jueves, marzo 26, 2009

El PP presidirá la Cámara vasca

Ya está confirmado. Tras la última reunión entre PSE-EE y PP, celebrada esta tarde, se ha cerrado un acuerdo para que un representante de este último partido presida el Parlamento vasco. Previsiblemente será Laura Garrido Knörr, bilingüe y una de la caras más amables de los populares, la elegida para tal menester. El paso dado hoy es la antesala del apoyo que la formación de Antonio Basagoiti brindará a los socialistas para convertir a Patxi López en el siguiente lehendakari. La política no es muy propicia para los sentimentalismos, pero éste es buen momento para elogiar la labor de la que hasta ahora ha sido máxima responsable del legislativo, Izaskun Bilbao. Se ha grangeado el respeto de sus adversarios con el buen hacer que la ha caracterizado y ha situado la solidaridad hacia las víctimas del terrorismo como uno de los ejes principales de la actividad parlamentaria. Su mantenimiento en el cargo hubiera sido un guiño hacia el partido con más escaños, sobre todo tratándose de una figura capaz de concitar amplios consensos. No obstante, su futuro parece estar en las instituciones europeas. Dejará su responsabilidad el próximo 3 de abril dejando alto el pabellón para quien le sustituya.

miércoles, marzo 25, 2009

Ibarretxe y la investidura

El lehendakari Ibarretxe ha anunciado que presentará su candidatura a la reelección en el pleno de investidura, a sabiendas de que será superado en la votación por Patxi López. Aunque no falte quien se ha apresurado en calificar de "tozudo" al inquilino de Ajuria Enea, hay, al menos, dos razones de peso que explican la decisión del PNV. Por una parte, se trata de visualizar en la Cámara y ante la sociedad vasca que la formación jeltzale tiene un proyecto de país para los próximos cuatro años de la mano del candidato que más votos y escaños logró el pasado 1 de marzo. Por otro lado, Ibarretxe quiere forzar que el PSE-EE se vea obligado a contar con los votos del PP, para que Patxi López no pueda resultar elegido por mayoría simple con el único apoyo de sus 25 parlamentarios. Esto podría llegar a suceder en caso de que López fuera el único en presentarse, ya que en la investidura no es posible votar en contra del aspirante de turno. El PNV busca forzar al límite la dependencia de los socialistas respecto a los populares y que quede bien reflejada en el Parlamento para poder acusarles de formar un frente españolista contranatura. Desde luego, la pretensión de Patxi López de impulsar un cambio moderado y lo más centrado posible se va a encontrar de frente con la presión de los jeltzales y las pretensiones del PP.

domingo, marzo 01, 2009

Todo está en el aire

He ido a votar pasadas las 12.30 y en mi mesa no había cola. En realidad no había nadie. Ha sido llegar, votar y marcharse. La normalidad era absoluta en las inmediaciones del colegio electoral, aunque se percibía mayor presencia que nunca de la Ertzaintza. Los seguidores de la izquierda radical también se han dejado ver, aunque de forma más discreta que en otras ocasiones, como guardando un perfil bajo. A las 12 del mediodía la participación era superior a la de hace cuatro años, aunque en un porcentaje mínimo del 0'9%. Todo apunta a que la jornada será intensa y a que la igualdad no se romperá hasta el final. Es difícil adelantar tendencias reparando sólo a los casos que uno conoce, pero me ha sorprendido algún caso muy concreto de gente muy fiel a Eusko Alkartasuna que esta mañana confesaba haber votado por Ibarretxe. El PNV se va a hacer con un buen puñado de voto útil abertzale y está por ver si el PSE-EE es capaz de hacer frente a semejante movilización. Bizkaia será jeltzale, de eso no le cabe duda a nadie. Sería una gran sorpresa que Álava no quedara en manos socialistas y, en consecuencia, Gipuzkoa determinará la magnitud de la victoria o de la derrota de unos y de otros. Será una noche electoral de enorme interés, como la de ocho años atrás. La seguiré desde Bilbao, desde los estudios de la Cadena Ser, junto a Angels Barceló y el resto de compañeros de la emisora.