría y PNV no.

Supongo que el que la opción sea una u otra no depende tanto de la suma total de los presuntos bloques, cuanto de quién se imponga (y por cuánta diferencia). Si es el PNV y lo hace por 3 escaños o más, se me hace muy difícil contemplar la posibilidad de que la gamberrada que el PSE-EE cometió con la fusión de las cajas se repita ahora en la formación de gobierno, considerando que el presunto tiempo para aguardar a los frutos, se producirá inevitablemente en el contexto de una crisis económica y financiera a la que hay que dar respuestas ya. ¿No te parece? Saludos.

Joseba Arruti dijo...

Tienes toda la razón. El PNV puede intentar gobernar en solitario también, siempre y cuando PSE-EE y PP no sumen 38. Puede que en el post quede confusa la idea, pero me quería centrar sobre todo en las opciones de los socialistas.

Anónimo dijo...

Joseba

Como acerrimo impulsor de las politicas transversales entre diferentes, entre el pnv y el pse exactamente, qué te parece el pacto de gobierno entre el pse-pp en la cav y entre upn-psn en nafarroa?? tenemos que insistir en la trasversalidad o nos corresponde la union abertzale ante eso??