miércoles, febrero 18, 2009

Se espera atentado

Llama la atención la gran presencia de la Ertzaintza en las calles de Euskadi en los últimos días. Hay más controles que nunca con agentes encapuchados y las patrullas se hacen visibles en los rincones más inesperados. Se teme que ETA quiera hacerse presente en la campaña electoral con objeto de distorsionarla mediante un atentado. Las personas amenazadas se sienten más inseguras que nunca y las medidas de autoprotección se agudizan al máximo. Se ha hablado, incluso, de poner guardaespaldas a los mandos de la Policía vasca, lo que refleja bien el clima de terror que padece buena parte de la sociedad. Ver a la Ertzaintza cerca siempre tranquiliza a quienes no pueden ejercer libremente los más elementales derechos que asisten a cualquier persona en una sociedad democrática. Aunque los dirigentes de Batasuna ya han anunciado que quieren poder contabilizarse a través del voto nulo y a pesar de que un atentado podría perjudicarles en ese sentido, la alerta máxima está bien justificada ante la posibilidad de que ETA actúe en cualquier momento. Ni que decir tiene que si eso sucede quienes reclaman participar en política no dirán nada en contra. Pondrán como excusa la Ley de Partidos, como utilizaban cualquier otro pseudoargumento cuando eran perfectamente legales. Porque la ilegalización de la izquierda abertzale no es una constante de la actual etapa democrática, ni mucho menos, pero sí lo es, por el contrario, el apoyo permanente que Herri Batasuna y sus sucesoras han dado a la banda. Ésa ha sido siempre su pretensión, actuar por vía política y militar, sin querer asumir que ambas opciones son incompatibles.

No hay comentarios: