miércoles, julio 29, 2009

La burbuja vasca

Artículo publicado en el número 73 de la revista Bake Hitzak de Gesto por la Paz.

La burbuja vasca


Tenemos entre nosotros a un sector social que defiende de forma activa la persistencia del terrorismo. Lo consideran un instrumento válido para obtener objetivos políticos al margen de la voluntad popular democráticamente expresada. Y lleva muchos años, demasiados ya, generando un microclima asfixiante en Euskadi. Dejar sin espacio en las calles al caracterizado como enemigo político es, en realidad, una de las señas de identidad históricas de ese grupo. Le va buena parte de su éxito en ello, y por eso ha sido tan implacable. En su código genético está la negación de la pluralidad, de la discrepancia, de la diferencia, de la gradación identitaria, el afán obsesivo por distorsionar la realidad. Así, por la vía de la presión o del puro terror, buscan que se asuma a los violentos como bienintencionados luchadores por la libertad y que quienes defienden la palabra como único soporte para la defensa de sus ideas parezcan enemigos declarados de la verdadera y más genuina democracia, de los derechos humanos y del pueblo vasco.
Es el mundo al revés; el de la burbuja victimista de los que jalean a los victimarios. Carteles que denuncian un supuesto apartheid político contra Herri Batasuna y sus formaciones herederas o de solidaridad con los autores o colaboradores de múltiples asesinatos llenan las paredes de Euskal Herria como recuerdo permanente de este estado de cosas. Nada importa el aval unánime dado por el Tribunal de los Derechos Humanos de Estrasburgo a la ilegalización de las formaciones que actúan como mera correa de transmisión de la estrategia de los terroristas a la vez que reivindican a pleno pulmón el ejercicio de la política, ni lo ridículo y sonrojante que resulte para cualquier analista mínimamente riguroso la equiparación del Estado español con el nauseabundo régimen racista sudafricano. En la burbuja eso carece de importancia. La causa lo justifica todo y la endogamia grupal sugestiona a los indecisos, que serán expulsados del paraíso de los puros si terminan poniendo en duda el dogma de ETA.
Esta situación se produce en un contexto de condescendencia paternalista, acomplejada y/o acomodaticia por parte de sectores situados allende los límites de la izquierda radical. Como botón de muestra, los alcaldes siempre dispuestos a correr raudos para incluir en los programas de fiestas de sus municipios actos contra la dispersión de los presos de la banda terrorista mientras dan continuos síntomas de pereza a la hora de mostrar una solidaridad activa y socialmente perceptible a los concejales amenazados de la propia corporación que presiden. Plantar cara a ETA y a su entorno se paga caro, aunque sólo se dé un paso al frente en términos de apoyo a quienes cargan sobre sus espaldas la certeza de saberse en la diana. Por eso es mucho más fácil poner el énfasis en la patria común, en los males del franquismo siempre presentes o en los acechantes tentáculos del españolismo.
Esta pobredumbre cívica provoca que el drama de los amenazados, obligados a llevar escolta de forma permanente, pase casi inadvertido y carezca de visibilidad suficiente. No hace falta poseer una fina sensibilidad democrática para reparar en lo aberrante de que cualquier ciudadano deba ir acompañado de guardaespaldas en todo momento por el mero hecho de defender y querer contrastar sus ideas en el espacio público. Sin embargo, una parte de la sociedad vasca, cada vez más minúscula afortunadamente, se niega a reconocer lo que es evidente allí donde los valores más básicos que sustentan la convivencia han dejado algún rastro, y da reiteradas muestras de entender el país sólo desde una concepción totalitaria. Para poder extender con eficacia su estrategia para aislar y deshumanizar a los más comprometidos contra el terrorismo cuentan, además, con que un sector políticamente fronterizo, aunque contrario a la violencia, les dé coartadas políticas y les sirva de colchón social, bien por acomplejamiento ideológico o, directamente, por miedo.
Todo eso hace más penosa aún la vida de tantas personas amenazadas. Las medidas de protección obligan a replantearse el día a día de forma radical y las rutinas familiares y sociales se resienten sin remedio. Nada es igual que antes. No hay libertad. Ni de expresión ni de movimiento. Se tiene la terrible sensación de que la agenda vital queda en manos de terceros, de que se pierde el control sobre la propia vida. Cientos de personas malviven así en Euskadi desde hace décadas, angustiadas por no saber si volverán cuando salen cada día de casa. Sin poder pasear libremente con sus hijos o dejando de salir con los amigos, cediendo espacios de libertad para poder seguir sobreviviendo. Son miembros de las fuerzas de seguridad, jueces, empresarios, periodistas, dirigentes políticos, alcaldes y concejales, entre otros. Y dan la cara por un imperativo ético, por un compromiso muy profundo con este pueblo, haciendo de lo usual una heroicidad, mientras los del corazón de hielo lanzan basura sobre ellos y los equidistantes se encogen de hombros, dando palmadas amistosas a los totalitarios por el bien de la convivencia, según dicen.
El sufrimiento de los escoltados sigue sin trascender y no llega a apelar con la fuerza suficiente a las conciencias de sus conciudadanos. En esas circunstancias, las muestras de cariño adquieren una significación especial y también, cómo no, las actitudes despreocupadas de tantas y tantas personas. Euskadi es un país en el que significarse por hacer frente al terrorismo lleva aparejada una condena en el proyecto de vida y conduce a las catacumbas, cuando no al cementerio. Mientras a quienes justifican los asesinatos de ETA se les llena la boca clamando por la libertad de expresión y por la participación política, llamar terrorista a un terrorista conlleva en muchos pueblos el aislamiento, la incomprensión y la sospecha. Pero hay que apretar los dientes hasta lograr romper la burbuja.


Joseba Arruti
Director de Radio Euskadi

sábado, julio 18, 2009

Elkarrizketa Berrian

PDF - Elkarrizketa Berrian (2009-7-17)

Joseba Arruti. Radio Euskadiko zuzendaria
Irratia zuzentzeaz gain, EITBren izenean euskararen arloko erakundeekin harremanetarako arduraduna izango da.
«Nekez uler dezakezu Euskal Herria zer den euskararik gabe»

Urtzi Urkizu. Bilbo
Deiadar herri aldizkarian eman zituen aurreneko kazetari pausoak Joseba Arrutik (Gernika, Bizkaia, 1969). Ondotik, Euskaldunon Egunkaria-n eta Deia-n egin zuen lan. Eta, azkenaldian, EITBko tertulietan parte hartu du.
Nola hartu zenuen Radio Euskadiko zuzendari izateko proposamena?
Ezustean. Hauteskundeen ostean, zurrumurruak heldu zitzaizkidan, eta Euskadi Irratian kokatzen ninduten. Alberto Surioren dei bat jaso nuen, albistea prentsan azaldu baino astebete lehenago. Nik Suriorekin lehendik harremana banuen, eta konfiantza ematen zidan.
Prentsan lan egin, eta ondotik mikro aurrean eztabaidetan analisi politikoak egitetik Radio Euskadi zuzentzera. Nola daramazu aldaketa?
Ilusioarekin. Jende askok aurreiritziekin hartu gaitu, baina gure taldeak duen gauza positiboena da talde plurala dela. Pentsaera askoko jendea dago, eta saiatzen gara adostasun puntuak bilatzen. Nik ez dut sinesten kazetari independienteetan. Zintzotasunetik bai uste dut posible dela ahalik eta jarrera zabalena izatea.
Buruan al duzu zer irrati modelo nahi duzun Radio Euskadirako?
Datorren denboraldiari begira orain arte egon den ereduarekin jarraituko dugu. Erabakiak ezin dira egun batetik bestera hartu, eta gainera ez litzateke bidezkoa orain arte lanean egon direnekin. Saiatuko gara gauza batzuei indar gehiago ematen. Eta protagonista etxeko jendea izango da.
230.000 entzule inguru ditu Radio Euskadik. Hortik gora jo al daiteke?
Saiatu behar dugu bizpahiru urtetan SER irratiaren datuetara heldu, eta lehenak izaten. Une kritikoa da, Radio Euskadiko entzule askok mesfidantza puntu batekin hartu gaituelako. Saiatu behar dugu entzule horiek geureganatzen, eta berriak ekartzen.
Estibaliz Ortiz aurreko zuzendaria ez zen euskalduna. Zer garrantzi ematen diozu horrelako kargu batean euskara menperatzeari?
Beti esan dut nekez uler dezakezula Euskal Herria zer den elebiduna ez bazara. Ez baduzu hizkuntza bat ala bestea ezagutzen, zaila da Euskal Herriak duen konplexutasun guztia eta zirrikituak ondo ezagutzea. Euskal Herriaren arima ezagutzeko elebiduna izan behar duzu. Ni saiatuko naiz Radio Euskadin euskararen presentzia hobetzen. Euskal prentsari eman zaion tratamendua ez da egokiena izan. Euskara eta euskal kulturaren aldeko jokaera transbersala izan behar du programazio osoan. Irrati euskaltzaleagoa egiten saiatuko naiz.
EITBko irratietako zuzendaria Javier Torrontegi ez da euskalduna.
Borondate irmoa du euskararen ezagutzan sakontzeko, eta euskararen munduan ibili garenoi lekukoa emateko euskarekin lotutako gaietan. Ondo ezagutzen du irrati mundua, eta bere esperientzia garrantzitsua da guretzat.
Busturialdeko Hitza-n esan zenuen ahots guztiei lekua egiteko asmoa zenuela. Hor sartzen al dira ezker abertzaleko ahotsak?
Badira ezker abertzaleko sektore batzuk legezkoak direnak, eta horiek normaltasun osoarekin izango dute lekua. Legez kanpokoen kasuan, administrazio kontseiluak jartzen ditu irizpideak. Guk gure kabuz ezin dugu ezer egin.
Alberto Suriok esan du Arnaldo Otegi Batasuneko ordezkari modura ez duzuela gonbidatuko. Entzule batzuentzat hori ez da guztiz plurala izango EITBren aldetik.
EITBko zuzendaritza berrian denak kazetariak gara, eta bizkarzainekin etorri behar dugu lanera. Errealitate hori ere kontuan izan behar da. Niretzat ondo dago jendeak Otegirenganako kezka izatea, baina gustatuko litzaidake sensibilitate bera izatea beste egoera batzuekin.
Xabier Lapitzek ekainaren 26an egin zuen azken saioa. Entzule batzuek «erabaki politikoa» zela salatu zuten. Zer erantzungo zenieke?
Errespetu guztiz hartzen ditugu euren iritziak. Etapak hasi eta amaitu egiten dira. Lapitzen ibilbide profesional oso oparoa da, eta duen balioa onartu behar da. Baina zuzendaritza berri bat dagoenean zilegi da beste ahots batzuk mikro haurrean jarri nahi izatea.
Dani Alvarez 07:00etatik 10:00etara ariko da datorren denboraldian.
Alvarez ahots ezaguna da irratiko entzuleentzat, eta lortu du sektore guztientzat errespetatua izatea. Helburua da guztien errespetua duen norbait jartzea.
Programazio arduradunak zeintzuk izango dira?
Programa arduradun Anjel Lopezek jarraituko du, eta emisio arduradun Jon Osak. Albistegien arloa indartuko dugu, eta horretarako Javi Martinez ekarriko dugu. Programazioan aurreko ildoarekin jarraituko du udazkenean: arratsaldetan, Graffiti; asteburuetan, Más que palabras, Javier Vizcainorekin... Zurrumurruak zeuden hemen iraultza bat izango zela, baina ez dago halakorik.
Albistegi buru berria Roberto de Calle izango da, El Mundo-tik datorren kazetaria. Haren perfilari buruzko iritziak zabaldu dira Interneten.
Roberto de Callek badaki hedabide publiko batera datorrela, eta badaki gizarte osoaren zerbitzura egon behar duela. Etiketak alde batera utzi, eta giza faktoreari begiratu behar diogu.

lunes, julio 13, 2009

Citas

"La carencia de vicios añade muy poco a la virtud"

Antonio Machado (1875-1939)